Coronavirus

La tensión por la pandemia está detrás del “preocupante” aumento de las agresiones a sanitarios

Atención Primaria y mujeres acaparan la mayoría de las 444 agresiones a profesionales de la Sanidad que se han producido hasta octubre

La consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, da una rueda de prensa para informar sobre los datos de agresiones al personal sanitario, este miércoles en Valladolid.
La consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, da una rueda de prensa para informar sobre los datos de agresiones al personal sanitario, este miércoles en Valladolid. FOTO: José Castillo EFE

Las agresiones a personal sanitario en Castilla y León se han incrementado hasta octubre en un 35 por ciento. La atención primaria y las mujeres acaparan el grueso de las 444 agresiones que han sufrido los sanitarios de la Comunidad, con once profesionales agredidos en un centro de vacunación contra la covid, según los datos del Observatorio Regional, que ha dado a conocer este miércoles la consejera de Sanidad, Verónica Casado.

En total ha habido 404 incidentes con 444 agredidos, frente a las 329 del mismo periodo del 2020 y las 393 del 2019 o las 437 del 2018. “Son datos muy preocupantes”, advertía Casado, mientras recordaba que, además, el 83,78 por ciento de las agresiones han sido a mujeres, especialmente a las enfermeras, el género más afectado aunque sea mayoritario en el personal de la sanidad regional.

En seis de cada diez casos, los agresores han sido hombres, en su mayoría los acompañantes de los pacientes, y el 63,7 por ciento de las agresiones han sido en Atención Primaria, que la consejera ha reconocido que ha podido deberse a la “situación de malestar” porque los pacientes entendían “que no se les atendía igual que cuando no había pandemia”.

La consejera hacía referencia a uno de los casos, una agresión en la localidad vallisoletana de Renedo de Esgueva a un médico y un profesional de la enfermería, en la que el agresor ha sido condenado a un año de prisión.

Casado achacaba el incremento de las agresiones a la tensión vivida en los últimos meses, tanto por parte de los profesionales, como de la población en general, “que no han valorado la limitación de la actividad presencial como medida para garantizar la salud de profesionales y pacientes”.

“La pandemia tensionó todo el sistema público de salud, y en algunos centros los usuarios no aceptaron medidas de seguridad como la limitación de visitas, lo que provocó enfrentamientos y discrepancias con la realización de pruebas diagnósticas de covid”, explicaba.

Por otra parte, Casado se refería a las medidas de mejora, que pasan por volver a reactivar los espacios de respeto sanitarios, el manejo de situación complejas, la mejora en la comunicación, formar a los profesionales e incluso analizar como “colocar las consultas para poder salvarte”.

Según el lugar donde se han producido las agresiones, la Atención Primaria encabeza la estadística con 225 casos (138 en 2020), seguida de los hospitales, con 218 (190 el año pasado), y una más registrada en otros ámbitos (igual que en 2020).

El incremento de profesionales agredidos aumenta un 14,7 por ciento en los hospitales, frente a un 63 por ciento en los centros de salud y consultorios locales, mientras que por categorías, 162 de las agresiones las sufrieron los médicos, seguidas de 161 la enfermería, 48 los técnicos en cuidados auxiliares de enfermería, 30 los celadores, 37 personal administrativo y seis otro personal.

Otro dato revelado en el registro del Observatorio es que los meses de verano son los que registran más agresiones. Concretamente, 57 en junio, 82 en julio y 73 en agosto, seguidas de lejos por las 43 de septiembre.

Por áreas de salud, Burgos se sitúa en cabeza con 76, seguida de Valladolid Este (67), Valladolid Oeste (59), Salamanca (47), Ávila (44), Segovia (34), Zamora (32), León (31), Palencia (23), El Bierzo (22) y Soria (9).

Asimismo, las agresiones físicas han ascendido a 92, mientras que las verbales o gestuales han sumado 387.En cuanto al lugar donde se han producido esos 92 incidentes con daño físico, 54 lo han sido en unidades de Psiquiatría, por doce en Urgencias o siete en consultas externas.

La Consejería ha destacado como dato revelador que once trabajadores han sido agredidos este año en centros de vacunación COVID (cinco de ellos en el mismo incidente), mientras que 65 trabajadores refieren agresiones por vía telefónica o en consulta no presencial (15 en hospitales y 50 en Atención Primaria).

Las posibles causas desencadenantes se resumen en disconformidad con la atención recibida (36 por ciento del total de los incidentes, centradas en falta de información, problemas en la asistencia o en la citación), disconformidad con el trato recibido (8,5 por ciento), trastornos mentales (12,9 por ciento) o demandas del usuario (17,2 por ciento, que incluyen problemas relacionados con asistencia sin cita, exigencias de atención inmediata, de recetas, de bajas o de vacunación).