Homenaje a los sanitarios en el tradicional traslado del arca en Soria

En el acto participa Miriam Pastor, hija del doctor José Pastor, el único médico fallecido en la provincia soriana por la Covid-19

Tradicional traslado del Arca desde San Andrés a Almarza (Soria)
Tradicional traslado del Arca desde San Andrés a Almarza (Soria) FOTO: Concha Ortega/Ical

Almarza y San Andrés de Soria han celebrado su tradición del traslado del arca, como lo han hecho de manera ininterrumpida durante siete siglos, en una convocatoria donde se ha reconocido el papel realizado por los profesionales sanitarios contra la Covid-19.

Para este homenaje se ha contado con la presencia de Miriam Pastor, hija del doctor José Pastor Blanco, el único médico fallecido en Soria a causa de la pandemia, y con media docena de sanitarios vinculados a Almarza y San Andrés de Soria.

Pastor ha recordado en su alocución las vidas humanas que se perdieron en otras pandemias, como la peste negra que se llevó el 60 por ciento de la población de la península, y ha resaltado que todas las pandemias tienen en común que siempre ha habido alguien que las ha transitado preocupándose por los demás, en alusión a los sanitarios.

”Cuando a principio de la pandemia le preguntábamos a mi padre si no tenía miedo de contagiarse, siempre decía que cómo iba a tener miedo porque sería tan ridículo como si a un militar le diese miedo ir a una misión porque no puede ver las armas”, ha recordado.

Por su parte, el médico soriano Patricio Arribas ha elevado el tono reivindicativo al asegurar que quienes no han estado en un centro hospitalario o una residencia de mayores durante este último año y medio difícilmente pueden hacerse una idea de la catástrofe que ha supuesto el Covid-19, una pandemia en la que a los sanitarios les ha tocado estar en la primera línea de batalla.”La mayoría de las cosas que se han vivido dentro del infierno no pueden ser contadas en público.

Nunca se entenderían fuera del contexto, pero como la idea que se ha querido imponer es que hemos salido más fuertes y mejores, me veo en la obligación de contar muchas grandezas y algunas miserias que he vivido en primera persona”, ha apuntado.

En este sentido ha asegurado que ha visto como médicos de todas las especialidades se lanzaron a atender enfermos covid 19 en “jornadas demoledoras” renunciando voluntariamente a sus fines de semana y vacaciones, sin hablar de remuneración alguna ni condiciones.

”Las dos terceras partes de estos sanitarios son interinos. Y tuvieron que presentarse a unas oposiciones convocadas entre la primera y segunda ola, sin haber disfrutado siquiera de sus vacaciones”, ha señalado.

Además ha apuntado que ha visto cómo jóvenes veinteañeros, recién acabada su carrera de Medicina o Enfermería, se han encerrado durante horas en habitaciones aisladas asfixiadas por dos capas de plástico y aspiraban secreciones, curaban y consolaban a personas que agradecían su humanidad. ”He visto auxiliares de enfermería y celadores asear, cambiar las ropas, dar de comer y confortar las veces que hiciera falta y sin quejas; he visto médicos de familia en condiciones muy precarias pero al pie del cañón al teléfono; he visto a asociaciones de jubiladas convertir bolsas de basura en equipos de protección insuperables; he visto empresarios grandes y pequeños hacer donaciones valiosas a cambio de una foto de grupo que se guardan para ellos”, ha recordado.

El arca ha salido este año desde Almarza para ser entregada en el paraje de Cantogordo a San Andrés de Soria, que se encargará durante este 2022 de su custodia. ”Ni el covid ha impedido que celebremos el traslado del arca. A lo largo de 700 años de historia, este arca ha sido testigo de guerras, pandemias, gripes, pestes, cólera, catástrofes naturales, adversidades climáticas, crisis y más crisis, pero sin embargo hay que reconocer que la pandemia del Covid-19 nos ha situado en una coyuntura nunca antes vivida. Este año y medio ha sido difícil. Este virus invisible nos ha hecho sentir rabia e impotencia”, ha señalado la alcaldesa de Almarza, Ascensión Pérez.