Proteger la salud y la vida de la gente, la prioridad

El presidente Fernández Mañueco defiende la gestión de la Junta durante la pandemia y pide al PSOE que vuelva a la senda de la moderación y la colaboración

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañiueco, interviene en el pleno de las Cortes
El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañiueco, interviene en el pleno de las CortesECOGEOLa Razón

Gobierno autonómico tiene claro que la salud de las personas y la protección de sus vidas frente al coronavirus ha sido, es y seguirá siendo su prioridad.

Lo volvía a recordar ayer el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, durante su cara a cara en las Cortes de Castilla y León con el líder de la oposición, el socialista Luis Tudanca, quien le había reprochado que no le importa nada la pandemia, que lo único que la preocupa es mantenerse en el poder a toda costa y que para el jefe del Ejecutivo regional «el fin sí que justifica los medios».

«Asumo mis responsabilidades, tomo decisiones y no miro para otro lado a pesar de que sabemos que las medidas que estamos tomando son impopulares, porque pensamos en la salud de los ciudadanos», contestaba el presidente de la Junta, quien afeaba a Tudanca que usara la pandemia y las sentencias del Tribunal Supremo sobre el toque de queda a las ocho y el aforo en los lugares de culto como arma arrojadiza contra la Junta. «Sabíamos que lo iba a utilizar para intentar sacar ventaja política, pero le pido, le imploro que vuelva a la senda de la moderación y la colaboración», apuntaba el presidente.

Antes, Tudanca le había acusado de haber abusado de la lealtad de todos los castellanos y leoneses, y de no tener ni un ápice de autocrítica y de humildad para rectificar, en referencia a los dos autos del Supremo «que le han dicho que no puede arrogarse ser el mesías de Castilla y León», apuntaba.

El portavoz socialista, Luis Tudanca
El portavoz socialista, Luis TudancaECOGEOLa Razón

«Llaman a la rebelión contra el Gobierno de España, fuerzan el marco normativo para tapar sus errores y mienten a los castellanos y leoneses para restringir sus derechos», continuaba el portavoz socialista a la vez que acusaba a Fernández Mañueco de tener a la Comunidad metida en el caos continuo y de no saber lo que hace. En este sentido, Tudanca aseguraba al presidente que su Gobierno «ya ha llegado al ocaso» y respecto a la moción de censura que esta semana ha dejado entrever el PSOE, el líder socialista afirmaba que su deber es dar esperanza a los ciudadanos y que lo van a cumplir y se preguntaba por qué está tan nerviosos si en el PP están tan unidos y en la oposición tan débiles.

Fernández Mañueco, por su parte, echaba en cara a Tudanca que sea una persona de «dudosos principios», de tener «nula memoria» y «poca coherencia», al recordarle unas palabras suyas en octubre, cuando el Gobierno de España le declaró la guerra a la Comunidad de Madrid llegando incluso a obligarla a cerrar la Comunidad cuando su presidenta, Díaz Ayuso, apostaba por cierres quirúrgicos para contener al virus, en las que Tudanca dijo que debía imperar la cordura y que lo primero que debía primar era la salud y la vida de la gente.

«Lo dijo usted; haga memoria señor Tudanca cuando salió en defensa de Pedro Sánchez y su Gobierno al vulnerar los derechos de los ciudadanos según su criterio actual, y si le queda un gramo de ella póngase usted mismo la moción de censura», le espetaba el presidente, mientras insistía en que la pandemia requiere de medidas contundentes para proteger la vida y que no actuar «sí que sería una acto de irresponsabilidad» para con los ciudadanos.

La A-40 en Ávila depende de los fondos europeos

Fernández Mañueco trasladaba también al procurador de Por Ávila (XAV), Pedro Pascual, que le había reprochado que la A-40 «esté durmiendo el sueño de los justos», que espera que los fondos europeos que lleguen en los próximos años sirvan para agilizar las obras de esta autovía en la provincia de Ávila, que para la Junta es «irrenunciable».

El presidente apuntaba que están pendientes de la declaración de impacto ambiental por parte del Ministerio para la Transición Ecológica, y que seguirán reclamando inversiones al Gobierno, que en el presupuesto de 2021 tan solo incluyen 100.000 euros para esta obra.