Nuevos apoyos a la comercialización de productos agrarios, alimentarios y silvícolas de Castilla y León

El consejero de Agricultura y Ganadería, Jesús Julio Carnero, asegura que «estas ayudas generarán oportunidades de futuro en el medio rural para ser más competitivos»

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero
El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio CarneroWellington Dos Santos PereiraAgencia ICAL

Nuevas ayudas al sector agrario de la Comunidad. El objetivo, según el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, es «modernizar el sector agrario de Castilla y León, generar oportunidades de futuro en el medio rural y promover la inversión productiva y la mejora de la competitividad de las industrias agroalimentarias, mediante el apoyo de aquellos proyectos que presenten promotores industriales con un volumen de inversión auxiliable de más de dos millones».

Es por ello que se han concedido más de 14 millones de euros en subvenciones destinadas a inversiones en materia de transformación y comercialización de productos agrarios, silvícolas y de la alimentación, destinadas a catorce empresas, de las que el 50 por ciento son pymes y tres de las empresas beneficiarias son cooperativas agroalimentarias.

Carnero también ha hecho hincapié en que «con la resolución de estas ayudas se apoyan inversiones por valor de 57,9 millones de euros, lo que va a contribuir al mantenimiento de 2.314 puestos de trabajo y la creación de 200 nuevos empleos, en un momento clave por el efecto tractor que tiene la industria agroalimentaria en el mundo rural, tanto en términos de empleo, de asentamiento de la población, como de valorización de la producción agraria de Castilla y León».

También ha recordado que «está abierto al plazo para solicitar las ayudas de maquinaria y equipamiento hasta el 30 de septiembre, por lo que animamos a todas las industrias agroalimentarias a que se acojan a ellas».

Uno de los aspectos a destacar en esta convocatoria, anunciada por la Junta, es que se ha prestado una especial atención al mantenimiento del empleo, que se ha visto reforzada en aplicación de medidas urgentes y extraordinarias para la protección de las personas y las empresas de Castilla y León, que contempla acciones específicas en materia de ayudas a la inversión en la industria agroalimentaria.

En aplicación del mismo se han modificado los criterios de selección de las operaciones para adaptarlos al escenario provocado por la crisis sanitaria y a las amenazas que entraña en lo relativo al mantenimiento de la actividad económica y al riesgo cierto de destrucción de empleo. Junto a este criterio, se han incluido en la presente legislatura otros motivos de selección dirigidos a primar las inversiones que se ubiquen en territorio rural, que tengan en cuenta el carácter asociativo de la empresa, la participación de los productores primarios en el proyecto, el emprendimiento joven y el femenino, el fomento de los circuitos cortos, así como una apuesta por el empleo joven y el femenino.

Esta línea de ayudas, como recoge el Programa de Desarrollo Rural 2014-2020, está financiada en un 53 por ciento por el Feader, en un 33 por ciento por la Junta de Castilla y León y un 14 por ciento por la Administración General del Estado.

Con esta concesión, en lo que va de legislatura son ya tres las convocatorias resueltas de ayudas a la transformación y comercialización de los productos agrarios, silvícolas y de la alimentación en Castilla y León, por importe de 54,3 millones de euros.