Los hosteleros dan por perdida la Semana Santa con la desescalada prevista

Malestar e indignación en el sector ante los nuevos criterios planteados por el Gobierno de Castilla y León: “Ni tienen plan, ni nos escuchan, porque lo que proponemos ni lo valoran”, denuncian

Un cocinero sostiene una pancarta con el lema ”Mis hijas están hambrientas en una de las concentraciones realizadas en esta pandemia
Un cocinero sostiene una pancarta con el lema ”Mis hijas están hambrientas en una de las concentraciones realizadas en esta pandemiaNACHO GALLEGOEFE

Nuevo martes de protestas de los hosteleros en Castilla y León. Un sector al límite de sus posibilidades y que agoniza, pero que, sobre todo, se siente ninguneado porque está viendo como lejos de recibir apoyo y soluciones a la crítica situación que están atravesando, no reciben más que palos en las ruedas y contratiempos que ponen en solfa la continuidad de muchos establecimientos.

La última gota que ya ha colmado el vaso de la paciencia de los hosteleros han sido los nuevos criterios propuestos ayer por el Gobierno de la Comunidad para llevar a cabo la desescalada de esta tercera ola que parece no tener fin y, en concreto, que se haya puesto como condición para ir regresando poco a poco la normalidad la situación en las Unidades de Críticos (UCI) de los hospitales -en concreto descender del 35 por ciento de hospitalizados en ellas, algo que estima la Junta que podría ocurrir el próximo lunes- aunque en los dos últimos días, y para más inri, han aumentado los ingresos pese al descenso de los contagios y la mejora de la situación epidemiológica en la Comunidad.

“Parece que son medidas encaminadas a restringir al máximo la actividad en Semana Santa”, denuncian los hosteleros, que dan por perdido estos días festivos, los más importantes del año en esta Comunidad, tanto para los hostelería como para el hospedaje y el turismo, si se mantienen este plan anunciado ayer.

En este sentido, desde la hostelería de Valladolid aseguran que podrían llegar a entender esta medida si realmente fuese la solución, algo que están convencidos en el sector que no es esta.

Los hosteleros también se han mostrado contrarios a que los cambios de fase se hagan de uno en uno, sin saltos, y con datos consolidados de dos semanas que permitan a una provincia descender de nivel.

“Estamos muy hartos de justificaciones, excusas y buenas palabras”, advierten desde el sector, desde donde reprochan al Gobierno regional que esté cambiando cada semana de criterios y que, sobre todo, les sigan señalando como los culpables de la expansión del virus y no valoren las propuestas que realizan. “Cada vez se les ocurren una cosa diferente. Primero el criterio era bajar la incidencia y ahora son las camas UCI.

“A este ritmo lo próximo que nos pedirán será que compremos nosotros los respiradores”, decía este martes indignada y con cierta sorna David Belzuz, portavoz de la Hostelería berciana, quien exige que lleguen cuanto antes las ayudas directas prometidas y que les tengan en cuenta en las soluciones.

De hecho, reprochaba al Gobierno autonómico que no hayan valorado propuestas que han planteado como contar con medidores de calidad del aire en el interior de los negocios, que se permitan cribados masivos o que se realicen análisis periódicos de las aguas residuales de los establecimientos.

“Dejen de abusar de nosotros”, denunciaban, por su parte, desde la Hostelería de Valladolid que, a través de un comunicado, aseguran, convencidos, que existen otras medidas que frenen la propagación del virus sin llevar a la ruina a todo un sector empresarial.

Por todo ello, y además de exigir una vez más que agilicen el pago de las ayudas directas, que permitan cuando antes abrir el interior de los establecimientos y que se levante asimismo el cierre perimetral de la Comunidad, que sigue vigente y así seguirá en principio hasta el 9 de mayo, que es cuando concluye el estado de alarma decretado por el Gobierno de España, “porque está destrozando al sector turístico”.

Los hosteleros de León, por su parte, también se han concentrado este martes frente a la Subdelegación del Gobierno en la capital leonesa, para recordar a las administraciones que si quieren todavía pueden sacar a flote al sector, pero también y sobre todo para demandar, respeto, dignidad y honor.