Coronavirus

La reordenación de la Atención Primaria sigue adelante y no supondrá el cierre de consultorios en Castilla y León

Casado dice que tiene el aval de Mañueco, ve «absoluta complicidad» con las diputaciones aunque algunas creen que la reunión de hoy ha llegado tarde y piden más consenso y profesionales

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, y el vicepresidente Igea se reúnen con los presidentes de las diputaciones provinciales
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, y el vicepresidente Igea se reúnen con los presidentes de las diputaciones provincialesLeticia P�rezAgencia ICAL

En plena crisis política y social por el futuro de la Sanidad pública en Castilla y León, acrecentada en la última semana después de que el PP apoyará una iniciativa parlamentaria del PSOE que pedía retirar el plan de reordenación de la Atención Primaria, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, se reunía esta tarde del lunes con los presidentes de las nueve diputaciones para abordar la situación de cada provincia y buscar fórmulas que consigan una atención sanitaria eficaz y autosuficiente en los pueblos de la Región.

Un encuentro en el que la consejera planteaba la necesidad de reordenar y reforzar la atención sanitaria en el medio rural, y donde aseguraba, contundente, que la estrategia de reordenación de la Atención Primaria sigue adelante y, además, con el aval del presidente Fernández Mañueco, por lo que asegura que no se siente desautorizada por él, como se ha llegado a decir desde la oposición. La consejera insistía en que en esta reordenación no se va a cerrar ningún consultorio local y que tampoco se va a aprobar un traslado de médicos del medio rural al urbano.

También reiteraba que la apuesta es asegurar que todo ciudadano tenga médico y enfermera asignados, aumentar la inversión hasta conseguir el 20 por ciento del presupuesto dedicado a la Atención Primaria, y crear más de 1.500 puestos de trabajo en el sistema sanitario, además de modernizar los Puntos de Atención Continuada y garantizar la equidad en zonas despobladas. Asimismo, apuntaba que el problema es de oferta y demanda en varias especialidades, sobre todo Médico de Familia, y que afecta a toda España y no solo a Castilla y León.

Sus propuestas plantean la modificación del mapa sanitario -entrezona-, la redistribución de la población entre profesionales, así como de las tareas de los profesionales, para lo que se propone la presencia de fisioterapeutas o trabajadores sociales.

“Queremos una Atención Primaria muy potente” en Castilla y León, en paralelo con la estrategia nacional que el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud abordará a finales de mes”, destacaba, a la vez que ponía en valor la “buena salud” de la Atención Primaria en España frente a las críticas y la dotación de médicos en el medio rural de la Comunidad, con uno por cada 900 habitantes cuando la media en el país es de 1.315 tarjetas por profesional.

Respecto a la relación con las diputaciones, que se han quejado en los últimos días del denominado como Plan Aliste, la consejera apuntaba que es de «absoluta complicidad». También el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, participaba en este encuentro, y destacaba que la reunión con los presidentes de Diputacion, Gerentes y Delegados territoriales de la junta para afrontar la reorganización y el refuerzo de nuestra atención primaria ha sido “excelente” y daba las gracias a todos por el buen ambiente y la disposición a colaborar en esta tarea.

Si bien, algunos presidentes de estas instituciones provinciales se han mostrado bastante críticos. Es el caso de Conrado Íscar, de Valladolid, para quien la reunión ha llegado tarde y no ha servido para nada, y ha pedido más consenso con los alcaldes, diputaciones y grupos políticos y evitar «ocurrencias unilaterales». La presidenta de la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP) y también de la Diputación de Palencia, Ángeles Armisén, por su parte, demandaba a Casado retomar la presencialidad y dotar a los pueblos de profesionales suficientes para poder prestar una buena atención sanitaria. Algunas de las críticas también han llegado desde Ciudadanos, ya que el responsable de la institución provincial de Zamora, Francisco José Requejo, de esta formación, ha reconocido que la cita previa no ha salido como se esperaba en una provincia como la zamorana, tan dispersa en lo poblacional.

Además, y tras ser preguntada por una posible dimisión de su puesto por este nuevo giro, Casado afirmaba que no le parece serio después de una legislatura de gran trabajo que se ha visto afectado por la pandemia.

“Estamos en una carrera contrarreloj”, decía Verónica Casado, mientras apostaba por actuar ya y no relegar los problemas que ya no son aplazables, fruto de la edad avanzada de los profesionales, la falta de sanitarios y de una reordenación que, recordaba, es necesaria ya que se mantiene desde los años 80.

Finalmente, avanzaba que el 21 de septiembre mantendrá un encuentro con los consejeros de Sanidad de Aragón y Castilla-La Mancha, ambos socialistas, para analizar el impacto de la despoblación en este ámbito.