Coronavirus

“LUX” se enriquece con obras de gran valor de Pedro Berruguete, Valmaseda o el Maestro Alejo

La Diócesis de Palencia aporta nueve piezas, entre escultura y escultura, a la exposición de arte sacro que se inaugurará oficialmente el próximo 29 de junio

Ascensión del Señor, de Juan de Valmaseda
Ascensión del Señor, de Juan de Valmaseda FOTO: Diócesis de Palencia La Razón

La Presentación de María en el Templo y los Desposorios de la Virgen, de Pedro Berruguete (1490); La Coronación de la Virgen, de Juan Ortiz el Viejo (S.XVI); o La Visitación de nuestra Señora (S.XV) del Maestro Alejo, son algunas de las obras, entre pintura y escultura, que la Diócesis de Palencia ha cedido a “Lux”, la edición número 25 de La Edades del Hombre, que se inaugurará este 29 de junio con sedes en Burgos, la localidad palentina de Carrión de los Condes, y la leonesa de Sahagún, con el Camino de Santiago y la figura de la Virgen María como hilos conductores de la que es considerada como la exposición de arte sacro más importante del mundo.

De hecho, un vitral gótico-flamenco, fechado en el siglo XVI y que representa la Coronación de la Virgen, es el cartel que desde hace meses pregona LUX, anuncio también de la esperanza y la normalidad deseada en esta época de pandemia.

Partiendo de Burgos, donde se abordará el origen y sentido de las catedrales, la Virgen María será protagonista de la muestra por las advocaciones marianas de muchas de las catedrales y de multitud de iglesias, ermitas y monasterios que jalonan la Ruta Jacobea.

De hecho, en Carrión de los Condes tendrá dos ubicaciones, en la iglesia de Santa María del Camino y la iglesia de Santiago de Carrión de los Condes, que acogerán tres capítulos de LUX: “Ave, Maria”, “Tota Pulchra” y “Virgo et Mater”, con medio centenar de obras.

En total son nueve las piezas que aporta la Iglesia en Palencia, fechadas entre el siglo XIII y el XVI y procedentes del Museo Diocesano de Palencia y de las Iglesias parroquiales de Carrión de los Condes, Torremormojón, Ampudia, Villamediana y Monzón de Campos, entre las que se encuentran también obras del Maestro de Becerril como El Entierro de Cristo, del siglo XVI, la Ascensión del Señor, de Juan de Valmaseda (S.XVI) o el Retablo del Descendimiento, de Manuel Álvarez también del XVI.

Felipe VI abrirá el próximo 29 de junio la próxima edición de Las Edades del Hombre que abrirá sus puertas en la Catedral de Burgos, que celebra el VIII centenario de la colocación de la primera piedra, y que acogerá siete capítulos de la exposición, reuniendo 120 piezas llegadas de catedrales de todo el país. . En la Catedral se desarrollará esta edición bajo el subtítulo ‘Fe y arte en la época de las catedrales (1050-1550)’, con un preámbulo titulado ‘Nuevos tiempos, nuevos cambios’, al que le seguirán los siete capítulos repartidos por el templo catedralicio.

El primero de ellos será ‘Episcopalis Sedis. Obispos y Cabildo testigos de la luz’, al que seguirán, por este orden, ‘Opus Fadrique. La casa de la luz eterna’, ‘Servi Dei. Los grandes protectores’ y ‘Ecclesia Militans. En búsqueda de la luz’. Tras ellos, el visitante se encontrará con los capítulos ‘Dolens Ecclesia. A la espera de la luz definitiva’, ‘Triumphans Ecclesia. En el gozo de la luz’ y ‘Maeistas Domini. Maiestas Marie’.

Las iglesias de Santa María del Camino y Santiago serán las dos sedes que albergarán ‘LUX’ en Carrión de los Condes (Palencia) y acogerán tres capítulos de la muestra: ‘Ave, Maria’, ‘Tota Pulchra’ y ‘Virgo et Mater’, con medio centenar de  obras maestras del arte de Pedro Berruguete y su hijo Alonso Berruguete, Alejo de Vahía, Fernando Gallego, Diego de Siloé, Felipe Vigarny, Juan de Valmaseda, Ortiz El Viejo o Gregorio Fernández, además de otras medievales de una gran importancia artística y religiosa.

En Sahagún (León), la exposición “LUX” se llevará a cabo en dos templos iconos del arte mudéjar en la Comunidad, como son el Santuario de La Virgen Peregrina y la iglesia de San Tirso, donde se mostrarán alrededor de 50 obras de arte, agrupadas en dos capítulos, que llevarán por nombres ‘Mater Misericordiae’ y ‘Salve, Regina’.