Toros

Roca Rey y Emilio de Justo pisan fuerte en el retorno de la Feria de Palencia

Cinco orejas y casi lleno en el coso palentino

El peruano Roca Rey (d) y Emilio de Justo, triunfadores de la tarde, salen a hombros tras el festejo taurino celebrado hoy jueves en el retorno de la Feria de Palencia. EFE/ Almudena Álvarez
El peruano Roca Rey (d) y Emilio de Justo, triunfadores de la tarde, salen a hombros tras el festejo taurino celebrado hoy jueves en el retorno de la Feria de Palencia. EFE/ Almudena ÁlvarezAlmudena ÁlvarezEFE

Roca Rey, que ha cortado tres orejas, ha sido el gran triunfador en el inicio de la feria de San Antolín en Palencia, un festejo en el que Emilio de Justo ha obtenido dos apéndices y uno Pablo Aguado, que cerraba el cartel y al que ha correspondido el peor lote.

Roca Rey puso el listón muy alto con el acapachado segundo. El diestro peruano se mostró explosivo en la apertura de faena de rodillas en el tercio, que sirvió para prender la mecha en los tendidos. Ya en los medios, realizó una faena maciza y rotunda sobre la diestra, cimentada en el temple, el mando y la ligazón, sometiendo por bajo a “Titulado”, que tuvo transmisión y fondo en su embestida.

Dejó un contundente espadazo caído, tras abrochar la faena con unas luquecinas.Con el quinto, el único que empujó en varas con la cara abajo, en el que se desmonteraron en banderillas Juan José Domínguez y Paco Algaba, Roca Rey principió la faena con cambiados por la espalda, marca de la casa. Le faltó toro al peruano, muy rajado y sin fuelle ya en la segunda tanda su oponente, no le quedó otra que meterse entre los pitones, en los tableros, para robarle muletazos.Emilio de Justo había firmado pasajes de muchos quilates con “Zamboyano”, el astado que abría feria, muy protestado de salida por estar acalambrado de una pata. El toro rebosaba clase y recorrido, y así lo dejó ver en los excelentes capotazos de brega de Manuel Ángel Gómez.

De Justo lo afianzó a base de paciencia y buen trato. Las lanzas se tornaron cañas, hubo empaque y torería del cacereño sobre la diestra, aprovechando el gran recorrido y excelente calidad del animal. Encajado, cimbreando la cintura, muy torero, dejó media estocada tras las manoletinas finales.Manejable pero sin fuelle el cuarto, lo exprimió De Justo en un trasteo de tandas cortas.

El toro no admitía más y el torero puso lo que le faltaba a “Zafarrancho”. Se echó la muleta a la diestra sin ayuda para sacar la última tanda, en una faena muy trabajada, antes de irse con decisión tras la espada.

No tuvo opciones Pablo Aguado con el tercero de la tarde, primero de su lote, tras ser apuntillado el titular al descoordinarse de los cuartos delanteros en la salida. Soso y de mortecina embestida, no tuvo opciones de lucimiento un voluntarioso Aguado, que lo intentó por activa y por pasiva.Con el que cerraba función, se lució con los palos Iván García. Pablo Aguado se lo sacó a los medios pero al animal le costaba tomar la muleta. El sevillano, a base de insistir, solo pudo dejar algunos momentos de interés, en una faena de recorrer mucha plaza, acabando en toriles.

La plaza registró casi un lleno, dentro del aforo permitido, en tarde entoldada y de agradable temperatura. Al finalizar el paseíllo, se guardó un minuto de silencio, y sonaron los himnos nacionales y de Palencia con motivo de la festividad de San Antolín, patrón de la capital.

FICHA DEL FESTEJO: Se han lidiado toros de Zalduendo, el tercero como sobrero, correctos de presencia, de juego deslucido, descastados y justos de fuerza. Dentro del conjunto destacaron el primero, de gran clase y recorrido, y el segundo, con transmisión y fondo en la embestida.

Emilio de Justo, de tabaco y oro, media estocada (oreja), y estocada entera trasera y tendida (oreja).

Roca Rey, de catafalco y oro, estocada caída (dos orejas), más de media estocada tendida (oreja).

Pablo Aguado, de esmeralda y oro, cuatro pinchazos (silencio) y estocada (oreja).