Sanidad se arma desde la transparencia para decidir “sin demagogia”

Castilla y León pone en marcha “Bision”, una gran base de datos sobre la actividad y la estructura del sistema para abordar las reformas que necesite

El vicepresidente Francisco Igea, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, presentan los nuevos indicadores y recursos del Observatorio del Sistema de Salud de Castilla y León
El vicepresidente Francisco Igea, y la consejera de Sanidad, Verónica Casado, presentan los nuevos indicadores y recursos del Observatorio del Sistema de Salud de Castilla y León FOTO: Rubén cacho Agencia ICAL

Conocer la actividad de cada uno de los 3.600 consultorios locales, de los centros de salud, la actividad de cada médico de familia, pediatra o enfermera, o de las urgencias ya es posible en Castilla y León. Y lo es a través de “Bision”, una nueva herramienta de exploración de datos que ayudará a la Junta a poder gestionar el sistema público de Sanidad “sin demagogia”, en palabras del vicepresidente Francisco Igea.

El también portavoz de la Junta presentaba junto a la consejera de Sanidad, Verónica Casado, y el director general de Sistema de Información, Calidad y Prestación Farmacéutica, José Ramón Garmendia, los nuevos indicadores y recursos del Observatorio del Sistema de Salud de Castilla y León, en el que se incluye esta herramienta, con la que la Consejería podrá conocer el rendimiento, el funcionamiento actua y la eficiencia del sistema sanitario, en pleno debate político.

“Es una herramienta para saber dónde estamos, que está fallando, dónde hay más problemas en la lista de espera, o en las consultas, o como el sistema de cada hospital o centro de urgencias, para poder ayudar en la toma de decisiones objetivas”, destacaba Igea.

Casado, por su parte, explicaba que estas herramientas de transparencia además de ayudar en la gestión sirven para investigación sanitaria o formación de especialidades, ya que permite tener una foto de los procesos, estructura y resultados y saber el qué, quién y cómo de cada momento y en qué áreas se puede mejorar.

La incorporación de nuevos conjuntos de datos abiertos en el Observatorio, dentro del Portal de Salud de Castilla y León, se refieren a la actividad de medicina de familia, pediatría y enfermería detallada por zonas básicas de salud y consultorios; altas hospitalarias con diagnóstico de ictus, de infarto agudo de miocardio y de fractura de cadera; población de referencia y urgencias hospitalarias atendidas.

Además, los conjuntos de datos se encuentran dentro del apartado del Observatorio del Sistema de Salud, en un nuevo enlace que mostrará varios conjuntos de datos abiertos, segmentados por años -referidos a los años 2020 y 2021- y disponibles en ficheros reutilizables que se actualizarán al inicio de cada mes.

El nuevo repositorio de datos abiertos ofrece, con el ejemplo de Medicina de Familia y Comunitaria, el número de consultas totales, presenciales, no presenciales y en domicilio, desglosando por fecha, consultorio, zona básica de salud, área, provincia y sexo.

Al acceder a la sección de urgencias hospitalarias, el Portal de Salud de Castilla y León ofrece un conjunto de datos centrado en la fecha de atención, hora, nivel de triaje, zona básica de salud, ámbito de procedencia, hospital, área y provincia, y usa como fuente las bases los sistemas de gestión de pacientes, así como la Base de datos de Usuarios y Tarjeta Sanitaria de Sacyl.

Otro apartado es el relativo a las altas hospitalarias con diagnóstico de infarto agudo de miocardio (IAM), que ofrece información del número de ingresos por hospital con diagnóstico principal al alta de IAM.

Esta información se une a la ya disponible hace tiempo sobre Atención Primaria, Atención Hospitalaria y Emergencias Sanitarias en cuanto a recursos, distribución en el territorio, actividad o número de profesionales.

El director general de Sistemas de Información destacaba que Castilla y León publicaba ya 73 conjuntos de datos, porque con la pandemia del COVID se le dio un gran impulso, puesto que de ellos más de 60 están relacionados con el coronavirus y una decena con indicadores salud pública. Además, es la primera vez que se publican datos abiertos sobre actividad sanitaria para su reutilización y análisis.

“Somos la primera comunidad que lo hace”, apuntaba el doctor Garmendia.

Se trata por tanto de facilitar la explotación automática de indicadores sanitarios dirigidos a los diferentes niveles de la estructura organizativa de Sacyl.

Sobre la base de la información que facilita este sistema se podrán desarrollar instrumentos de evaluación de la calidad del sistema sanitario en cuanto a estructura, proceso y resultados y, por otra parte, se podrá poner a disposición de los ciudadanos información relevante sobre el Sistema Público de Salud de Castilla y León.