La comarca soriana de Gómara cuenta ya con bono rural gratuito de transporte a la demanda

El servicio cuenta con 10 rutas que atravesarán 57 localidades

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, presenta el bono rural de transporte a la demanda gratuito para la zona de Gómara
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, presenta el bono rural de transporte a la demanda gratuito para la zona de GómaraConcha OrtegaAgencia ICAL

La comarca soriana de Gómara cuenta ya con el bono rural gratuito de transporte a la demanda, que dará servicio a 57 localidades organizadas en diez rutas. El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, presentó en la localidad soriana este nuevo servicio, que ya estaba implantado en la zona de Arcos de Jalón, donde se inició el pasado mes de junio y que próximamente se implantará en la zona de San Leonardo de Yagüe con nueve rutas y 51 localidades beneficiadas.

Desde que se implantó el transporte a la demanda en esta zona el servicio ha sido utilizado por casi 12.000 viajeros. Además se pone en marcha un nuevo servicio de reserva de viajes vía web que convivirá con el número gratuito 900 20 40 20, y que supone, junto con la utilización de una aplicación en el teléfono móvil como medio de pago, un importante salto cualitativo en la implantación de las tecnologías al servicio de la mejora del transporte público en el mundo rural.

Este nuevo sistema convivirá con el convencional, llamando al número gratuito 900 204 020. El Bono Rural gratuito se implantará progresivamente hasta atender a las 123 zonas de transporte a la demanda que existen en Castilla y León, que dan servicio a 5.022 localidades, con 1.945 rutas y 2,2 millones de potenciales usuarios. El objetivo es implantar la gratuidad en la Comunidad en el plazo de un año, según destacó el consejero.

Esta zona de Gómara cuenta con diez rutas que prestan dos empresas concesionarias. Desde que se implantó el transporte a la demanda lo han utilizado 11.789 viajeros de la zona de Gómara y más de cuatro millones en las 123 zonas implantadas en Castilla y León.

“En la Junta tenemos vocación de luchar por el medio rural y llevar los servicios e infraestructuras. La vida en los pueblos tienen determinadas dificultades por estar alejadas de la ciudad que deben estar compensadas con discriminaciones positivas, es decir, que sea más fácil y más barato vivir en los pueblos”, destacó.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, presenta el bono rural de transporte a la demanda gratuito para la zona de Gómara
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, presenta el bono rural de transporte a la demanda gratuito para la zona de Gómara FOTO: Concha Ortega Agencia ICAL

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente implantará sucesivamente en el plazo de un año el Bono Rural de Transporte gratuito a las 123 zonas de transporte a la demanda e integrado que hoy existen en Castilla y León y que dan servicio a más de 5.000 localidades de la Comunidad, con casi 2.000 rutas y 2,2 millones de potenciales usuarios.

Con la puesta en marcha de este bono gratuito en la zona soriana de Gómara son ya 607 localidades y 158 rutas disponibles en las zonas de transporte rural en Castilla y León con este servicio, desde que comenzó a implantarse el pasado mes de abril en la zona de Fuentes de Oñoro (Salamanca).

La inversión estimada por la Junta de la puesta en marcha de este sistema gratuito es de 600.000 euros anuales para las 123 zonas completadas de la Comunidad. A esta inversión es preciso añadir los 6,22 millones anuales aportados por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente para sufragar el déficit de explotación del transporte a la demanda –743.035 euros en 2019 en la provincia de Soria-. Sin esta financiación de la Junta de Castilla y León, el coste del servicio que habrían de soportar las personas usuarias sería aproximadamente de 10-12 euros el billete (ida y vuelta).

En 2022 gratuito

El consejero de Fomento y Medio Ambiente significó que el transporte rural a la demanda será gratuito en 2022 para las 6.200 localidades que hay en Castilla y León, y agregó que se pretende hace el servicio universal en la Comunidad, para aplicar la discriminación positiva y generar oportunidades en el mundo rural. “Es nuestra obligación mejorar los servicios públicos y sus infraestructuras, manteniendo la igualdad en las oportunidades de vida de nuestros ciudadanos, vivan donde vivan”, destacó.

La provincia de Soria cuenta con 13 zonas de Transporte a la Demanda, estructuradas en 118 rutas, que proporcionan servicio de transporte a la demanda a 454 localidades. La población conectada, incluyendo la capital de provincia, asciende a 89.242 habitantes, y sin incluir la capital de provincia, a 50.439. La implantación progresiva del bono gratuito llevará a que todas las zonas tendrán implantado el bono rural gratuito en el año 2022.

En cuanto al Transporte de Prestación Conjunta (de uso general y escolar), la provincia de Soria cuenta con 26 rutas que benefician a 133 localidades. Desde el inicio del transporte a la demanda e integrado han utilizado estos servicios 322.270 viajeros, 10.676 de ellos en el año 2020, sin incluir escolares.

A partir de ahora, las nuevas tecnologías permitirán usar el transporte público de forma sencilla, tanto por jóvenes como por mayores, bien mediante el uso de una tarjeta física convencional, o a través de una aplicación descargada en el teléfono móvil que genera un código de barras con el que se accede al autobús.

Suárez-Quiñones planteó al respecto que con la puesta en marcha del Bono Rural gratuito, se ha iniciado un nuevo servicio de reserva de viajes vía web que convivirá con el número gratuito 900 204 020, y que supone, junto con la utilización de una aplicación en el teléfono móvil como medio de pago, un salto cualitativo en la implantación de las tecnologías al servicio de la mejora del transporte público en el mundo rural. Al servicio de reserva de transporte a la demanda -implantado por la empresa tecnológica GMV- se accede a través de la página web carreteras y transportes de la Junta.

“Esta iniciativa supone también un avance en la modernización de Castilla y León, puesto que conlleva la extensión y el uso de las nuevas tecnologías en el ámbito rural”, dijo.

La puesta en marcha del Bono Rural de Transporte se alinea con los ejes estratégicos del Mapa del Transporte, actualmente en fase de información pública. El mismo pretende “un transporte comprometido con la ciudadanía, con la sostenibilidad y con la modernización tecnológica y, sobre todo, “comprometido con la movilidad en el medio rural, ya que se garantiza la accesibilidad territorial al generalizarse el transporte a la demanda, alcanzando el transporte público a las 6.200 localidades de Castilla y León, cuando ahora algo más de mil localidades no tienen aún transporte público”, según el responsable autonómico de Fomento.

Referente en Movilidad pública

La Junta de Castilla y León desarrolla un sistema de transporte rural basado en las fórmulas de transporte a la demanda y transporte integrado, que incluye el transporte regular y el escolar, que ha convertido a esta Comunidad en referente en cuanto a movilidad pública.

El Transporte a la Demanda es un sistema de gestión de los servicios de transporte público regular de uso general de viajeros por carretera, mediante el cual su prestación efectiva se hace depender de una solicitud previa del usuario, con la optimización de los recursos tanto de la Administración como de los operadores de transporte.

Con el Transporte a la Demanda en Castilla y León los autobuses de la concesión han ahorrado 2,5 millones de litros de combustible y 7,3 millones de kilómetros de viajes (el 75 por ciento menos que un servicio regular, convencional o presencial) y se han dejado de emitir a la atmósfera 10.000 toneladas de CO2, ya que si no hay reservas el servicio no se presta y en el caso de que se preste sólo se haría en las localidades en las que hay reserva, sin obligación de entrar en el resto de las localidades de la ruta.

“Tras 17 años de funcionamiento, el transporte a la demanda ha demostrado la utilidad y ventajas de este sistema en un escenario de dispersión de población y baja densidad demográfica, y que ha conseguido que los ciudadanos de las áreas rurales tengan las mismas oportunidades para acceder a los servicios que disfrutan los habitantes de las ciudades”, justificó el consejero.

El Transporte Integrado presta simultáneamente servicios de uso general (dirigidos a satisfacer una demanda general, siendo utilizables por cualquier interesado) y de usos más restringidos (grupos específicos de usuarios – en este caso escolares-) compartiendo un mismo vehículo, de acuerdo con las condiciones establecidas por la Administración.

Se basa en reservar (por la Administración Educativa) determinadas plazas en el transporte público regular de uso general para ser utilizadas exclusivamente por escolares y acompañantes. El resto de las plazas vacantes pueden ser utilizadas por cualquier usuario de transporte público regular de viajeros de uso general. Estas plazas se gestionan conforme al sistema de “transporte a la demanda”, que permite al ciudadano hacer llegar sus necesidades de transporte a través de métodos telefónicos gratuitos y telemáticos.

La crisis sanitaria elevó los déficits de explotación hasta superar los 27,5 millones de euros debido a la caída de la demanda cerca de un 70 por ciento y que obligó a la Junta a utilizar fondos extraordinarios de financiación en el apoyo de la Junta a garantizar el equilibrio económico financiero de las concesiones, lo que ha supuesto una ayuda esencial para el mantenimiento de la actividad empresarial y el empleo en el sector.

Así, la pasada semana fue aprobada la concesión de 9,7 millones de euros de subvención a los 131 titulares de 243 concesiones de los servicios de transporte público regular de uso general de viajeros por carretera para compensar el déficit de explotación y la pérdida de ingresos como consecuencia de reducción de la movilidad correspondientes al primer cuatrimestre del año 2021.

“Ello supone la continuidad del gran esfuerzo presupuestario de la Junta de Castilla y León, para mantener el sistema concesional y, con ello, preservar el tejido empresarial del sector del transporte, al que la crisis sanitaria y la reducción de la movilidad pública que ha provocado ha quebrado, amenazando de manera grave el entramado empresarial y social a ellas vinculadas”, recordó Suárez-Quiñones.