La Fundación Naturgy crea un servicio para atender a las familias vulnerables de Castilla y León para fomentar el ahorro energético

En la Comunidad más de 3.700 personas participaron en las sesiones de formación de la Escuela de Energía

Sesión formativa de la Fundación Naturgy
Sesión formativa de la Fundación NaturgyFundación Naturgy

La Fundación Naturgy creó un servicio para ofrecer un apoyo personalizado y reforzar la atención a las familias vulnerables, que participan en los talleres formativos de su Escuela de Energía y fomentar el uso racional de la energía. En Castilla y León, más de 3.700 personas de 143 municipios participaron, hasta ahora, en las cerca de 330 sesiones de formación realizadas por la Escuela de Energía. Del total de asistentes, el 83 por ciento corresponde a familias vulnerables, y el 17 por ciento son profesionales de los Servicios Sociales de la administración local y de organizaciones sociales.

Tras más de tres años de trabajo, la Fundación de la compañía energética constató la necesidad de hacer un monitoreo continuado de las familias que asesoran. Sin este seguimiento, sólo el 15 por ciento aplican las recomendaciones, pero si se hace un acompañamiento este porcentaje se eleva hasta el 80 por ciento.

“En este acompañamiento juegan un papel fundamental nuestros voluntarios energéticos, pero desde la Escuela de Energía hemos querido dar un paso más con la implementación de este servicio”, explicó la directora general de Fundación Naturgy, María Eugenia Coronado.

La responsable agregó que, de esta manea, maximizamos la aplicación de las recomendaciones de eficiencia y ahorro; detectan posibles incidencias en las gestiones con sus compañías suministradora; e incluso hallan necesidades en las viviendas, que pueden abordar a través de nuestro Fondo Solidario de Rehabilitación Energética.

Sesión formativa de la Fundación Naturgy
Sesión formativa de la Fundación NaturgyNaturgy

Las familias vulnerables que aplican las recomendaciones de la Fundación Naturgy para optimizar su factura energética y adoptar conductas más eficientes en su consumo diario obtienen un ahorro medio anual de 200 euros en sus suministros energéticos.

Los ahorros cuantificados derivan, principalmente, de la reducción de la potencia eléctrica; la gestión del bono social, cuando se cumplen los criterios establecidos por el Gobierno; el cambio de tarifa a la que más se adecua a las necesidades de las familias, cuando no es posible obtener el bono social; y la adopción de hábitos de consumo más eficientes.

La Fundación, que desarrolla los programas sociales del Plan de Vulnerabilidad de Naturgy, cuenta con una Escuela de Energía por la que han pasado ya más de 23.000 personas, principalmente familias vulnerables. “Con esta iniciativa, buscamos empoderarlas para que hagan una mejor gestión de sus consumos energéticos y ahorren sin perder confort en el hogar”, añadió Coronado.

La Escuela de Energía ofrece también sesiones para profesionales de los Servicios Sociales y de las organizaciones del Tercer Sector, que ayudan a amplificar las recomendaciones, ya que están en contacto directo y constante con familias en situación de vulnerabilidad.

La Fundación impartió más de 4.400 horas de formación en cerca de 2.100 sesiones, en 660 municipios de nueve comunidades autónomas. El alcance territorial se amplió, en los últimos meses, ya que debido a la emergencia sanitaria se han incorporado las formaciones ‘online’. Así, la entidad realizó 23 clases formativas mediante video dirigidos principalmente a profesionales de los servicios sociales y cerca de 200 sesiones virtuales específicas para entidades del Tercer Sector.

Fundación Naturgy lleva a cabo los programas sociales del “Plan de Vulnerabilidad” de Naturgy, el primero desarrollado por una empresa energética española para reforzar la gestión de los clientes vulnerables y fortalecer la colaboración con las entidades del Tercer Sector y los Servicios Sociales. Creada en 1992 por la compañía energética, tiene también como misión la difusión de temas de energía, tecnología y medio ambiente, desde un debate serio y riguroso, y con programas de sensibilización dirigidos también a los más jóvenes.