Luz verde del Ayuntamiento de Valladolid a su “Estrategia de Cambio Climático”

El objetivo de la iniciativa es reducir el 100% de los efectos de los gases invernadero en el año 2030 en la capital vallisoletana

Espacios más verdes, como el Campo Grande, se busca con esta estrategia
Espacios más verdes, como el Campo Grande, se busca con esta estrategia FOTO: mir_ical Ical

Luz verde del Ayuntamiento de Valladolid a su “Estrategia de Cambio Climático”, con el fin de lograr el objetivo de neutralidad climática en el año 2030, y con el fin de posicionarse con las diferentes políticas nacionales y europeas en este ámbito para facilitar el acceso a fondos europeos.

Un documento, aprobado por la Junta de Gobierno, y donse se integra también la visión y aportaciones de otras áreas municipales, especialmente la de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible y aborda los retos clave del siglo XXI que recogen distintos planes internacionales, nacionales y autonómicos como el Pacto Verde europeo, el Acuerdo de París de 2015 y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

De esta manera, Valladolid aspira y recoge además las principales líneas de adaptación y mitigación ya existentes en otros planes municipales. De este modo, plasma una acción colectiva para hacer frente a los impactos inevitables del cambio climático en pro de la salud y bienestar de las personas en todos sus aspectos. Contempla medidas en distintos ámbitos de la gestión municipal, desde el urbanismo, el medio ambiente, la salud, la educación y la participación ciudadana hasta la movilidad o la eficiencia energética, que permitan hacer frente a los impactos asociados al cambio climático de una manera efectiva.

El objetivo de la estrategia es la reducción del 100% de los efectos de los gases invernadero en el año 2030, así como aumentar la resiliencia de la ciudad frente al cambio climático, a través de la digitalización, la gestión de datos e integración de la información y la innovación, que se utilizan como base y palancas para alcanzar la neutralidad climática y para afrontar de un modo más eficiente los riesgos asociados a los impactos del cambio climático, contando con la ciudadanía como elemento clave de este proceso.

Contempla 9 clústeres: clima, recursos hídricos y riesgos; sistemas naturales, biodiversidad, agricultura y ganadería; ciudad: urbanismo y edificación e infraestructuras; salud pública; movilidad y transporte; energía; industria, servicios, sistema financiero y actividad aseguradora; turismo y patrimonio cultural; educación, I+D+I y sociedad, y 150 líneas de acción de adaptación y mitigación.

Dentro de las líneas de acción destacan la transformación digital como palanca para generar soluciones inteligentes que protejan a la ciudad y su ciudadanía de riesgos asociados al cambio climático, como desastres o deficiente gestión de los recursos hídricos; soluciones basadas en la naturaleza para reducir la contaminación; rehabilitación de edificios para ahorrar energía y lograr distritos de energía positiva; protección de la biodiversidad; mejora de la calidad del aire; impulso de la movilidad limpia y sostenible para peatones, ciclistas y usuarios de transporte público y vehículos no contaminantes; incremento del uso de las renovables; medidas fiscales que favorezcan la sostenibilidad; fomento del empleo “verde” así como la participación de la ciudadanía, la co-creación de proyectos innovadores bajo un modelo de colaboración público-privada y favorecer el conocimiento de la población sobre los impactos del cambio climático y las medidas necesarias para su adaptación.

Una Estrategia que se sustenta en 4 pilares:

- Neutralidad climática en Valladolid en el 2030

- Capacidad adaptativa, donde se pretende, entre otras cuestiones mantener y mejorar la observación meteorológica para la alerta temprana de fenómenos meteorológicos y climáticos adversos; promover acciones preventivas frente a los riesgos derivados de la subida de temperatura sobre la salud y el bienestar o identificar y promover prácticas de adaptación sostenible en materia de uso y gestión del agua, así como de eventos extremos.

- Integración, digitalización e innovación

- La ciudadanía como elemento clave de acción por el clima