La nieve ya afecta a una treintena de carreteras de Castilla y León

El temporal también obliga a embolsar camiones en la A-6

Vehículos circulan con dificultad por la carretera CL-505 en Ávila por la nieve caída en las últimas horas. EFE/ Raúl Sanchidrián
Vehículos circulan con dificultad por la carretera CL-505 en Ávila por la nieve caída en las últimas horas. EFE/ Raúl Sanchidrián FOTO: RAÚL SANCHIDRIÁN EFE

Varios tramos de más de 31 vías de alta capacidad y secundarias de Castilla y León están resultando afectadas por la nieve caída en las últimas horas en la Comunidad, mientras se ha comenzado a embolsar camiones y a activar lectores en la A-6, entre los kilómetros 42 y 110, debido a la afección que sobre el asfalto está teniendo la nieve.

Así lo informan la Delegación del Gobierno en Castilla y León y la Dirección General de Tráfico (DGT) en el último parte emitido a las 20.00 horas de este miércoles 8 de diciembre, que entre las vías de alta capacidad sitúan en el nivel amarillo, que prohíbe la circulación de camiones y articulados, a la AP-66 entre los kilómetros 83 y 141, en la localidad leonesa de Valverde de la Virgen.

Además marca en el nivel verde, transitable con precaución, varios tramos de la A-6 en Brazuelo y Vega de Valcarce, la A-15 en Medinaceli (Soria), y la A-52 en Lubián (Zamora).

Además de estas vías, la nieve también afectó de manera mucho más intensa a las carreteras BU-571 y BU-572, en los puertos de La Sía y Lunada (Burgos), y a la DSA-180 en la estación de esquí de La Covatilla, en la provincia de Salamanca, dado que se encuentran intransitables y cerradas por ello al tráfico.

En el nivel rojo, que prohíbe la circulación de camiones y articulados y obliga al resto de vehículos al uso de cadenas o neumáticos de invierno, se encuentran las carreteras BU-570 en La Sía y Estacas de Trueba, BU-571 en La Sía y CL-629 en Merindad de Montija (Burgos); N-621, N-625 y N-630 a su paso por los puertos de Pontón, San Glorio y Pajares (León); y la P-210 y la P-217 en Cervera de Pisuerga y Velilla del Río Carrión (Palencia).

También hay vías en la provincia de Burgos que se encuentran en el nivel de servicio amarillo de la DGT, lo que impide la circulación por ellas de camiones y articulados. Se trata de la N-623 en Valle de Sedano y la N-629 en el puerto de Los Tornos.

Por último, en el nivel verde, transitable con precaución, se sitúan también las vías secundarias CL-633 en Poza de la Sal y N-232 en Villarcayo (Burgos); la CL-626 y CL-627 en Guardo y Cervera de Pisuerga (Palencia); la CL-601 en Navacerrada (Segovia); y la N-111 tanto en Medinaceli como en Soria capital, la N-122 en Calatañazor y la N-234 en Abejar (Soria).

Accidente por hielo

Por otra parte, la A-52 está cortada al tráfico en el punto kilométrico 98, a la altura del término municipal de Padornelo, partido judicial de Puebla de Sanabria, en Zamora, porque un tractocamión se cruzó en la calzada, posiblemente por el hielo. La Delegación del Gobierno en Castilla y León informó de que este suceso provocó un accidente por alcance entre cuatro vehículos.

El tráfico se está desviando por la N-525. La Dirección General de Tráfico precisa que desde antes de las 18.00 horas, la circulación es difícil entre kilómetro 103 en Padronelo y el 91 en Requejo sentido decreciente.