Marejada en el pacto PP-Ciudadanos en Castilla y León

La formación naranja marca distancia con los populares al abstenerse con la retirada de la reforma sanitaria de Verónica Casado, impulsada por el PSOE y apoyada por los populares

Celebración del Pleno en las Cortes de Castilla y León
Celebración del Pleno en las Cortes de Castilla y Leónmir_icalAgencia ICAL

El Grupo Parlamentario de Ciudadanos en las Cortes de Castilla y León ha marcado este martes distancia con el Grupo Popular con su abstención en la votación desarrollada en el Pleno sobre la propuesta del PSOE que pide la retirada de la reforma sanitaria impulsada por la consejera de Sanidad, Verónica Casado, y han plasmado así el malestar expresado desde ayer.

La votación de la iniciativa, cuya propuesta concreta es “retirar el plan de reestructuración de la atención primaria en el medio rural y garantizar de una vez por todas la consulta médica y de enfermería presencial en todos los consultorios y centros de salud de la red de atención primaria de Castilla y León, como mínimo con la frecuencia establecida por ley”, ha acabado con 70 votos a favor -PSOE, PP, Podemos, UPL, Por Ávila, Vox y la procuradora no adscrita- y la abstención de los 11 procuradores de Cs.

Pese a que inicialmente parecía que ambos partidos iban a votar favorablemente la iniciativa, pese a compartir las críticas hacia los socialistas por su uso “partidista” de los problemas sanitarios, finalmente Cs se ha abstenido.

Una proposición no de Ley, que fue defendida por el portavoz socialista Luis Tudanca, y que recibía el respaldo del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, señalando que su partido iba a votar a su favor, al menos en el punto de la presencialidad de los médicos en el medio rural. Además tanto el presidente de la Junta como el líder de oposición mantendrán un encuentro para hablar de ello este mediodía, en una cita en la que nos estará presente ni el vicepresidente Francisco Igea ni la consejera de Sanidad, Verónica Casado, quien es la máxima responsable de la cartera de Sanidad en esta Comunidad.

Una situación que ha generado malestar entre las filas de Ciudadanos, a través del propio Igea, que ayer tildaba como “vergüenza” la política sanitaria que se realiza tanto en Castilla y León como en España, a la vez que agradecía el trabajo realizado hasta la fecha por su compañera Verónica Casado.

Los portavoces del PP, Alejandro Vázquez, y de Cs, José Ignacio Delgado, han criticado la posición del PSOE, en el que observan un uso de los problemas sanitarios para fines partidistas, pero han asumido que una reforma de la atención primaria que ven imprescindible necesita de una búsqueda de acuerdo que les lleva a apoyar la iniciativa, a pesar de que no reconocen la existencia de ese plan del que habla.

Vázquez (PP) ha considerado que la redacción de la propuesta socialista es “un nuevo ejemplo de manipulación” y ha defendido el trabajo de los últimos 30 años por parte de los gobiernos autonómicos para desplegar la red de consultorios y centros de salud más amplia del país, a la vez que ha criticado que el PSOE ejerza una “oposición destructiva” y sin propuestas, como en su opinión ejemplifica este texto de un único punto sobre la retirada.