Coronavirus

Objetivo: Liberar presión a la Atención Primaria

Castilla y León pondrá en marcha unidades móviles para test de detección de la covid a la espera de que Sánchez asuma el liderazgo

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, informa en rueda de prensa sobre la XXV Conferencia de Presidentes, que se celebra de forma telemática
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, informa en rueda de prensa sobre la XXV Conferencia de Presidentes, que se celebra de forma telemática FOTO: Leticia Pérez Agencia ICAL

La Conferencia de Presidentes no ha servido para que haya una respuesta común a la expansión del virus liderada por el Gobierno de España. Por ello, y a la espera del Real Decreto Ley que el Ejecutivo de la Nación apruebe hoy, el Gobierno de Fernández Mañueco va a poner en marcha una serie de medidas que tienen como objetivo liberar de presión a la Atención Primaria, cada vez más agobiada debido al imparable aumento de los contagios y la incidencia.

Así, la Comunidad pondrá en marcha unidades móviles para la realización de test en aquellos lugares con mayor incidencia y donde sean necesario para aumentar la detección precoz y aliviar la carga de los centros de salud. Igualmente, Fernández Mañueco ha trasladado la necesidad de contar con al menos 120 rastreadores del Ejército para liberar también de carga de trabajo a los profesionales de Primaria

Y ante la posibilidad que se había abierto de que se limiten aforos y horarios o que se cierren las barras, Mañueco de momento lo descarta y reafirma su apuesta por la moderación y por actuar con lo necesario en cada momento. En este sentido, recuerda que ahora predominan los indicadores de camas UCI y hospitalizaciones a la hora de tomar decisiones y que al respecto la situación está controlada.

El jefe del Ejecutivo regional avanza también que se va intensificar la vacunación y que ha pedido al presidente del Gobierno de España que acelere el suministro, ya que el actual «no es suficiente». Respecto a uno de los objetivos que se ha marcado Sánchez de vacunar al 80 por ciento de la población de más de 60 años antes de que termine el año, Mañueco destaca que Castilla y León ya lo ha cumplido, ya que tiene al 80,3 por ciento de esta franja de edad inmunizada.

Sobre el uso obligatorio de la mascarilla en exteriores, el presidente de la Junta ha pedido a Sánchez que haga alguna excepción, especialmente en las zonas rurales y naturales, también para actividades deportivas y cuando se pueda guardar la distancia sin problemas. Y apunta que el presidente del Gobierno de España ha sido receptivo en este asunto.

***CORRIGE CIUDAD*** VALLADOLID, 22/12/2021.- El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (d), participa en la reunión telemática de la XXV Conferencia de presidentes autonómicos que se celebra este miércoles. EFE/NAcho Gallego
***CORRIGE CIUDAD*** VALLADOLID, 22/12/2021.- El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (d), participa en la reunión telemática de la XXV Conferencia de presidentes autonómicos que se celebra este miércoles. EFE/NAcho Gallego FOTO: NAcho Gallego EFE

En cuanto a las reuniones familiares y privadas, Mañueco recomienda reducir el número unidades de convivencia y el número de personas lo máximo posible, y anuncia que se va a dirigir a los ayuntamientos y las diputaciones para que extremen las precauciones en la organización de eventos, tanto públicos como privados.

En lo que se refiere al anuncio de Sánchez de reforzar el personal con sanitarios jubilados, el presidente de la Junta lo ve bien, pero pide que se contrate de modo temporal a graduados en Medicina para reforzar la Atención Primaria así como la celebración de un MIR extraordinario

También ha insistido a Sánchez en la necesidad de una Ley de Pandemias para actuar con seguridad jurídica y en un nuevo fondo covid para hacer frente a los sobrecostes en sanidad, educación y servicios sociales por la pandemia.

Y, finalmente, ha reclamado que las ayudas del fondo estatal no ejecutadas vuelvan a ponerse a disposición de los sectores más afectados con requisitos más flexibles, o que se entreguen a las comunidades para hacer un fondo de ayudas complementarias.