Rocío Lucas apuesta por “eliminar” la tasa de reposición para rejuvenecer las plantillas en el ámbito universitario

La consejera de Educación destaca el “ambiente favorable” durante un inicio de curso con “muy pocas aulas en cuarentena” en Castilla y León

La consejera de Educación, Rocío Lucas, participa, junto al rector de la USAL, Ricardo Rivero, en la presentación del libro "El bosque de la Economía" de Esther del Brío
La consejera de Educación, Rocío Lucas, participa, junto al rector de la USAL, Ricardo Rivero, en la presentación del libro "El bosque de la Economía" de Esther del Brío FOTO: David Arranz www.davidarranz.com Agencia ICAL

La consejera de Educación, Rocío Lucas, reiteró su apuesta por “eliminar” la tasa de reposición del personal docente universitario con el objetivo “fundamental” de rejuvenecer las plantillas. Lucas reaccionó de este modo ante el anuncio del Ministerio de elevar dicha tasa al 120 por ciento, cuando hasta ahora estaba fijada en un 110.

Un avance que, aunque establece una limitación no deseada por la titular del área en Castilla y León, espera que, al menos, “se materialice ya en algo real”, tal y como explicó, durante la presentación del libro “El bosque de la economía” de la profesora de la Universidad de Salamanca (USAL) Esther del Brío . En referencia al Gobierno de España, la consejera aseguró lamentó estar acostumbrada a que “haya anuncios que luego difícilmente se plasman en hecho reales”.

Por otra parte, Rocío Lucas destacó el “ambiente favorable” que se respira en las aulas de Castilla y León durante este inicio de curso en el que se han tenido que poner “muy pocas aulas en cuarentena”.

“Todos podemos observar cómo se está comportando la incidencia epidemiológica en la aulas”, manifestó la consejera antes los medios de comunicación, recordando que su apuesta fue “ambiciosa” para dar seguridad en este curso y el planteamiento al inicio de la clases fue “muy similar” a hace un año.

Según la consejera, las pocas aulas que se están poniendo en cuarentena corresponden a grupos de edades muy tempranas que “casi no llevan mascarilla en el recreo” y, además, consideró que “los positivos, seguramente, vienen de fuera del entorno educativo”. Lucas insistió en que el ambiente es ahora “más favorable” aunque aseguró que los responsables educativos siguen manteniendo “la prudencia”, aunque también “la confianza en el sistema”.

Educación financiera

Por último, la responsable regional de la cartera de Educación señaló la importancia de la educación financiera a edades tempranas mediante un lenguaje “sencillo, divertido y entendible”.

“Es un proyecto muy positivo que se enmarca dentro de las iniciativas que desde la Consejería de Educación estamos realizando para potenciar la educación económica y financiera”, manifestó la consejera antes del inicio del acto. Para Rocío Lucas, “es importante que lo niños se conciencien desde pequeños de que el uso del dinero tiene que ser algo ético”. Así, subrayó que el proyecto de Del Brío también destaca que el dinero es “para uso propio”, pero también “para el beneficio de los demás”, de modo que contiene “valores éticos” en el conocimiento de la educación financiera.

Según recordó la consejera de Educación, la OCDE y la Unión Europea exigen a las comunidades autónomas desde la crisis de 2008 que los escolares accedan a conocimientos financieras. De hecho, Lucas destacó que el Informe Pisa ubicó a Castilla y León en el quinto lugar “a nivel mundial” en estas competencias. “Estos proyectos demuestran que las iniciativas de la Junta de Castilla y León potenciando el estudio de la economía a edades tempranas con un lenguaje entendible y fácil es positivo y fomenta también la excelencia en el ámbito educativo”, resumió.

Sobre el futuro de la economía financiera en el temario de los escolares, la consejera recordó que Castilla y León es una comunidad “pionera” en este ámbito, según los parámetros de Pisa. “No nos conformamos. “Estamos continuamente lanzando proyectos de economía financiera a edades tempranas. Pisa evalúa a los 15 años, pero estamos inculcando valores desde antes. Es necesario conocer cómo funciona el mundo de las finanzas, porque prácticamente todo en la vida tiene su enfoque económico, finalizó la titular de Educación.

Por su parte, la autora del libro, Esther del Brío, se mostró encantada por la respuesta institucional ante la presentación de la obra. Según explicó, el proyecto se remonta al curso 2013-2014, cuando se probaron los contenidos en varios centros de Castilla y León, pero su carrera política como parlamentaria por Salamanca lo detuvo estos años. “Nació con la crisis financiera de 2008 y hemos dado el salto a la crisis actual, que no es financiera, pero lógicamente tiene un impacto económico muy importante”, valoró.

Asimismo, agradeció su trabajo a la ilustradora encargada de realizar los “dibujos maravillosos”, Virginia González, como última fase antes del lanzamiento de la obra. Además, valoró la presencia del sector privado, de la mano de Caja Rural de Salamanca, ya que “las entidades financieras tienen una responsabilidad en la educación”, por lo que agradeció su participación a una entidad que “siempre ha dado la cara”.

Según explicó Esther del Brío, el proyecto combina la educación financiera con la lecto-escritura. “Tiene un cuento para cada una de las letras del abecedario y cada letra es, a su vez, un término económico. La ‘A’ de ahorro, la ‘B’ de barco, la ‘C’ de cajero automático…”, ejemplificó. Además, persigue ilustrar a los más pequeños en algunos conceptos básicos, como “el coyote José, que busca tesoros, y demuestra el valor del patrimonio”.

El libro está pensado para niños de tres a diez años. “Es de forma muy sencilla, nadie tiene que asustarse pensando que es un libreo de ecuaciones, sino que está directamente vinculado con la lecto-escritura y con los cuentos”, matizó la profesora. Además, incorpora un diccionario de apoyo y, próximamente, habrá contenidos de apoyo para decentes en la web.

La presentación de la obra, realizada en el Salón de Grados de la Facultad de Ciencias Sociales, en el edificio FES del Campus Unamuno, estuvo presidida por el rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, quien manifestó que el propósito educativo de la obra de la profesora Del Brío es “fundamental para las generaciones que han de garantizar la sostenibilidad del país en el futuro”.

Por su parte, la directora de Caja Rural de Salamanca, Isabel Martín Alija, reconoció que, por su profesión y experiencia, puede atestiguar “lo importante que es la educación financiera como un mecanismo de libertad que nos permite anteponer los objetivos a las limitaciones”. Según destacó, eso no se consigue “en un momento”, así que “cuanto más jóvenes sean los receptores de esta educación mejor se les quedarán los conceptos”.

Finalmente, la concejala de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Salamanca, Miryam Rodríguez, quien también es tercera teniente de alcalde en el Consistorio reconoció que tras pensar que se trataba de un proyecto “demasiado ambiciosos”, comprendió que “la economía está en todas las facetas de la vida” y que el libro hace comprensibles a los niños “conceptos que los adultos damos por hecho”.