Multas de hasta 1.000 euros por maltrato a animales en un pueblo de Ávila que no llega al centenar de vecinos

El Ayuntamiento de Umbrías aprueba una nueva Ordenanza Municipal Reguladora en esta materia

Plaza Mayor de la localidad abulense de Umbrías
Plaza Mayor de la localidad abulense de UmbríasLa Razón

El Ayuntamiento de la pequeña localidad abulense de Umbrías (96 habitantes) sancionará con hasta 1.000 euros el maltrato violento o el envenenamiento de animales en su municipio, según contempla la nueva Ordenanza Municipal Reguladora de la Tenencia de Animales de Compañía.

Dicha ordenanza contempla en sus 19 artículos y su disposición final, un protocolo de actuación ante situaciones de animales maltratados, abandonados o extraviados, así como sanciones económicas para quienes incumplan esta nueva normativa municipal, según ha informado en nota de prensa el Consistorio.

El incumplimiento de las obligaciones, prohibiciones y condiciones establecidas en la Ordenanza tendrá la consideración de infracción administrativa, con sanciones que van de los 30 euros, para las infracciones leves, a los 1.000 si son muy graves.

Las leves conllevan una sanción económica que oscila entre los 30 y los 120 euros a los propietarios que “no garanticen las condiciones higiénico-sanitarias para el alojamiento de los animales, no los inscriban en censos públicos o no dispongan de cartilla sanitaria oficial, entre otras cuestiones”.

Por su parte, las infracciones graves prevén sanciones de entre 120,01 y 300,00 euros, considerándose en este apartado “el maltrato o abandono de animales y la tenencia y circulación por las vías públicas de animales potencialmente peligrosos sin las medidas de protección obligatorias”.

Las infracciones muy graves, que contemplan sanciones de entre 300,01 y 1.000 euros, van dirigidas a quienes “causen la muerte, mutilaciones o lesiones graves a los animales mediante actos de agresión o suministro de sustancias tóxicas no aconsejadas por facultativo veterinario a tal fin”.

También figuran en este apartado quienes “promuevan la organización, celebración o fomento de toda clase de peleas entre animales”.

La Ordenanza será de aplicación a los animales de compañía, a los animales potencialmente agresivos y a los animales abandonados que se hallen dentro del término municipal de Umbrías, situado a 88 kilómetros al suroeste de Ávila, independientemente de que estén censados o no, así como el lugar de residencia de su propietario.

La alcaldesa de la localidad, Eloísa Martín, ha destacado la importancia de esta Ordenanza que pretende “establecer las medidas necesarias para regular la tenencia de animales de compañía en su convivencia humana, garantizando su defensa y protección, haciendo éstas compatibles con la seguridad y bienestar de las personas, bienes y otros animales”.

De este modo, el propietario o poseedor de animales domésticos “está obligado a tenerlos en buenas condiciones higiénico-sanitarias, así como proporcionar cobijo en una instalación adecuada, sin que se puedan ocasionar riesgos sanitarios o molestias evidentes para los vecinos”.