La Agrupación Musical de Guardo y la Asociación para el Desarrollo de la Ribera del Duero burgalés, “Premio Castilla y León de Valores Humanos y Sociales”

El jurado reconoce que ambas representan una parte esencial del tejido social de la Comunidad y visibilizan el mundo rural

Asociación para el Desarrollo de la Ribera del Duero
Asociación para el Desarrollo de la Ribera del DueroRibera del Duero

La Agrupación Musical de Guardo y la Asociación para el Desarrollo Rural Integral de la Ribera del Duero Burgalesa (ADRI) obtuvieron el “Premio Castilla y León de Valores Humanos y Sociales”, en su edición correspondiente a 2020. El jurado acordó por unanimidad concederles este galardón porque ambas representan una parte esencial del tejido social de Castilla y León y ayudan a poner en valor y visibilizar el mundo rural de la Comunidad.

“Escuelas municipales de música como la de Guardo desarrollan por toda nuestra geografía una actividad de formación y atención a diversos colectivos que es esencial resaltar. Igualmente, el trabajo sobre el terreno y el voluntariado, así como la integración de los jóvenes a través de la experiencia de sus mayores, es la tarea fundamental de ADRI”, destacó el comunicado enviado por la Junta de Castilla y León.

Por todo ello, el jurado consideró a ambas merecedoras del “Premio Castilla y León de Valores Humanos y Sociales” en la creencia de que representan a multitud de asociaciones y colectivos que desarrollan una importantísima labor en la España despoblada.

Por otro lado, el jurado decidió hacer un reconocimiento especial a todas las personas y colectivos esenciales que durante estos tiempos de pandemia han estado en primera línea ayudándonos a soportar la dureza de la misma.

Manuel Dos Santos, director de la Agrupación Musical de Guardo (AMGu), destacó, en declaraciones a Efe, que “con tesón, perseverancia y la colaboración social los proyectos pueden crecer en el medio rural”, acerca de la labor desarrollada por AMGu desde hace más de treinta años en la comarca de la Montaña Palentina, en concreto desde Guardo, un municipio de tradición minera de casi 6.000 habitantes.

Además de la escuela de música, esta asociación sin ánimo de lucro gestiona y organiza cada año la celebración de festivales nacionales de danza, teatro y música, dentro de una labor educativa y cultural por la que ya se interesó en su día la reina Sofía y que en 2016 mereció, por parte del Ministerio de Cultura, la Encomienda de la Orden Civil de Alfonso X El Sabio.

”En el mundo rural se pueden hacer muchas cosas con la colaboración de todos. El mayor tesoro es la gente que ha hecho posible este proyecto educativo: alumnado, profesorado y público asistente a los espectáculos”, añadió el director de AMGu acerca de una asociación que emplea a veinte trabajadores.

Hace unos pocos años esta entidad posibilitó la reapertura de un cine que llevaba cuarenta años cerrado y que, hasta su obligada clausura debido a la pandemia del coronavirus, ha llegado a censar hasta 18.000 espectadores en diferentes programaciones.

AMGu, resaltó Dos Santos, proyecta también su actividad a varias comarcas del centro y norte de Palencia, hasta municipios como Cervera de Pisuerga, Velilla del Río Carrión, Saldaña y Carrión de los Condes, a través de una línea y servicios de autobuses para acercar hasta Guardo a los alumnos y espectadores.

”Promovemos actividades de teatro, música y artes plásticas para medio millar de personas y facilitamos así la igualdad de oportunidades en el medio rural”, declaró el director de la entidad galardonada antes de insistir en la importancia del tejido asociativo para sacar adelante este tipo de proyectos que ha calificado como “una ventana al mundo”. Dos Santos no se esperaba este galardón que, en su opinión, reconoce el esfuerzo de “una sociedad luchadora” empeñada e demostrar que “no todo hay que darlo por perdido”.

El jurado del Premio Castilla y León de Valores Humanos y Sociales 2020 estuvo compuesto por el presidente de la Federación del Banco de Alimentos de Castilla y León y del Banco de Alimentos de Valladolid, Jesús Mediavilla; el secretario de Cultura y Movimientos Sociales de CC.OO. Castilla y León, Ignacio Fernández; el secretario de la Fundación Hombres Nuevos, Palencia, Juan José Benito; el profesor titular de Historia Contemporánea de la Universidad de Valladolid, Enrique Berzal; y como secretario del jurado, Carlos Travesí.

Los galardonados hasta el momento con el Premio Castilla y León de Valores Humanos y Sociales son: Monseñor Nicolás Castellanos, en 2001; CERMI Castilla y León, en 2002; Hermanos Franciscanos de la Cruz Blanca, en 2003; Hermandades de Donantes de Sangre de Castilla y León, en 2004; Catalina Montes Mozo, en 2005; Purificación Santamarta Bravo, en 2006; y Rafael del Río Sendino, en 2007.

A esto se suma Presentación López Vivar, en 2008; Grupo de Rescate y Salvamento de Castilla y León, en 2009; José María Martín Patino, en 2010; Asociación Española Contra el Cáncer en Castilla y León, en 2011; Cáritas Regional de Castilla y León, Cruz Roja Española en Castilla y León, Federación de Bancos de Alimentos de Castilla y León, en 2012; Francisco Laína y Fernando Macarro, en 2013; Antonio Romo Pedraz, en 2014; Grupo Siro en 2015; Aspaym Castilla y León, en 2016; la Organización Nacional de Ciegos Españoles, ONCE, en 2017, y la Asociación Castellano y Leonesa de Ayuda a la Drogadicción, ACLAD, en 2018.