García Burillo recibe el calor de la Diócesis de Ávila en su aniversario sacerdotal

La catedral abulense acoge un acto de reconocimiento a su trabajo en el año en el que celebra sus bodas de oro sacerdotales

Don Jesús, junto a nuestro obispo D. José María, el Cardenal Blázquez y Mons. Retana
Don Jesús, junto a nuestro obispo D. José María, el Cardenal Blázquez y Mons. RetanaObispado Ávila

Monseñor Jesús García Burillo, obispo emérito de Ávila, recibió el calor de su diócesis en la catedral, como muestra de agradecimiento por el servicio como sacerdote, puesto que este año celebra sus boda de oro sacerdotales.

Fuentes del Obispado de Ávila señalaron que al no poder asistir a la celebración compartida con el resto de sacerdotes que cumplían sus 25, 50 y 60 años como presbíteros (que tuvo lugar el pasado 10 de mayo), se decidió realizar esta celebración en esta jornada, dedicada además especialmente a orar por la santificación de los sacerdotes.

El presbiterio de la catedral se revistió de solemnidad con la presencia de cuatro mitrados. Además del propio García Burillo, que presidió la celebración, se encontraban el obispo de Ávila, José María Gil Tamayo, así como dos prelados de origen abulense: el cardenal arzobispo de Valladolid Ricardo Blázquez, y el obispo de Plasencia, José Luis Retana.

Junto a ellos, participaron un gran número de sacerdotes diocesanos, el vicario general de Ciudad Rodrigo, de donde García Burillo es actualmente Administrador Apostólico, y numerosos fieles que quisieron acompañar a quien ha sido su obispo durante casi 16 años. La jornada, además, comenzó con un tiempo de adoración al Santísimo en la misma catedral, expuesto durante hora y media.

García Burillo comenzó su homilía recordando al resto de presbíteros (21 en total) que este año celebraron en la fiesta de San Juan de Ávila sus aniversarios sacerdotales. Todos ellos, dijo, tienen tras de sí una “larga historia de servicios a la Diócesis de Ávila en múltiples tareas, con las dificultades y las crisis superadas, gracias a Dios. Un camino de dones recibidos, de experiencias personales, de frutos pastorales y quizás también, de algún fracaso. Todo forma parte del ministerio, que comenzó con nuestra ordenación sacerdotal, gracia extraordinaria e inmerecida, que se ha prolongado en fidelidad durante décadas”.

Y, aunque al final de la celebración confesó que le daba “cierto pudor” hablar del Sagrado Corazón delante de Ricardo Blázquez, al que consideró “todo un experto en este tema”, destacó en un intervención distintos aspectos de cómo la espiritualidad del corazón de Cristo podía ayudar a los sacerdotes.

Acto de homenaje a Monseñor García Burillo
Acto de homenaje a Monseñor García BurilloObispado Ávila

Por ejemplo, explicó cómo el corazón de Jesús muestra la posibilidad de interpretar la vida sacerdotal a la luz del amor de Cristo. O la necesidad de unión que surge de ese corazón, pues dijo Cristo “nos invita a vivir en permanente unión con Él”, cuando nos dice “permaneced en mi amor”. Y, parafraseando a los grandes místicos de Ávila, Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, recalcó el poder transformador de ese encuentro entre el sacerdote y el amor de Cristo.

“Además, al participar el sacerdote en la comunión de amor con Cristo se abre a la dimensión misionera, entendiendo nuestra vida como una salida permanente a la comunidad y al mundo, necesitado de fraternidad, como exhorta reiteradamente el Papa Francisco”, afirmó García Burillo, que terminó su homilía pidiendo a los sacerdotes que descubran en su ministerio sacerdotal. “El amor de Cristo que restaura y llena de vida: en la acción caritativa y social, en los rostros afectados por la pandemia, en los sacramentos del perdón y la unción, y sobre todo en la Eucaristía. Es la invitación que Jesús nos ofrece al hacer memoria de nuestra ordenación”, dijo.

Celebración de las Bodas de Oro sacerdotales del obispo emérito de Ávila Jesús García Burillo
Celebración de las Bodas de Oro sacerdotales del obispo emérito de Ávila Jesús García BurilloICALAgencia ICAL

Al término de la eucaristía, tomó la palabra el obispo de Ávila para agradecer a su predecesor en la sede episcopal abulense su entrega como sacerdote. Al mismo tiempo, le obsequió en nombre de la Diócesis con dos regalos muy especiales. Por un lado, un ejemplar de “Pastor bueno y fiel”, el libro recién publicado por la BAC (Biblioteca de Autores Cristianos) que recoge los escritos de García Burillo sobre el sacerdocio.

Además, le entregó una cruz pectoral, “para que lleve siempre Ávila presente”. En su parte frontal lleva grabado el bastón de Santa Teresa. Y, en su trasera, se podía ver grabado tanto su escudo episcopal, como el crismón de la Diócesis abulense. Justo en el medio, el pectoral contiene una reliquia de la Santa de Ávila, donada por las Madres Carmelitas del Monasterio de la Encarnación. Tras colocárselo, el obispo titular y obispo emérito se fundieron en un fraternal abrazo, que arrancó los aplausos de los presentes.