Más de 7.000 empleos para Valladolid vinculados a la producción de autobuses eléctricos

La empresa india de automoción Switch Mobility va a instalar en la capital vallisoletana una planta y un centro de desarrollo

El consejero de Economía de la Junta de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo (izda.-dcha.), el CEO de Switch Mobility, Andy Palmer, la directora de Switch Mobility Europa, Eva Driessen, y el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, durante la presentación del proyecto de la nueva fábrica y centro tecnológico de Switch Mobility en Valladolid para la producción de autobuses eléctricos de nueva generación, este miércoles en Valladolid. EFE/Nacho Gallego
El consejero de Economía de la Junta de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo (izda.-dcha.), el CEO de Switch Mobility, Andy Palmer, la directora de Switch Mobility Europa, Eva Driessen, y el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, durante la presentación del proyecto de la nueva fábrica y centro tecnológico de Switch Mobility en Valladolid para la producción de autobuses eléctricos de nueva generación, este miércoles en Valladolid. EFE/Nacho Gallego FOTO: NACHO GALLEGO EFE

La empresa india de automoción Switch Mobility va a instalar en Valladolid una planta y un centro de desarrollo que a partir del mes que viene va a generar 2.000 puestos directos de trabajo y otros 5.000 indirectos dedicados a la producción de autobuses eléctricos, cuyos primeros vehículos empezarán a salir de la planta en el último trimestre de 2022.

Así lo ha anunciado el CEO de la empresa, Andy Palmer, quien asegura que ha elegido a Valladolid para asentar una planta de producción con una inversión inicial de 100 millones de euros de cara a producir autobuses cero emisiones para España y posteriormente también para el viejo continente. Además, ha confesado que pretenden “democratizar la movilidad de carbono cero”, con unos vehículos diseñados para ofrecer un coste de adquisición lo más bajo posible y con el uso de mejores baterías y tecnología digital. Y ha prometido que, además de producir vehículos cero emisiones, la intención de la empresa al asentarse en Valladolid es no contaminar en todas sus operaciones de producción de los mismos.

Por el momento se desconoce la ubicación de la planta y el centro de desarrollo, pero sí ha indicado Palmer que el 27 de enero se dará el pistoletazo de salida y se pondrá la primera piedra. La empresa estima la creación de 5.000 puestos indirectos para la cadena de suministro, y de los 2.000 directos ha detallado que requerirán personal cualificado y con las destrezas necesarias en el sector de la automoción.

El nivel de cualificación requerido será “alto” para la producción, que requiere de destrezas técnicas, y también para el centro de investigación y desarrollo, donde necesitan titulados e incluso doctores en ingeniería. Además ha indicado que participan de la cultura start up y necesitarán “gente con una mentalidad joven, gente abierta, con iniciativa, dispuesta a acoger los cambios y ser dinámicos”.

Por el momento ya hay seis personas contratadas y, aunque no quieren establecer ningún cupo de trabajadores locales, sí que ha indicado que la mayoría pueden proceder de Valladolid y el territorio cercano ya que han detectado “experiencia, cualificación y buenos centros y escuelas de ingeniería”.

Sobre la producción, que comenzará en el último trimestre del año que viene, ha estimado que en 2023 podría alcanzar su pico máximo dependiendo de la demanda del mercado español; posteriormente podría extenderse al resto de Europa e incluso Sudamérica y, a partir de esta fase, comenzar a producir también vehículos comerciales ligeros, lo que sería entorno al 2024 o 2025.

La primera fase del proyecto es por tanto la producción de autobuses G4 (cuarta generación), de 12 metros de longitud para uso urbano; la segunda fase contará con la producción de una generación superior; y la tercera fase incluirá los vehículos comerciales ligeros, informa Efe.

Cuestionado por los periodistas sobre la ubicación exacta de la planta o si podrá ocupar diversos lugares, Palmer no lo ha especificado, pero sí ha dicho que el emplazamiento está elegido y es “escalable” y puede incrementar su dimensión “en función de la ambición de los políticos locales, del interés de agilizar el proceso”.

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, ha recordado la primera reunión que mantuvo la empresa el pasado mes de abril con el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, y tras un “trabajo intenso” ha agradecido la “excelente decisión” de Switch.

También ha destacado que Castilla y León cuenta con más de 180 empresas en la cadena de suministros para el sector de la automoción y que la Junta promueve una economía basada en el apoyo a la empresa, la iniciativa empresarial y los impuestos bajos.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha confesado que es el momento “que cualquier responsable político se imagina, espera o sueña” porque ofrece “esperanza” para sus habitantes al afrontar un problema como el desempleo.

Asimismo, ha deseado a la empresa el mismo éxito de Michelin, que el próximo año cumple medio siglo en la ciudad, y el de Renault, que lleva más de 60 años, y ha augurado que será así porque “es una iniciativa que tiene garantizado el futuro, porque el futuro es el transporte colectivo y cero emisiones”.

Finalmente, ha explicado que el ayuntamiento recibe a la empresa con “máxima hospitalidad” y trabaja para ofrecerle espacios, garantías jurídicas y de seguridad, celeridad en los plazos, ventajas fiscales e interlocución con el Gobierno de España y con la Junta, a la que ha agradecido la presencia de dos consejeros (ha acudido además de Carriedo la consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo