Sorprenden a nueve grafiteros haciendo pintadas en frontón municipal en Burgos

La Guardia Civil también propone sanciones por no respetar el número máximo de personas no convivientes

Patrulla de la Guardia Civil que realizó la detención
Patrulla de la Guardia Civil que realizó la detenciónGUARDIA CIVIL GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil ha sorprendido, ha identificado y ha denunciado a un total de nueve jóvenes, con edades comprendidas entre 21 y 33 años, cuando se encontraban realizando pintadas con botes de spray sin autorización, en un frontón municipal de una localidad de la zona de La Bureba (Burgos).

Según han informado este jueves fuentes del Instituto Armado, también se han propuesto sanciones por no respetar el número máximo de personas no convivientes reunidas en lugares públicos. Los hechos ocurrieron el pasado domingo 4 de abril, a plena luz de día ya que eran las 19:25 horas, y fue un vecino el que comunicó la presencia de varias personas provistas con botes de pintura y otros utensilios, que estaban dibujando en las paredes del frontón municipal.

La patrulla enviada al lugar sorprendió a nueve jóvenes “in fraganti”, mientras en la pared de la instalación deportiva se podían observar diez grandes inscripciones de reciente imprimación. Los allí presentes fueron identificados por la Benemérita, lo que permitió vincular a dos de ellos con otros hechos similares acaecidos tiempo atrás.

Los supuestos autores portaban 83 sprays de diferentes colores, que fueron intervenidos, y se auxiliaban con escaleras y rodillos de pintar, informa Efe.

Las pesquisas practicadas han demostrado que, procedentes de otros puntos de la provincia, se desplazaron hasta el municipio en tres vehículos. Para este tipo de infracciones fijadas en la Ley de Seguridad Ciudadana, por deslucimiento de bienes de uso público, se barajan sanciones de hasta 600 euros, sin perjuicio de las posibles responsabilidades penales por delito de daños.

Los denunciados han sido propuestos también para sanción por incumplir la normativa referente al número máximo de personas no convivientes reunidas en espacios públicos abiertos, limitado a seis, conforme a lo estipulado por las autoridades sanitarias para contener la propagación de infecciones causadas por la Covid-19.