Paredes de Nava y proyecto Arraigo aúna fuerzas para traer familias ucranianas a Palencia

Está previsto que alrededor de 15 mujeres y niños de este país lleguen este fin de semana a la localidad palentina

Ucranianos de Paredes de Nava y responsables del proyecto Arraigo viajan a Polonia para traer refugiados a Castilla y León
Ucranianos de Paredes de Nava y responsables del proyecto Arraigo viajan a Polonia para traer refugiados a Castilla y León FOTO: ICAL Agencia ICAL

Responsables del proyecto Arraigo en la Comunidad junto con un grupo de ucranianos de la localidad palentina de Paredes de Nava se han embarcado en la primera expedición para recoger a varias familias de refugiados que se encuentran en la frontera entre Polonia y Alemania y que residirán mientras dure la invasión rusa a Ucrania en el municipio.

Unas familias que son conocidas del grupo de ucranianos que residen en Paredes de Nava, según ha explicado el director del proyecto Arraigo, Enrique Martínez a Ical, quien explicó que la expedición salió de Palencia en el día de ayer y tiene previsto llegar a la frontera entre Polonia y Alemania a lo largo de esta tarde.

El convoy se encuentra conformado por tres furgonetas, que están ocupadas por dos personas en cada una de ellas y está previsto que vuelvan al menos cuatro coches con 15 personas-mujeres y niños que ya han abandonado el país.

Para esta operativa se ha contado con la aportación económica de varias empresas del municipio palentino que se han volcado para recibir a los refugiados de guerra y paliar el dolor por lo que dejan atrás. Desde el Ayuntamiento ya se preparan las casas donde serán alojados estas personas.

Asimismo, la acción solidaria y de repoblación, al menos por un tiempo, no acaba ahí. Este primer viaje servirá para entablar contactos con familias y poder organizar otros viajes para que lleguen a Castilla y León un mayor número de ucranianos. Es más, Martínez aseguró que si es necesario fletarán varios autocares con el objetivo de dar cabida al mayor número de personas.

En total recorrerán 2.100 kilómetros para recoger, como apostilló Martínez,  a los nuevos vecinos de Castilla y León. “Vamos con muchos regalos y comida para los niños y con una fuerza en el corazón que vamos a darle primero a Putin”, afirmó, entre risas, para indicar que el viaje lo realizan con muchísima ilusión.

Asimismo, manifestó que los ucranianos con los que se están en contacto les han comentado que volverán a su tierra, toda vez finalice la guerra, pero si el conflicto se alarga uno de sus destinos preferidos para echar nuevas raíces será España. “Creemos que ellos deben ser los que decidan sobre su futuro y los que decidan cómo vivir a partir de ahora. Nosotros solo ayudamos”, destacó.