El Casino de Salamanca acoge la presentación de “Elogio de la luz”, libro de fotografías de José Amador Martín

La obra ha sido editado por el Ayuntamiento y la Diputación salmantina

Alencart, Amador, Suárez, Álvarez y Castaño
Alencart, Amador, Suárez, Álvarez y Castaño FOTO: Ángel Holgado

El pasado jueves 2 de diciembre Casino de Salamanca acogió la presentación del libro de fotografías titulado ‘Salamanca, elogio de la luz’, nueva obra del notable fotógrafo salmantino José Amador Martín, la cual ha sido editada con el apoyo del Ayuntamiento y la Diputación de Salamanca.

Precisamente, en el acto celebrado con numeroso público admirador de este maestro de la imagen, intervinieron Ana Suárez Otero, primera teniente de alcalde del Ayuntamiento, así como Fernando Castaño, concejal de Turismo y Relaciones con las Universidades, quienes expresaron su plena satisfacción por la edición de unas fotografías que retratan el esplendor y belleza de la ciudad, además de detalles, rincones y otros espacios poco conocidos, hasta por los propios vecinos, señalaron.

La presentación también contó con intervenciones de Román Álvarez, catedrático jubilado de la Universidad de Salamanca, quien analizó de forma precisa las imágenes contenidas en el volumen. Luego correspondió su turno al poeta Alfredo Pérez Alencart, colaborador de La Razón y autor del pórtico, y quien resaltó que “José Amador Martín sale de caza a diario porque necesita de la calle y de los campos que rodean sus dominios. Salamanca es lugar de sus capturas, referencia ineludible de una obra que, desde lo local, se torna universal para ser deleite en la mirada de los propios vecinos y de gentes que residen en otras latitudes del planeta. Es evidente, también, que este poeta de la imagen y la palabra necesita de la Luz sin intermitencias: no se trata de encender y apagan una bombilla, o de rescatar unas sombras por medio de ciertos rayos luminosos. En su tránsito creativo la Luz baja por el tirabuzón de la fe y así no hay mala cosecha posible, porque su quehacer fotográfico y poético está pertrechado de esas excelencias que nada pretenden, salvo dejar constancia de una pasión anclada en el Amor. Personas y flores, estatuas y ventanas, puertas, cielos, aguas, arquitecturas y geometrías varias, frutas, nieblas, grafitis, árboles, perfiles de la ciudad amada… Todo confluye en Elogio de la luz, todo se completa en esta ofrenda de lo momentáneo absoluto, desde la savia legendaria de la piedra, cual identidad que nunca muda y se anuda a las raíces, hasta la belleza más insospechada que se atumulta para nuestro regocijo, ya capturados todos por la maestría que ejerce, sin ínfulas, José Amador Martín”.

Un momento de la presentación en el Casino
Un momento de la presentación en el Casino FOTO: Ángel Holgado

Finalmente, antes de la sesión de firma de ejemplares, el fotógrafo agradeció, emocionado todos los apoyos recibidos, tanto de las instituciones como de su propia familia, por haberle dado el tiempo y la comprensión para dedicarse retratar a Salamanca con esa pasión y sosiego que se necesita para lograr unas imágenes dignas. Y concluyó, diciendo “la Luz es la esencia de la imagen, el universo donde se manifiesta el espíritu creativo del fotógrafo, porque la imagen surge entre la intersección de la luz y la mirada. La luz permite la aparición de los objetos y la mirada fotográfica registra esta aparición momentánea, porque los objetos después vuelven a desaparecer”.

Un libro realmente admirable y no otro libro más de fotografías, es “Salamanca, elogio de la luz”.