Mañueco exige a Sánchez que rectifique y que vuelva a ser obligatorio el uso de mascarillas en exteriores

El presidente de Castilla y León le acusa de tomar una “decisión errónea” a la vez que le pide más vacunas ante la evolución de la pandemia

El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha pedido a Pedro Sánchez que rectifique su decisión de suprimir la mascarilla en exteriores, al considerar que ha sido “una decisión errónea” a la vista de la situación epidemiológica en toda España en los últimos días y ha acusado al Gobierno de España de trasladar la “falsa idea de que el virus ya no está cuando sigue circulando”.

Además ha pedido al Gobierno de España más vacunas, ya que en su opinión, la Comunidad tiene capacidad para incrementar el ritmo si envían más dosis. En este sentido, ha recordado que la inoculación de las dosis continúa a buen ritmo, estando en la cabeza de España, y ha insistido en que se ha hecho por edades, comenzando por los mayores, porque es la variable que más incide en la peligrosidad del virus.

Lo jóvenes están demostrando una generosidad y solidaria al ser los últimos en recibir la vacuna, ha destacado el jefe del Gobierno autonómico, quien ha agradecido ese esfuerzo y les ha pedido disculpas por no poderles vacunar aún por falta de dosis. “Ponemos todas las vacunas que nos llegan, pero no son suficientes”, ha sentenciado. A la vista de la evolución de los últimos datos, Fernández Mañueco ha pedido un último esfuerzo de los jóvenes por protegerse del virus.

Esta misma mañana, la consejera de Sanidad, Verónica Casado en declaraciones en Onda Cero, consideraba que “quitar la mascarilla en el exterior ha sido un error” y señalaba que hay que volver a ponérsela en exteriores, incrementar la vacunación de la forma más rápida posible, así como volver al toque de queda.

Por su parte, el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, señalaba que la Junta va a intentar tomar “las medidas precisas” para frenar la pandemia “intentando no hacer el daño donde no está” la Covid-19. Por ello ha pedido al Gobierno, ayuntamientos y diputaciones ir de la mano y salir de la “bronca permanente” para luchar contra el virus.