Los jóvenes, la prioridad

La Consejería de Empleo e Industria reforzará este año las políticas activas de empleo dirigidas a los que tengan hasta 35 años

La consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, interviene en las jornadas de Derecho de la Universidad de Burgos
La consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, interviene en las jornadas de Derecho de la Universidad de BurgosRicardo OrdoñezIcal

Los jóvenes han sido, son y serán la prioridad en las políticas del Gobierno autonómico en su afán por conseguir por establecer un nuevo cambio de modelo productivo de la mano de la innovación, para fijar población y evitar que el talento siga emigrando por falta de oportunidades. Para ello, la Consejería de Empleo e Industria reforzará este año las políticas activas de empleo dirigidas a los jóvenes, con el doble objetivo de favorecer su empleabilidad y mejorar sus condiciones laborales.

Así lo anunciaba este martes la consejera Ana Carlota Amigo, tras inaugurar la Semana sobre Empleabilidad de Estudiantes de la Facultad de Derecho, organizada por la Facultad de Derecho de la Universidad de Burgos, donde afirmaba que está negociando en el seno Diálogo Social la III Estrategia Integrada de Empleo, Formación Profesional, Prevención de Riesgos Laborales e Igualdad de Género y Corresponsabilidad y Juventud 2021-2024, así como un Plan de Empleo para el mismo periodo, y aseguraba que en ambas iniciativas el empleo juvenil jugará un papel fundamental.

Así, avanzaba que el objetivo de estas dos estrategias es incorporar los cambios necesarios para incrementar la efectividad de las políticas de empleo juvenil, y acomodar los programas a las nuevas circunstancias y necesidades del tejido productivo.

“Garantizar el acceso de los jóvenes al mercado laboral es una cuestión de justicia social y una garantía de progreso”, señalaba Carlota Amigo en su intervención, donde ponía en valor la capacidad de los jóvenes en este nuevo mundo tecnológico y de innovación. “Están capacitados para tomar las riendas de las decisiones que impliquen un cambio en el modelo productivo y para conseguir mejoras en la capacidad y competitividad de nuestras empresas”, aseguraba.

En este sentido, recordaba que las nuevas estrategias de empleo juvenil tendrán también en cuenta tanto los nuevos entornos colaborativos y digitales como la necesidad de orientar el tejido productivo hacia una economía verde, sostenible y de alto contenido tecnológico

Por todo ello, la consejera reafirmaba su apuesta por desarrollar políticas que contribuyan a recuperar el pacto intergeneracional, favoreciendo la integración socio-económica de los jóvenes y desarrollando medidas que permitan paliar la precariedad que genera la dualidad del mercado laboral.

Y tras reconocer el daño que la pandemia ha hecho al mercado laboral, y especialmente a los jóvenes y las mujeres, Ana Carlota Amigo destacaba las fortalezas de Castilla y León para revertir la situación y que son el nivel de formación, el teletrabajo y la creciente demanda de nuevos perfiles profesionales.

Al respecto, ponía en valor que la región tenga una de las tasas más altas de escolarización en Educación Universitaria en España en el tramo de edad comprendido entre los 18 y los 24 años, y sobre el teletrabajo, dejaba claro que es una realidad al alcance de muchas profesiones y constituye una oportunidad para ampliar el horizonte laboral hacia cualquier parte del mundo sin necesidad de abandonar Castilla y León”.

Finalmente, la consejera señalaba que el pasado año más de 72.300 jóvenes menores de 35 años se han beneficiado de los servicios de empleo, formación e intermediación laboral implementados por la Consejería de Empleo e Industria, y que las ayudas al empleo han impulsado la creación de 2.640 puestos de trabajo para menores de 35 años mientras que los incentivos de autoempleo han permitido a más de 350 jóvenes poner en marcha su propio negocio en Castilla y León