Lola Pons recuerda a los medios que son “responsables ante la lengua”

La filóloga recoge en Valladolid el Premio Nacional Miguel Delibes y advierte de que la primera corrupción “siempre es lingüística” a la vez que aconseja rescatar la figura del corrector de textos

Lola Pons Rodríguez (2d), lingüista y catedrática de Lengua Española de la Universidad de Sevilla, recibe el Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes
Lola Pons Rodríguez (2d), lingüista y catedrática de Lengua Española de la Universidad de Sevilla, recibe el Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes FOTO: Pablo Requejo EFE

La filóloga de crianza y ascendencia andaluza, Lola Pons, ha recogido este martes orgullosa y muy agradecida uno de los galardones de la profesión periodística más importantes y de mayor prestigio en España: el Premio Nacional de Periodismo “Miguel Delibes”, que este año ha cumplido, además, 25 ediciones, o lo que es lo mismo, un cuarto de siglo, en el que, de la mano de la Asociación de la Prensa de Valladolid (APV) ha intentado y conseguido promocionar el buen uso de la lengua hispana en los medios de información, así como para su pervivencia y protección

En su intervención, la joven filóloga recordaba la importancia y el protagonismo que juegan los medios de comunicación en la difusión de la lengua y advertía de su responsabilidad social y lingüística.

“Son los grandes propagadores de los cambios que se han producido en la lengua durante el siglo XX, por encima incluso de las escuelas y academias”, apuntaba.

Por este motivo, la también catedrática de Lengua y Lingüística en la Universidad de Sevilla y colaboradora en varios medios y revistas de ámbito nacional aseguraba, contundente, que los medios de comunicación son “responsables fundamentales ante la lengua”.

Lola Pons junto al presidente de las Cortes, Luis Fuentes, el de la Diputación, Conrado Íscar; el de la Asociación de la Prensa, Juan Martín Fernández; y Elisa Delibes, antes de recoger el XXV Premio Nacional de Periodismo "Miguel Delibes"
Lola Pons junto al presidente de las Cortes, Luis Fuentes, el de la Diputación, Conrado Íscar; el de la Asociación de la Prensa, Juan Martín Fernández; y Elisa Delibes, antes de recoger el XXV Premio Nacional de Periodismo "Miguel Delibes" FOTO: Rubén Cacho Agencia ICAL

Respecto al mal empleo de la lengua de forma deliberada y con intencionalidad, Lola Ponsa advertía que la primera corrupción “siempre es lingüística”, y añadía, en declaraciones recogidas por Efe, que el responsable será “alguien no fiable, sea político o no”.

También se refería a preguntas de los periodistas antes de recoger el galardón a la influencia de las redes sociales en el lenguaje y, al respecto, aseguraba que están creando un conjunto de expresiones propias “que no son muy relevantes para el uso de la lengua”.

En este sentido, señalaba que existe una sobrevaloración de las redes sociales, aunque reconocía que desde el punto de vista de la investigación de la lingüística, las redes sociales son un “gran vivero de mensajes” que están mereciendo muchos los estudios al respecto, especialmente sobre la “inmediatez comunicativa”.

La ganadora de este galardón recomendaba también que se recupere la figura del editor o el corrector de textos en los medios de comunicación el rescate de la figura del editor o corrector de textos en los medios.

Lola Pons ha recibido la escultura de Miguel Delibes creada por Luis Santiago, obsequio de la Fundación Miguel Delibes, además de un cheque por valor de 6.000 euros –la dotación de este galardón, concedida por Unicaja Banco- y una lámina de la ciudad de Valladolid, creada por el estudio creativo Doce Leguas.

El acta del jurado, difundida el pasado 10 de diciembre, destacó la participación de Lola Pons dentro de secciones dedicadas al análisis y buen uso de la lengua en medios informativos como la Cadena Ser (“Hoy por hoy”), Canal Sur Radio (“Días D Andalucía”), El País (Opinión) y la revista Archiletras.

El conjunto de esos trabajos “relaciona asuntos de actualidad como los neologismos surgidos tras la pandemia con el buen uso de la lengua español a través de un carácter divulgativo, didáctico y entretenido”, según el acta.

El jurado, presidido por la periodista Rosa María Calaf, recalcó también la capacidad pedagógica de la galardonada, colaboradora en medios desde 2016, “al hablar sobre errores comunes en nuestra lengua, su corrección lingüística y los nuevos usos del lenguaje por medio de las nuevas tecnologías”.

En el año 2000 obtuvo el título de licenciada en Filología Hispánica y en 2003 se doctoró con la tesis Edición y estudio lingüístico de Virtuosas e claras mugeres (1446) de don Álvaro de Luna, dirigida por el catedrático de Lengua Española Manuel Ariza. En ambos casos obtuvo el premio extraordinario de licenciatura y de doctorado de la Universidad de Sevilla.

El presidente de la Asociación de la Prensa de Valladolid, Juan Martín Fernández, felicitaba a la ganadora del galardón y reivindicaba el valor del periodismo y la información en tiempos de crisis como los que vivimos con la pandemia.

Además, ponía en valor la “gran labor” que Lola Pons está realizando en la defensa del uso del lenguaje, ya sea en prensa escrita o por medio de sus colaboraciones radiofónicas y, especialmente por la forma tan sencilla en la que llega al público.

Igualmente, el presidente de la APV reconocía las dificultades de la organización de esta edición por la situación sanitaria, si bien se felicitaba por haber logrado retomar este galardón nacional, gracias también a la ayuda de los patrocinadores. “Sin ellos no hubiera sido posible estar hoy aquí, por lo que debemos seguir trabajando para que el periodismo en Valladolid continúe vivo y ayudando así a entender la sociedad actual”, apuntaba.

Lola Pons suma así su nombre a una lista de grandes nombres del periodismo, de la lengua y la literatura. En la primera edición, el ganador fue el lingüista Fernando Lázaro Carreter y en su nombre figuran escritores, filólogos y periodistas de prestigio como José Jiménez Lozano (2000), Javier Marías (2003), Valentín García Yebra (2004), Andrés Trapiello (2005), Luis María Anson (2009), Iñaki Gabilondo (2013), Pepa Fernández (2015) y Martín Caparrós (2016).

25 años de Premios

La Asociación de la Prensa de Valladolid ha entregado a los asistentes a esta especial XXV edición, un facsímil de la correspondencia intercambiada entre D. Miguel Delibes y Pedro Damián de Diego, quien fuera presidente de la APV en el momento del nacimiento de estos Premios.

También, Alimentos de Valladolid ha obsequiado a los asistentes con un detalle, ya que no se ha llevado a cabo el tradicional ágape posterior, debido a las circunstancias sanitarias