El “Obispillo” de Burgos reclama más y mejores herramientas para la Sanidad

Diego Espín, de nueve años, demanda también trabajo para todas las personas y una “infancia normal” para los niños con juegos, estudios y una familia

El 'Obispillo' de Burgos de este año, Diego Espín, de nueve años, por las calles de la ciudad
El 'Obispillo' de Burgos de este año, Diego Espín, de nueve años, por las calles de la ciudad FOTO: Ricardo Ordoñez Agencia ICAL

Como cada año en el día de los inocentes, el ‘Obispillo’ de Burgos ha salido a las calles de la capital burgalesa, montado a caballo, para poner encima de la mesa algunas peticiones en nombre de la ciudad hacia los que mandan, en este caso al Ayuntamiento, reviviendo así una tradición en la que un niño de la escolanía ‘Pueri Cantores’ de la Catedral de Burgos es investido en el Día de los Santos Inocentes como un obispo y recibe sus mismos honores.

El acto de investidura del ‘Obispillo’ se ha celebrado esta mañana, como es tradicional, en el Monasterio de las Madres Salesas y, aunque se ha suprimido la visita a la Residencia de mayores de Barrantes, se ha mantenido la visita al arzobispo Mario Iceta, el recorrido por el centro de la ciudad y la recepción en el Ayuntamiento.

Diego Espín, de nueve años, es el menor que ha ejercido de obispillo este año y en su discurso ante el alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, ha pedido más y mejores herramientas para la Sanidad además de mucha vocación en este trabajo; y que haya empleo para todas las personas y que este les permita mantener a sus familias. También deseaba el final de la pandemia de la covid y que los enfermos se curen y puedan hacer “vida normal”, además de dedicar también unas palabras a los niños “para que tengan una infancia normal” y actividades públicas para aprender deporte, pintura y danza.

Recepción del Ayuntamiento al Obispillo, de la Escolanía ''''Pueri Cantores'''' de la Catedral de Burgos
Recepción del Ayuntamiento al Obispillo, de la Escolanía ''''Pueri Cantores'''' de la Catedral de Burgos FOTO: Ricardo Ordoñez Agencia ICAL

El alcalde de Burgos, por su parte, tomaba nota de las peticiones y coincidía en la importancia de la salud, que debe ser la “máxima prioridad” para todos, recordando la importancia de las vacunas para combatir el coronavirus. También hacía referencia a la dureza de esta crisis sanitaria del coronavirus y destacaba que los niños están siendo “ejemplares” en ella. “Se han sabido comportar, en muchos casos, mejor que los adultos”, decía De la Rosa.

Diego Espín fue elegido por sus compañeros de la escolanía ‘Pueri Cantores’ de la Catedral de Burgos para convertirse en ‘Obispillo’ el pasado 12 de diciembre. La proclamación de este año no se realizó en el Teatro Principal, al tratarse de un lugar interior y ante la situación de los componentes de la escolanía, ya que el 95 por ciento no están vacunados por su corta edad.

El escolano elegido estudia 4º de Educación Primaria en el Colegio “Río Arlanzón” de la capital burgalesa y el director de los ‘Pueri Cantores’, Amador Pérez, le define como un niño muy inquieto y curioso, que tiene una gran afición por la robótica y cuya asignatura favorita son las matemáticas.