Castilla y León impulsa un proyecto pionero de investigación para la inspección técnica de edificios históricos

Cuatro empresas de la Comunidad lo ponen en marcha

Presentación del Proyecto Itehis, promovido por cuatro empresas de Castilla y León
Presentación del Proyecto Itehis, promovido por cuatro empresas de Castilla y LeónJL LealAgencia ICAL

Tres empresas del sector del patrimonio en Castilla y León, concretamente, Trisca, de Valladolid; Alteisa, de Zamora, y Acitores, de Torquemada (Palencia) y el centro tecnológico Cartif, de Boecillo (Valladolid), participan en el proyecto de investigación “Itehis”, cuyo objetivo es crear una metodología específica para la inspección técnica de edificios históricos, tanto de uso público como privado.

El proyecto determina una calificación para el edificio analizado que va desde ‘excelente’ hasta ‘desfavorable’, pasando por los grados de ‘apto’, ‘apto con deficiencias leves’ y ‘no apto’, para “priorizar objetivamente” los recursos que se destinen a su conservación. “Es uno de los proyectos más originales y novedosos que presentamos desde la Junta de Castilla y León y dentro de todas las actuaciones que llevamos en relación con el patrimonio en esta provincia. Además, me parece muy interesante para el patrimonio”, afirmó la delegada territorial de la Junta en Zamora, Clara San Damián.

“Precisamente, la semana pasada, la Junta declaró BIC uno de nuestros templos más emblemáticos de la provincia, en Villanueva del Campo, una muestra más del compromiso de la Junta y de la Consejería de Cultura con el patrimonio artístico y cultural y arquitectónico que tenemos, no solamente como patrimonio, sino también como un recurso económico”, añadió.

Clara San Damián hizo estas declaraciones en la Catedral de Zamora, donde se presentó el proyecto. El acto contó también con la presencia del delegado diocesano para el Patrimonio y la Cultura, José Ángel Rivera, y de los responsables de las empresas y entidades participantes.

“En ese marco de protección de nuestro patrimonio, nace este proyecto, que está avalado y subvencionado por la Junta de Castilla y León, que subvenciona la redacción del proyecto en base al cual se va a llevar la inspección de los edificios”, indicó, en referencia a la partida de 155.000 euros destinada a tal efecto, informa Ical.

La delegada territorial de la Junta recordó que el origen del proyecto está relacionado con la Catedral de Notre Dame, en París. “Cuando las administraciones públicas se dan cuenta de la importancia que tiene mantener al día la estabilidad, el buen mantenimiento de los edificios antiguos. Y nosotros, por suerte, tenemos muchos pero también hemos de procurar que se mantengan en buen estado. De esa desgracia que sucedió con Notre Dame surge la idea de que la Junta promueva la revisión de los edificios más emblemáticos de la provincia de Zamora”, apuntó.

“En una región como Castilla y León, con esta riqueza cultural y patrimonial, van a ser muchos los que van a poder optar a esta inspección, teniendo en cuenta la necesidad de tenerlos en buen estado. Mejorar la calidad de la edificación va a ser el objetivo deseable para este proyecto y se trata de conseguir las mejores condiciones de seguridad y habitabilidad”, expuso.

La inspección propuesta por Itehis contempla nueve aspectos que pueden considerarse de forma conjunta o individual, concretamente, adecuación de la documentación, cimentación y estructura, fachadas y cubiertas, estanqueidad y biodegradación, instalaciones, bienes muebles; seguridad, salubridad y ornato, accesibilidad y comportamiento funcional del edificio. Todos ellos están cohesionados por el paradigma internacional BIM (Building Information Modelling) para cumplir con la Directiva 2014/24/EU, de obligado cumplimiento en contratación pública, contribuyéndose decididamente a su particularización para edificación histórica.

“Técnicamente, Itehis es un proyecto destinado a tener una metodología sistemática y reglada que persigue la inspección técnica de edificación histórica. Para ello, vamos a usar las técnicas, las tecnologías y las prácticas digitales más eficaces que existan en este momento”, señaló el responsable del área de Patrimonio Culural en Cartif, Pedro Martín.

“Vamos a dar soluciones del siglo XXI. Vamos a calificar, en función de la inspección, a los edificios históricos en cinco posibles niveles, que nos van a permitir optimizar los recursos para garantizar la correcta conservación de nuestros edificios históricos”, añadió.

Pedro Martín anotó que se inspeccionará si los planos existentes se adecuan a la realidad propia del edificio o tienen que modificarse. “Vamos a ir así hasta verificar, incluso, su comportamiento funcional, es decir, si en edificios avanzados, que pudieran tener, incluso, instalaciones domóticas, ver cómo están, pasando por la vigilancia de sus instalaciones eléctricas, de iluminación, sonido, cimentación, estructura, fachadas, cubiertas, seguridad, salubridad, ornato público, biodegradación y accesibilidad”, enumeró.