Las calles de Segovia recobran la tradicional Carrera del Pavo con una treintena de ciclistas

La lluvia desluce la cita deportiva, que cuenta con la asistencia de Pedro Delgado

El exciclista Pedro Delgado participa en la 86ª edición de la tradicional Carrera del Pavo en Segovia este sábado
El exciclista Pedro Delgado participa en la 86ª edición de la tradicional Carrera del Pavo en Segovia este sábado FOTO: Pablo Martín EFE

Las calles del centro de Segovia recobraron hoy, día de Navidad, la tradicional Carrera del Pavo, tras el parón del año pasado por la pandemia de la covid. Una treintena de deportistas participó en la 86 edición de esta cita que cuenta con el impulso del exciclista segoviano Pedro Delgado. Todo ellos se subieron a sus bicicletas sin cadena para,  impulsados con su propio cuerpo, deben aprovechar la bajada junto al Acueducto para alcanzar la meta cuesta arriba.

El tercer clasificado de la 86ª edición de la tradicional Carrera del Pavo, para bicicletas sin cadenas, Iván Gómez durante la prueba celebrada en Segovia este sábado. EFE/Pablo Martín
El tercer clasificado de la 86ª edición de la tradicional Carrera del Pavo, para bicicletas sin cadenas, Iván Gómez durante la prueba celebrada en Segovia este sábado. EFE/Pablo Martín FOTO: Pablo Martín EFE

Una cita que se deslució un poco por la lluvia que cayó a lo largo de toda la mañana en la capital segoviana y que, además, generó algún susto a los participantes al estar mojada la calzada. Pese a ello, muchos vecinos y turistas no se quisieron perder la carrera y animaron a los ciclistas.

El ganador de la 86ª edición de la tradicional Carrera del Pavo, para bicicletas sin cadenas, Hugo Sanz (d) cruza la línea de meta situada junto al Acueducto de Segovia este sábado. EFE/Pablo Martín
El ganador de la 86ª edición de la tradicional Carrera del Pavo, para bicicletas sin cadenas, Hugo Sanz (d) cruza la línea de meta situada junto al Acueducto de Segovia este sábado. EFE/Pablo Martín FOTO: Pablo Martín EFE

La carrera parte de la plaza de Día Sanz, para bajar por la calle Teodosio el Grande y atravesar con fuerza la famosa plaza del Azoguejo. Uno a uno los ciclistas se lanzan cuesta abajo para dejar atrás el Acueducto y encarar las calles Cervantes, Juan Bravo, girar a la derecha en la Casa de los Picos para tomar la calle Obispo Gandasegui, y volver a virar en Conde Gazzola Zeretto, hasta terminar en la Plaza del Seminario, ahora llamada de Adolfo Suárez. En total, casi un kilómetro en el que se trata de llegar lo más lejos posible.