Detenidos cuatro menores en Salamanca por encañonar y robar a una mujer con una pistola de juguete

Los jóvenes fueron interceptados por un agente fuera de servicio

Un agente de la Policía Nacional fuera de servicio detuvo a los agresores
Un agente de la Policía Nacional fuera de servicio detuvo a los agresores FOTO: Manuel Ángel Laya Europa Press

Un agente de Policía Nacional fuera de servicio detuvo a un grupo de cuatro jóvenes que encañonaron a una mujer con una pistola de juguete para robarle todo el dinero. Los jóvenes están acusados de un delito de robo con violencia e intimidación en grado de tentativa.

Según el relato policial conocido este lunes, los menores abordaron a una mujer y la apuntaron con una pistola a la altura del pecho para intentar que les entregase dinero en efectivo. Ante los gritos de la mujer, los jóvenes emprendieron la huida.

El agente de paisano logró detener primero a uno de ellos y después a los otros tres. Tras proceder a su identificación, les intervino durante el cacheo dos pistolas de tipo ‘airsoft’, habilitadas para disparar pequeños proyectiles circulares de plástico, conocidas popularmente como pistolas de bolas.

Una vez que la mujer les reconoció como autores de los hechos, fueron detenidos en el acto. Y tras informar de los hechos a padres y tutores, y una vez practicadas las diligencias correspondientes, pasaron a disposición de la Fiscalía de Menores.

Rescate de un conductor en Burgos

Por otra parte, una patrulla de la Guardia Civil del Subsector de Tráfico de Burgos rescató a un conductor de 44 años de edad que quedó atrapado en el interior de su vehículo sin poder salir, tras sufrir un accidente de circulación por salida de vía y volcar, permaneciendo en posición final sobre el techo con las cuatro ruedas hacia arriba y en el interior del cauce del Río Ubierna, en el término municipal de Merindad de Río Ubierna (Burgos).

Los hechos ocurrieron pasadas las 19 horas del pasado sábado, 27 de noviembre, en la carretera N-623, término municipal de Merindad de Río Ubierna. Una patrulla de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil del Subsector de Burgos, era comisionada al kilómetro 20,500 donde al parecer el propio sistema automatizado de un vehículo había enviado una llamada Inteligente de Emergencia a una centralita, supuestamente al haber sufrido una accidente de circulación, y ésta a su vez a la Central de Servicios del Subsector de la Guardia Civil de Tráfico de Burgos.

Al llegar, los agentes lograron encontrar entre la nieve indicios de la ocurrencia de un accidente de circulación, para a continuación comprobar cómo un vehículo se encontraba volcado en el interior del cauce del Río Ubierna, apoyado el techo dentro del cauce y con las ruedas hacia arriba; el agua inundaba prácticamente todo el habitáculo.

Al acercarse escucharon una voz dentro por lo que se metieron en el río e intentaron sin éxito abrir la puerta delantera para sacar a la persona, que resultó ser el conductor y único ocupante; sin embargo los guardias civiles sí pudieron forzar una de las posteriores y por un hueco introducirse uno de ellos y acceder al habitáculo para a continuación rescatarle.

Tras una primera valoración del accidentado, que presentaba cansancio y una severa hipotermia, y al objeto de acortar los tiempos de respuesta de la ambulancia por el estado de carreteras debido al temporal de nieve, al no apreciar lesiones que aconsejaran su inmovilización, fue asistido en primera instancia por los agentes, facilitándole ropa seca de abrigo, para a continuación, ser trasladado de urgencia en el vehículo oficial al Hospital Universitario de Burgos (HUBU). De no haber sido por el sistema de emergencia del vehículo y por la rápida y eficaz respuesta de la patrulla, seguramente el resultado final podría haber sido otro muy diferente, según indicaron hoy fuentes de la Subdelegación del Gobierno.