El proyecto Prospección Laboral de Castilla y León informa a casi 37.000 empresas sobre los incentivos, ayudas y servicios del Ecyl

La consejera Ana Carlota Amigo cree que esta herramienta puede reducir la brecha existente entre los 140.000 desempleados de la Comunidad

La consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, se reúne con el equipo de prospectores para hacer balance de los primeros seis meses del proyecto "Prospección Castilla y León"
La consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, se reúne con el equipo de prospectores para hacer balance de los primeros seis meses del proyecto "Prospección Castilla y León"Rubén Cacho/IcalAgencia ICAL

El proyecto Prospección Laboral Castilla y León que la Consejería de Empleo e Industria puso en marcha el pasado mes de enero ha permitido analizar hasta el momento las necesidades laborales de 36.699 empresas de la Comunidad, así como acercar a estas empresas los servicios y recursos públicos que están a su disposición, fundamentalmente a través del Servicio Público de Empleo de Castilla y León.

Los datos recogidos, que ponen de manifiesto una evolución positiva de las perspectivas laborales de la Comunidad, han sido analizados en una reunión mantenida por la consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, y la gerente del Ecyl, Milagros Sigüenza, que contó con el centenar de prospectores laborales que participan en el proyecto.

Amigo recordó que el objetivo era alcanzar las 40.000 empresas en cada semestre y “en un primer momento ya ha sido un éxito”. Valoró de forma muy positiva los resultados del trabajo de los prospectores laborales que, desde mediados del pasado mes de enero, participan en el proyecto. De hecho, tan importante es el trabajo de información como de intermediación laboral. Por este motivo se creará un mapa de necesidades formativas de las empresas autonómicas.

Por el momento se han centrado en aquellos sectores de actividad que más han sufrido las consecuencias de la pandemia. En este sentido, cuatro de cada diez visitas se han realizado a empresas del sector del comercio, mientras la hostelería y el turismo aglutinó un 38 por ciento de las visitas.

Además de ofrecer información detallada sobre los incentivos, ayudas y servicios disponibles, esta planificación ha facilitado información sobre aspectos relacionados con la normativa o el mercado laboral. Hasta ahora ha sido considerada de gran utilidad por parte del 84 por ciento de las empresas que han participado, de forma anónima, en la encuesta de satisfacción del servicio. “Está claro que era una necesidad de las empresas; que alguien de la Administración se acercara a ver cómo están y qué necesidades tienen”, incidió Amigo.

En este sentido, consideró que los servicios públicos de empleo de España “no intermedian lo suficiente” para atender a todos los desempleados. Gracias a estas visitas, los prospectores han logrado 867 ofertas de empleo de forma directa, e indirectamente “muchas más”, porque las empresas llaman días después.

Amigo confió en que esta herramienta pueda reducir la brecha existente entre los 140.000 desempleados de la Comunidad y la dificultad de las empresas para contratar perfiles adecuados, como surge actualmente con la hostelería, que reclama “más formación para los trabajadores contratados”. Así, anunció que la Junta formará a unas 3.000 personas solo este año con esos perfiles en hostelería.

En este sentido, también se detuvo en la industria agroalimentaria, que pone el foco en la dificultad que tiene para encontrar perfiles profesionales que “quieran ir a trabajar al medio rural de Castilla y León”. “Tenemos que coordinar la oferta de empleo y la demanda y en eso nos ayudarán los prospectores laborales, además de trasladar un mapa real de necesidades”, reiteró.

Buenas expectativas de contratación

En su contacto con las empresas, y a pesar de que los sectores visitados hasta el momento han sido fundamentalmente los más afectados por la crisis, los prospectores han percibido una mejora de las perspectivas laborales de las empresas, con un 10 por ciento de ellas que manifiesta su intención de ampliar plantillas (frente a un siete por ciento del trimestre anterior), mientras otro 19 por ciento lo condiciona a la evolución de la situación económica, la apertura y evolución de la vacunación.

Junto a la labor de asesoramiento y de análisis de las perspectivas laborales, la prospección que se está llevando a cabo está centrando buena parte de su labor en el ámbito de la formación y capacitación profesional. Por un lado, se ponen a disposición de las empresas los programas formativos y de prácticas laborales con los que cuenta la Consejería; por otro, se recogen las necesidades formativas de las empresas visitadas “con el objetivo último de seguir avanzando en la adaptación del catálogo de especialidades formativas a las necesidades reales de las empresas, identificando, al mismo tiempo, los sectores de actividad emergentes y con mayor capacidad de generar empleo”, tal y como desgranó la consejera.

En el ámbito de la formación, la mayoría de las empresas manifiestan la necesidad de mejora, especialmente en el sector del comercio, que aglutina el 64 por ciento de las necesidades formativas explicitadas. Estas demandas se centran sobre todo en la mejora de las capacidades vinculadas al comercio online y a actividades de venta específicas, apuntó Amigo, quien añadió que la formación en digitalización y TICs son demandas planteadas también por otros sectores que reclaman mayor formación en cuestiones como márketing, gestión de redes sociales o creación y mantenimiento de páginas Web.

No obstante, muchas empresas demandan formación en actividades más tradicionales, tales como cocineros, servicios de bar y restaurante, carniceros y elaboración de productos cárnicos, pasteleros, conductores o personal de logística y almacén, entre otras.

El proyecto de prospección laboral tiene como objetivo mantener en el tiempo lazos de colaboración permanentes con las empresas, a fin de que éstas puedan recurrir cuando lo necesiten a los servicios del Ecyl para “satisfacer sus necesidades laborales en materia de formación o intermediación”.

Con ese objetivo, y al margen de la información individualizada que se facilita tras los contactos iniciales, se ha puesto en marcha recientemente un nuevo boletín digital. ‘bidECYL’, destinado a empresas. Con esta publicación se ofrece, con una periodicidad quincenal, contenidos de interés para las empresas en materia laboral y cuenta ya con 2.982 suscriptores.

La consejera de Empleo e Industria señaló que con esta “intensa labor” de prospección Castilla y León se convierte en la primera comunidad en implantar esta medida -ya contemplada en la Estrategia Nacional de Empleo-. De este modo se está avanzando a la hora de estrechar la colaboración entre el Servicio Público de Empleo de Castilla y León y las empresas de la Comunidad, lo que va a permitir “mejorar el papel del Ecyl como verdadera agencia de colocación y como referente para las empresas en materia de formación continua y capacitación profesional, lo que contribuirá a mejorar la competitividad de las empresas y la empleabilidad y estabilidad laboral de los trabajadores”.