Detenido un cazador furtivo tras intentar atropellar a dos agentes en la huida

Además la Guardia Civil identifica a otras dos personas que siguen en paradero desconocido

Operación contra el furtivismo en la provincia de Ávila
Operación contra el furtivismo en la provincia de Ávila FOTO: Guardia Civil Agencia ICAL

La Guardia Civil ha detenido en la provincia de Ávila a un supuesto cazador furtivo que, al darse a la fuga, intentó atropellar hasta en dos ocasiones a dos guardias civiles que le dieron el alto durante un control rutinario instalado en la carretera N-403 (Toledo-Adanero).

Dentro de esta operación que se inició el pasado diciembre y concluye ahora con la primera detención, también han sido identificadas otras dos personas que siguen en paradero desconocido, sin que se descarten nuevas detenciones, han informado este martes fuentes de la Guardia Civil.

A todos ellos se les considera supuestos autores de los delitos de abandono de animales, desobediencia a agentes de la autoridad, atentado contra dichos agentes, conducción temeraria y falsificación de documentos públicos. Esta actuación, conocida ahora, se inició en la tarde del pasado 20 de diciembre de 2021, cuando el conductor de un vehículo de alta gama no obedeció las órdenes de una patrulla de la Guardia Civil que se encontraba realizando un control rutinario en la N-403.

El piloto de dicho vehículo, según las mismas fuentes, realizó maniobras peligrosas para darse a la fuga e intentar, hasta en dos ocasiones, atropellar a dos agentes “poniendo, además, gravemente en peligro la vida de otros usuarios de la vía”. Como consecuencia de estos hechos, los agentes persiguieron al vehículo fugado cuyo conductor, cuando se sintió amenazado, volvió a realizar maniobras peligrosas y evasivas, con las que logró zafarse nuevamente de las patrullas de la Guardia Civil.

Ante esta situación, se puso en marcha un dispositivo de búsqueda y localización que logró interceptar al coche a la entrada de la localidad abulense de El Barraco, pero consiguió nuevamente escapar, repitiendo las mismas maniobras “peligrosas y evasivas”.

Ante la peligrosidad de estos hechos, los agentes bloquearon la N-403 y detuvieron el tráfico de vehículos para tratar de proteger la vida de las personas que pudieran verse afectadas por la “conducta incívica” de unos individuos que consiguieron escapar nuevamente a gran velocidad.

En su huida ocultaron el turismo en una zona boscosa de las inmediaciones de la cercana localidad abulense de Navaluenga, antes de que los tres ocupantes se dieran a la fuga a pie. Al ser intervenido el vehículo, en su interior se hallaron una liebre y un galgo, que no pudo ser identificado ya que carecía de microchip.

Además, durante la persecución, sus ocupantes aprovecharon para ocultar las placas de matrícula del vehículo con cinta americana. Al no dar resultado el dispositivo del operativo puesto en marcha, la Guardia Civil puso en marcha la operación “Temerario”, con el objetivo de localizar y detener a estos individuos, para lo cual se pusieron en marcha gestiones e investigaciones policiales.

Como consecuencia de las mismas, se supo que horas antes de estos altercados, otra patrulla de este cuerpo fue alertada para que acudiera a la localidad de Flores de Ávila, situada al noroeste de la provincia, ante la presencia de cazadores furtivos la zona.

Los agentes encontraron allí dos galgos abandonados que en este caso pudieron ser identificados mediante la lectura del microchip, antes de ser trasladados a una protectora de animales. En esa actuación se pudo verificar que estos furtivos habían utilizado el mismo vehículo de alta gama que trató de ser interceptado en el control por parte de los agentes.

En torno a dos meses después de esos hecho, el pasado 14 de febrero, se produjo la detención del conductor y la intervención del vehículo de alta gama, mientras que las investigaciones continúan abiertas para tratar de dar con el paradero de los demás implicados, sin que se descarten nuevas detenciones.

Tanto el detenido, como el vehículo, han sido puestos disposición judicial en esta operación desarrollada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial, el Subsector de Tráfico y los Puestos de Burgohondo y Crespos, pertenecientes todos ellos a la Guardia Civil en Ávila, informa Efe.