La economía social como medio para luchar contra la despoblación

El CESCyL subraya en Burgos que las instituciones deben apoyar a todas las entidades del tercer sector

El Consejo Económico y Social de Castilla y León (CESCyL) celebra la jornada ''Economía social. Empresas y retos'''', con la participación del presidente de CERMI Castilla y León, Juan Pérez, la delegada de Cruz Roja en Castilla y León, Eva Fernández, y el delegado de la ONCE en Castilla y León, Ismael Pérez; y como moderador el director general del Servicio de Atención a Personas con Discapacidad de la Comunidad de Madrid, Ignacio Tremiño
El Consejo Económico y Social de Castilla y León (CESCyL) celebra la jornada ''Economía social. Empresas y retos'''', con la participación del presidente de CERMI Castilla y León, Juan Pérez, la delegada de Cruz Roja en Castilla y León, Eva Fernández, y el delegado de la ONCE en Castilla y León, Ismael Pérez; y como moderador el director general del Servicio de Atención a Personas con Discapacidad de la Comunidad de Madrid, Ignacio Tremiño FOTO: Ricardo Ordóñez/Ical Agencia ICAL

La economía social debe ser clave para luchar contra la despoblación. Así lo ha defendido el Consejo Económico y Social de Castilla y León (CESCyL), durante una jornada celebrada en Burgos, donde han subrayado que existen sectores emergentes que se encuentran para “apoyar a las personas que más lo necesitan”, así como a aquellas quye tengan más dificultades para el acceso al empleo.

Una jornada que contó con la presencia del presidente de Cermi Castilla y León, Juan Pérez; la delegada de Cruz Roja en Castilla y León, Eva Fernández; el delegado de la ONCE en Castilla y León, Ismael Pérez, siendo moderador el director general del Servicio de Atención a Personas con Discapacidad en Madrid, Ignacio Tremiño.

Eva Fernández destacaba que “es la oportunidad de que hagamos que los mercados sean inclusivos y no dejen a nadie atrás”, haciendo referencia a los sectores emergentes que pueden servir de ayuda a aquellos que más lo necesitan. En este sentido señaló que están trabajando mucho en la economía de cuidados, asegurando que en Castilla y León hay una “oportunidad” para el desarrollo productivo, dado que estos cuidados se producen “fundamentalmente” en el medio rural. “Ahí es donde tenemos que apostar y llevar nuestras políticas de empleo, y llevar nuestros proyectos al mundo rural, que lo necesita”, agregó.

En este punto, el presidente del CES, Enrique Cabero, recordaba que los expertos hablan ya de un nuevo tercer sector, que además de prestar la actividad ordinaria vinculada a la promoción de los derechos y libertades, de la igualdad efectiva , ha dado el paso también de adoptar la iniciativa empresarial. “Esta es una gran ocasión para la transformación de la economía, y en definitiva para crear una nueva cohesión social que dé respuesta a retos tan importantes como es el reto demográfico”. Un aspecto que buscan resaltar en esta jornada, destacando la “oportunidad” que ofrece una economía social “bien construida, solidaria y bien pensada” para la prestación de servicios “con calidad, formación y empleo estable”.

“No se entiende hoy en día la economía pura y dura, sin la participación de las entidades del tercer sector, que son las que generan esa riqueza y que además generan esa calidad en el empleo para aquellas personas que son las más vulnerables”, añadió al respecto el director general del Servicio Atención a Personas con Discapacidad en la Comunidad de Madrid, Ignacio Tremiño, haciendo alusión no solo a las personas con discapacidad, sino también a todas aquellas que tienen más dificultades de incorporarse al mundo laboral.

El presidente de CERMI Castilla y León puso en valor los centros especiales de empleo que existen en la Comunidad, recordando que en ellas existe el segundo centro especial de empleo mayor que hay en España , por número de personas trabajando. “Las organizaciones del ámbito social nos hemos dado cuenta de que la economía social es una parte importante de nuestra actividad”, añadió, señalando que la diferencia entre la economía social y la empresa normalizada, es que esta última intenta “maximizar sus beneficios como objetivo fundamental”, mientras que la economía social tiene un beneficio “básicamente social”