Castilla y León registra el mayor incremento del precio del gasóleo en España

Sólo en enero se encareció el precio del litro en 29,4 céntimos respecto al mismo mes del pasado año

Una mujer reposta combustible en una gasolinera
Una mujer reposta combustible en una gasolinera FOTO: Alberto Ortega Europa Press

Castilla y León y Navarra son las Comunidades españolas donde más se ha disparado el precio medio de las carburantes entre enero de 2022 y el mismo mes del año pasado, con un incremento de 39,9 y 30 céntimos, respectivamente. Además, la comunidad castellano y leonesa encabeza la lista de subida en el precio del gasóleo ya que subió en 29,4 céntimos, por delante de La Rioja (28,7 céntimos) y Navarra (27,7 céntimos).

Así lo desvela la Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (Aesae), después de analizar y comparar los precios medios de las distintas Comunidades autónomas. Un informe donde no se incluye el impacto en los precios del combustible como consecuencia de la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

Según datos facilitados por Aesae, en el caso de la gasolina el precio ha subido en más de un 20 por ciento en todas las autonomías, pero en especial en Navarra, Aragón y Cantabria. En cuanto al diésel, ha sido Castilla y León la que ha sufrido el mayor incremento, mientras que las comunidades con menor subida se concentran en Madrid, Andalucía, Asturias y Baleares.

El presidente de la patronal, Manuel Jiménez Perona ha señalado que Castilla y León ha aumentado el porcentaje de penetración de las gasolineras automáticas en la Comunidad en los últimos años, pero que aún está por debajo de la media nacional y el hábito del consumidor aún no ha “interiorizado” el modelo autonómico.

“Castilla y León ha sido una de las comunidades autónomas en la que más tarde se ha derogado la legislación que imponía la necesidad de tener personal en la estación de servicio”, ha señalado.

Desde Aesae se reclama a las autoridades locales que apuesten por la libre competencia y el libre mercado, debido a que las 1.300 gasolineras automáticas que hay en España y que supone en torno al 13 por ciento del sector, están ayudando a que los precios no suban tan rápido, ante la presión competitiva que ejerce este modelo que ayuda a que las grandes marcas tengan que ajustar más los precios para poder competir. “El modelo autonómico amortigua el efecto cohete, tan típico en este sector con la subida de precios”, ha manifestado Jiménez.