Helena Castán compromete que el Campus de Soria contribuirá a fijar población con la atracción de nuevos alumnos

La candidata a rectora de la Universidad de Valladolid (UVa) cree que todavía queda camino por recorrer para que las mujeres estén en primera línea de la gestión universitaria

La candidata a rector de la Universidad de Valladolid, Helena Castán, se reúne con diversos colectivos para dar a conocer su programa electoral
La candidata a rector de la Universidad de Valladolid, Helena Castán, se reúne con diversos colectivos para dar a conocer su programa electoral FOTO: ICAL Agencia ICAL

La primera candidata al puesto de rectora en la Universidad de Valladolid (UVa), la catedrática de Electrónica, Helena Castán, espera que la oferta universitaria y las iniciativas que propone la lista que encabeza para el campus de Soria logren el objetivo que se persigue de contribuir de una forma directa y eficiente a fijar población a través de consolidar el talento en ciudad y provincia con la atracción de nuevos alumnos de comunidades vecinas y la consolidación de las plazas de profesores jóvenes.

Castán participó en la presentación de su candidatura en el campus Duques de Soria, y significó que es vital hacer frente a los problemas internos que aquejan a la UVa y a su proyección hacia la sociedad.

Asimismo, confió en que los estudios con que cuenta la universidad en Soria resulten atractivos para muchos estudiantes de la vecina Comunidad autónoma de Aragón, según indicó durante la visita que ha realizado al campus soriano, en el que mantuvo encuentros y reuniones con representantes de todos los ámbitos universitarios, desde profesores y docentes a personal de administración y de servicios y también con alumnos de los centros existentes en esta provincia del distrito universitario de Valladolid.

En este aspecto, aseguró que el campus de Soria oferta diez grados, dos másteres y un doctorado y se cubren diversas áreas, lo que permite establecer sinergias y ofertar títulos transversales y que los alumnos tengan una educación multidisciplinar.

“La diversidad y el interés de las titulaciones con las que cuenta el campus de Soria, situado en corazón de lo que se viene en denominar como ‘España Vaciada’, puede contribuir de una forma muy decisiva a fijar población en esta provincia mediante las medidas que proponemos para la retención del talento que se forma en estos centros universitarios, si el talento se queda pueda atraer, por ejemplo, a la implantación de nuevas empresas”, declaró Helena Castán.

“El campus de Soria debe tener una presencia suficiente como para ejercer además una importante atracción sobre jóvenes estudiantes de la comunidad autónoma limítrofe de Aragón”, agregó la cabeza de lista de la candidatura ‘Un verdadero avance’.

El campus de Soria de la Universidad de Valladolid está compuesto por los centros de Ciencias Empresariales y del Trabajo, Ciencias de la Salud, la Facultad de Educación, la Escuela Universitaria de Ingeniería de la Industria Forestal, Agronómica y de la Bioenergía junto con la Facultad de Traducción e Interpretación.

Universidad. Faro de conocimiento

En estos centros se imparten estudios de Humanidades, Ciencias Sociales, Ingeniería y Ciencias de la Salud con un total de 10 grados, un programa conjunto de doble titulación, dos Máster y un programa de Doctorado. “El campus de Soria cuenta con un total de 230 profesores, 51 personas de administración y servicios y con una cifra este curso de 1.658 estudiantes de grado y de máster”, enumeró Castán, para quien estas cifras permiten señalar que “la diversidad y el interés de sus titulaciones apunta a muchas posibilidades para explorar sinergias y favorecer la existencia de planes de estudios conjuntos o titulaciones multidisciplinares, como podría ser Ciencias del Deporte, Fisioterapia, Educación Primaria e Infantil y otras, lo que favorecería también el avance en estudios de máster que supongan una especialización en los ámbitos en los que se desarrollan los grados” ha precisado Helena Castán.

“El campus cuenta también con la Residencia Universitaria Duques de Soria y con un edificio de Investigación que complementan su atractivo”, señaló. Asimismo, entre sus retos, pasa por contar con una plantilla estable de profesorado y, por ello, propuso ofrecer unas condiciones para hacer una carrera académica “sólida”, que permita avanzar desde el doctorado hasta llegar a una posición fija, lo que posibilitará también la fijación de la población cualificada.

Reivindicaciones sorianas

La candidatura #UnVerdaderoavance atiende, en el caso concreto del campus de Soria la creación y desarrollo de las instalaciones deportivas y la puesta en marcha de políticas decididas para la atracción de un profesorado joven, “junto con un impulso a la investigación y el refuerzo de la comunicación interna con el resto de los campus geográficos de la UVa, desde la sede en Valladolid a los de Palencia y Segovia” añadió la primera mujer que opta a ocupar el Rectorado en los casi 800 años de historia de la Universidad de Valladolid.

En este sentido, aseguró que las mujeres no han alcanzado el primer nivel de gestión dentro del ámbito universitario, un reto que es más difícil para las féminas por el nivel de exigencia o tradición que se impone.

Por otro lado, destacó que para su candidatura es una prioridad en Soria intensificar las relaciones institucionales con el Ayuntamiento, con la Diputación y con Junta de Castilla y León, así como la inserción en la vida de la ciudad y de la provincia y de su sociedad civil.

“A pesar de que cada vez que se convocan elecciones se hacen grandes promesas de fortalecimiento, proyección y transformación de la universidad, lo cierto es que la UVa no ha mejorado en los últimos años, sino que, por el contrario, languidece paulatinamente”, consideró.

Castán puntualizó, al respecto, que esa opinión, que puede pulsarse en la comunidad universitaria, se basa tanto en percepciones personales como en los datos objetivos, y contribuye a crear un clima de desánimo y resignación que en nada conviene a un ámbito académico.

La candidata planteó que, con su experiencia bien conocida y valorada en su etapa de Secretaria General de la universidad, a la que se suma la acreditada solvencia de las personas que la acompañan, no va a necesitar un tiempo de aterrizaje para conocer la institución, y desde el primer día se comprometen a trabajar para transformarla. “Alcanzar el Rectorado sería el punto de partida y no de llegada. En cuatro años de Gobierno hay tiempo para realizar numerosas acciones”, apostó.