Concepción llama a la unidad de jueces, fiscales y letrados “frente a quienes quieren una Justicia débil”

El presidente del TSJ de Castilla y León apela a esta necesidad de permanecer juntos para recuperar el crédito perdido y servir más y mejor al ciudadano

Acto de imposición de la Cruz Distinguida de 1ª Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort al presidente de la Audiencia Provincial de Burgos, Mauricio Muñoz
Acto de imposición de la Cruz Distinguida de 1ª Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort al presidente de la Audiencia Provincial de Burgos, Mauricio Muñoz FOTO: Ricardo Ordoñez Agencia ICAL

El Palacio de Justicia de Burgos, sede del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, ha acogido este viernes un acto importante para la judicatura de esta Comunidad, como ha sido la entrega al presidente de la Audiencia Provincial de Burgos, Mauricio Muñoz, de la Medalla de Oro de la Orden de San Raimundo de Peñafort. Una condecoración civil española de relevancia que premia los méritos contraídos en la Administración de Justica, el cultivo y aplicación del estudio del derecho en todas sus ramas.

Un acontecimiento especial presidido por José Luis Concepción, presidente del Alto Tribunal de la Comunidad, que aprovechaba su intervención para llamar a la unidad de la judicatura, especialmente de los jueces, fiscales y letrados, en un momento complicado por los ataques y el descrédito al que se están viendo sometidos en los últimos tiempos, “para recuperar el crédito que tenían antaño y servir más y mejor a los ciudadanos, nuestro principal cometido”.

Acto de imposición de la Cruz Distinguida de 1ª Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort al presidente de la Audiencia Provincial de Burgos, Mauricio Muñoz
Acto de imposición de la Cruz Distinguida de 1ª Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort al presidente de la Audiencia Provincial de Burgos, Mauricio Muñoz FOTO: Ricardo Ordoñez Agencia ICAL

Asimismo, Concepción apelaba a la “imperante” necesidad de que los protagonistas de la Justicia permanezcan unidos para combatir y dar la batalla a quienes están intentando desmembrar la acción judicial para que haya una Justicia cada vez más débil en nuestro país. Y contraponía esta unidad a la situación de los jueces, “acostumbrados al individualismo y a trabajar con escasez de medios y por encima del nivel de dedicación exigible”. Unos intentos que, en opinión del presidente del TSJ de Castilla y León, han desembocado en “un mal entendido desencuentro”.

“La unión hace la fuerza y que cada uno desde su propio cometido debemos de hacer lo que esté a nuestro alcance para ofrecer un mejor servicio y para recuperar el crédito que antaño teníamos y que hoy comenzamos otra vez a recuperar”, aseguraba,

Continuo desgaste

Por su parte, el galardonado también se hacía eco de esta inquietud en el mundo judicial por los ataques que está recibiendo y lamentaba que cada día sea más frecuente “el cuestionamiento institucional de la justicia”.

“Partiendo de la premisa de que las críticas son siempre necesarias para poder encontrar soluciones, hoy se percibe un exceso en lo que puede parecer un intento de demolición institucional, sin reconocimiento de lo positivo”, advertía Muñoz, para quien el “continuo desgaste” que esas críticas generan en la institución, “lleva consigo el riesgo de calar sin matices en la ciudadanía, generando un total e indebido descrédito en cada acto de justicia y un peligroso riesgo de desinstitucionalización”.

El presidente de la Audiencia Provincial de Burgos, Mauricio Muñoz
El presidente de la Audiencia Provincial de Burgos, Mauricio Muñoz FOTO: Ricardo Ordoñez Agencia ICAL

Si bien, el presidente de la Audiencia Provincial de Burgos insistía en que la Justicia se ejerce en España por “hombres y mujeres independientes” y recordaba que, frente a las críticas de elitismo y corporativismo, los datos demuestran que los jueces proceden de diferentes estratos sociales y tienen diferentes antecedentes familiares.

De hecho, los datos facilitados acreditan que en la última promoción, en la que ya el 70 por ciento son mujeres y que solo un tercio tiene familiares directos que desempeñen una profesión jurídica y solo en un 4 por ciento sus familiares directos son jueces.

“La independencia es nuestra principal cualidad, aquello que los ciudadanos y los profesionales que les asisten nos demandan, junto a una adecuada capacidad técnica”, apuntaba Muñoz, para quien las cualidades de independencia y capacidad técnica están “sobradamente acreditadas en el juez español”.