La pasión por las armas y la caza de Delibes se expone en Éibar

La muestra se podrá visitar del 6 de mayo al 16 de julio

Cartel anunciador de la exposición sobre Delibes en Éibar
Cartel anunciador de la exposición sobre Delibes en ÉibarLa Razón

La bicicleta y la caza, con la naturaleza como telón de fondo, fueron dos de las pasiones de Miguel Delibes (1920-2010) como acredita la exposición fotográfica cuyo lema une los nombres del escritor y de la ciudad de Éibar (Guipúzcoa), donde abrirá desde el 6 de mayo hasta el 16 de julio.

”Miguel Delibes y Éibar. Cazando imágenes/ Miguel Delibes eta Eibar. Irudiak ehiztatzen” refleja también la tradición de esta ciudad guipuzcoana que desde el último tercio de siglo XIX albergó numerosas fábricas de armamento, alguna de ellas especializadas en la caza como las que popularizó Víctor Sarasqueta (1864-1930).

Elegido Armero Real por Alfonso XIII, Sarasqueta fundó en 1887 un taller dedicado a la fabricación de escopetas que, tras diversas vicisitudes, cerró en 1992 de forma definitiva en manos de sus herederos, no así la factoría de bicicletas BH (Beistegui Hermanos) que, pese a clausurar en Éibar, continúa en Vitoria

.Aún puede verse en Éibar, en la cúspide del antiguo edificio de la factoría, el escudo de la familia y las siglas BH de una marca de bicicletas que el propio Miguel Delibes usó, al igual que numerosas generaciones de españoles, niños y mayores.

Un ejemplar de la que tuvo Miguel Delibes podrá verse en esta exposición organizada por el Museo de la Industria Armera/ Armagintzaren Museoa y la Fundación Miguel Delibes, con fotografías de la vida cinegética del escritor de quien se acaba de celebrar el centenario de su nacimiento (1920-2020).

Es una selección de cuarenta de las ciento veinte imágenes que tomó Francisco Ontañón, y que ilustraron “El libro de la caza menor” (1964) publicado por el novelista vallisoletano. Coordinada por el historiador del arte José María Parreño, el conjunto recoge también imágenes de grupo, interiores, representaciones del mundo campesino al sociedad agraria de los años sesenta, los tipos y personajes del mundo rural de entonces, así como recortes de prensa y objetos de caza del propio escritor como una canana, libretas y alguna escopeta y morral.

La exposición ha itinerado ya, entre otros lugares, por Segovia, Salamanca, Palencia, León, Mérida, Alcobendas, Jaén, Toledo, Zamora, Almazán (Soria), Valladolid, Ciudad Real y Ávila, “pero no había pisado todavía el País Vasco, donde nos hacía mucha ilusión estar”, ha explicado a la agencia Efe Fernando Zamácola, director de la Fundación Miguel Delibes.