Michelin desactiva turnos en su planta de Valladolid ante el “impacto” de la guerra de Ucrania

En un comunicado remitido a los trabajadores, la compañía cifra en dos semanas la reducción de los volúmenes de producción en las fábricas de España y Portugal

Instalaciones de la factoría de Michelin en Valladolid
Instalaciones de la factoría de Michelin en Valladolid

La compañía Michelin anunció a sus trabajadores, a través de un comunicado de la empresa, la desactivación de turnos de forma “parcial o total” en la planta de la compañía de neumáticos en Valladolid, debido al “impacto” que la guerra de Ucrania está teniendo en materia logística y de transporte para abastecer sus fábricas y realizar las entregas a sus clientes, lo que implica una necesidad de “ralentizar los ritmos de producción”.

Se trata de una medida que se extiende a “la mayoría” de sus plantas en Europa, en un periodo de “unos días en las próximas semanas”, que en el caso de las fábricas de España y Portugal se circunscribirá a las dos próximas semanas, en las que “la reducción de los volúmenes de producción en el equivalente aproximado de cuatro días de producto terminado mediante la aplicación de medidas de flexibilidad internas” supondrá la desactivación parcial o total de varios grupos de trabajo.

En concreto, y según el documento de la Sección Sindical de UGT FICA en Michelin Valladolid, se desactivarán de manera parcial varios equipos de fabricación los días 5, 6, 12 y 13 de marzo. Lo mismo sucederá en el laboratorio químico, donde además será necesario realizar cierres totales de algunos equipos en los turnos de mañana y tarde los días 5 y 12 de marzo.

Según el comunicado remitido por la empresa, Michelin se esforzará para limitar el impacto en el servicio a sus clientes, mientras que su presidente, Florent Menegaux, se dirigirá a los empleados para hacer un balance de la situación a principios de la próxima semana. En todo caso, desde la compañía aseguran que están haciendo “todo lo posible para apoyar a sus empleados afectados” y también mostraron su apoyo a las iniciativas locales de ayuda humanitaria a los refugiados, cumpliendo a su vez con “las sanciones impuestas por la comunidad internacional que están en vigor”.