Coronavirus

Cuatro provincias siguen aún en riesgo alto

Ávila es la provincia con mayor incidencia, 181 casos por cada cien mil habitantes a catorce días, mientras la media en Castilla y León cae once puntos en 24 horas y se sitúa en los 142

Tradicional mercadillo de frutas y verduras de los viernes, ubicado en la plaza del Mercado Chico, de Ávila
Tradicional mercadillo de frutas y verduras de los viernes, ubicado en la plaza del Mercado Chico, de Ávila FOTO: Ricardo Munoz Martin Ical

Poco a poco, quizás más lento de lo deseado, Castilla y León sigue mejorando cada día que paso su situación epidemiológica, tanto en contagios (234 este miércoles, que suponen 285 menos que hace una semana), como en incidencia acumulada y hospitalizaciones por coronavirus.

En cuanto a la incidencia a catorce días en la Región, en las últimas 24 horas ha descendido en once puntos respecto ayer, y se ha situado en 142 casos por cada cien mil habitantes, lo que supone estar en riesgo medio al bajar de los 150 que es donde se encuentra el límite establecido para el nivel de riesgo alto, en el que se encuentran aún cuatro provincias de la Comunidad como son Ávila, Salamanca, Burgos y Valladolid, y por ese orden de peor situación a mejor.

De hecho, la provincia abulense es la que pero incidencia acumula a catorce días, con 181,40 casos, seguida de Salamanca, con 181,32; Burgos, con 165,25 y Valladolid, con 164,03, todas ellas todavía en nivel de riesgo alto, según los datos extraídos del Portal de Transparencia de la Junta consultados por este periódico.

Por el contrario, León y Palencia, con 83 y 106 positivos por cada cien mil habitantes a dos semanas, son las provincias que mejores datos epidemiológicos presentan este miércoles, donde han anotado 18 y 11 contagios también.

En cuanto a la incidencia acumulada a una semana, la media en la Comunidad se sitúa en los 52,19 casos por cada cien mil habitantes, con Burgos como provincia con peor dato (73,82), seguida de Salamanca (65,60) y Ávila (65,33). León, nuevamente, es la provincia que mejor dato presenta de incidencia a siete días (31,11), seguida de Segovia, con 34,53 casos.

En lo que se refiere el índice de reproducción del virus, este sigue bajando también y se coloca en 0,73, muy por debajo ya del uno que es el que se ha establecido como límite para empezar a preocuparse ante un avance descontrolado del virus.

En cuanto a la presión hospitalaria, las noticias que llegan son también positivas, aunque el descenso de pacientes ingresados también sigue siendo muy lento. Así, en estos momentos hay 267 hospitalizados enfermos de coronavirus, catorce menos que hace 24 horas cuando había 281 hospitalizados, mientras que en las unidades de cuidados intensivos (UCI) hay actualmente 61 pacientes luchando por su vida, uno más que ayer, y dos más que hace una semana, y 206 se encuentran en planta.

El único indicador negativo en Castilla y León en estos momentos es el de la incidencia a dos semanas por 100.000 habitantes en mayores de 65 años, que se mantiene en nivel extremo, con 157 casos (157 ayer y 161 el domingo),aunque a una semana la incidencia está en nivel alto con 61,2, un punto más que el martes.

Unos datos esperanzadores que ponen de manifiesto que Castilla y León sigue progresando adecuadamente en su particular lucha contra el coronavirus, en un momento delicado también por cuanto la vacunación se ha estancado, aunque hay más de 1,8 millones de personas ya con la pauta completa y más de 3,6 millones con al menos una dosis administrada, y cuando hay varias ciudades importantes como Valladolid, Salamanca, Aranda de Duero o Ponferrada que se encuentran en fiestas patronales.