Baloncesto

Un campeón “burgalés” retenido en Rusia por no realizar el servicio militar

Max Salash no puede volver con la expedición del San Pablo tras proclamarse campeón de la Basketball Champions League

El jugador del San Pablo Burgos, Max Salash
El jugador del San Pablo Burgos, Max SalashACB

El jugador del Hereda San Pablo Burgos, Max Salash, no ha podido realizar el viaje de vuelta desde de Nizhni Nóvgorod (Rusia) junto al resto de la expedición tras la final de la Basketball Champions League, según ha informado el club a través de un comunicado.

El bielorruso no pudo superar el control de pasaportes después de que apareciera una alerta en la que se exponía que no había realizado el servicio militar de su país, del que está exento por su condición de deportista profesional.

La expedición y el club hizo “todo lo que estuvo en su mano hasta el último momento” para que Max Salash pudiera realizar el viaje de regreso a la capital burgalesa con el resto del equipo, y una vez que no fue posible, se hizo todo lo necesario para el que el jugador retornara al hotel en el que la expedición ha pasado la última semana, donde se mantiene a la espera de solucionar los trámites oportunos para su vuelta.

El resto de la plantilla ya se encuentra en España y llega a la capital burgalesa esta misma mañana.

El entrenador del Hereda San Pablo Burgos, Joan Peñarroya, apuntaba, tras proclamarse campeones, que “ni el más optimista hubiese soñado” que el conjunto burgalés pudiera proclamarse campeón de la Liga de Campeones FIBA por segunda vez consecutiva, y añadió que “la perspectiva del paso del tiempo dará importancia a lo que ha conseguido este grupo de jugadores”.

El técnico catalán tuvo palabras de agradecimiento para el equipo, club y afición por “este día tan increíble” e hizo hincapié que sus jugadores “son increíbles, con corazón, con talento” y calificó la temporada como “increíble”.

”Atenas, Buenos aires, dos brotes de covid, clasificados para el play off, la Copa del Rey y ahora otra nueva champions” comentó el técnico que dedicó este título “a los aficionados” en un año “malo, difícil, terrible para todo el mundo, dos títulos es un buen regalo para ellos”.

Respecto al partido, Peñarroya afirmó que fue “malo en porcentajes” pero apuntó que “lo más importante es que se ha jugado juntos” y añadió que el equipo estaba “preparado para afrontar un partido duro” frente a un rival como Pinar Karsiyaka.

”Es un gran éxito para nosotros, la celebración seguro que será grande” comentó Joan Peñarroya que espera “una semana larga de comidas, cenas y celebraciones” pues no disputarán ningún partido hasta el día 18 de mayo.