“Lo hice mal, lo tenía que haber matado”

A prisión un hombre de 71 años es detenido en Valladolid tras asestar presuntamente dos puñaladas a su compañero de piso

Arma utilizada por el detenido durante la agresión
Arma utilizada por el detenido durante la agresión FOTO: POLICÍA NACIONAL DE VALLADOLID. POLICÍA NACIONAL DE VALLADOLID.

“Lo hice mal, lo tenía que haber matado”. Así relató el ataque a su compañero de piso, un hombre de 71 años en Valladolid, en dependencias policiales, tras ser detenido, por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa, por apuñarlo en dos ocasiones con un cuchillo de quince centímetros de hoja.

La agresión se registró en una vivienda de alquiler de habitaciones del vallisoletano barrio Vadillos. Tras ser informados del suceso, los agentes que acudieron se encontraron a la entrada del edificio con uno de los inquilinos del piso, quien les manifestó que uno de sus compañeros estaba herido por arma blanca y se encontraba sangrando en la cocina.

Los hechos ocurrieron a primera hora de la tarde del pasado domingo 13 de febrero, cuando, sin que mediara una discusión, se produjo la agresión al parecer provocada por una mala relación entre ambos inquilinos. Según declaraciones del compañero de piso de ambos, el agresor ya había amenazado a su víctima con un cuchillo en otra ocasión.

Con las características físicas del presunto autor, los agentes localizaron sentado en un banco de la calle de La India a un varón que se correspondía con los datos aportados del agresor.

Además, el individuo presentaba manchas de sangre en la ropa y en la mascarilla y reconoció haber agredido con un cuchillo de cocina, asentándole dos puñaladas, a uno de sus compañeros de piso con el que mantenía una mala relación de convivencia.

El detenido, según fuentes policiales, no mostró en ningún momento arrepentimiento por lo ocurrido llegando a manifestar que lo había hecho muy mal y que “le tenía que haber matado”, a la vez que insistía en que “la próxima lo conseguiré”.

La víctima precisó una urgente intervención quirúrgica y se encuentra en este momento con pronóstico grave pendiente de evolución clínica. El arrestado ha pasado a disposición de la autoridad judicial en la mañana de este martes 15 de febrero, que tras varias horas de deliberación ordenó su ingreso en prisión.