Recuperar el estado anímico de los médicos vallisoletanos, entre las prioridades de Almudí

El reelegido presidente del Colegio Oficial de Médicos advierte del cansancio tras dos años y medio de pandemia y una sexta ola con “excesiva” carga de trabajo y plantillas diezmadas

José Luis Almudi, presidente del Colegio de Médicos de Valladolid, advierte de la falta de tiempo para poder atender mejor a los pacientes en las consultas
José Luis Almudi, presidente del Colegio de Médicos de Valladolid, advierte de la falta de tiempo para poder atender mejor a los pacientes en las consultas

La crisis sanitaria del coronavirus está dejando a los médicos extenuados. Las diferentes fases por las que ha pasado esta pandemia, con situaciones muy críticas ante el desconocimiento de la enfermedad y la falta de herramientas para combatirla, sobre todo al principio, han pasado factura a los profesionales sanitarios sobre todo en lo emocional y psicológico. Pero es que esta última ola, la sexta, casi les ha dado la puntilla debido a la elevada carga de trabajo, especialmente burocrático, que están teniendo que soportar desde la Atención Primaria, y con plantillas diezmadas.

“Una de mis prioridades pasa en estos momentos por recuperar el estado anímico de la profesión médica porque tras dos años y medio de pandemia estamos emocionalmente fatal y muy cansados”, asegura a LA RAZÓN José Luis Almudí, tras ser reelegido cuatro años más al frente del Colegio Oficial de Médicos de Valladolid, en los que pretende recuperar los objetivos que se marcó en el anterior mandato pero que la pandemia impidió llevar a cabo.

Como por ejemplo potenciar más la formación continuada en todas las especialidades médicas a través de la Fundación para la Formación; mejorar el funcionamiento interno del Colegio para favorecer la atención y prestación de servicios a los colegiados; la reforma de las instalaciones de atención a estos; y, sobre todo, implementar la operativa telemática en el cien por cien de los procedimientos administrativos y actividades formativas desde la página web del Colegio.

Almudí señala también que otros de los objetivos a corto o medio plazo es optimizar los recursos para orientarlos de la mejor manera a las necesidades de los colegiados a través de una atención más ágil y personalizada, y para ello avanza una reordenación de las personas que trabajan dentro del Colegio.

Igualmente, el también gerente del centro de salud de la localidad vallisoletana de Peñafiel apunta que se reforzarán las actividades formativas que forman parte del ideario del colegio y avanza la puesta en marcha grupos de trabajo de Atención Primaria y Hospitalaria encargados de identificar los problemas que pueda haber en la asistencia sanitaria en la provincia.

En este sentido, Almudí afirma que no se esconderán y seguirán dando la cara en defensa de la salud de los ciudadanos y en defensa de los intereses de la profesión médica “siempre con propuestas constructivas y realistas que den solución a los problemas que se puedan plantear”, apunta.

“Nos posicionaremos inequívocamente en defensa de los colegiados y de los ciudadanos en cualquier conflicto que pueda ocurrir en cualquier ámbito y en todas las especialidades”, apunta el doctor, a la vez que señala que desde el Colegio enarbolarán la bandera de la evidencia científica como la única vía para gestionar la salud de los pacientes.

Ampliar las actividades culturales y sociales y reforzar la identificación y seguimiento de los problemas sociales y de salud que puedan tener los colegiados o familiares más vulnerables, son otros de los objetivos que se ha marcado para este mandato.

Además, hace hincapié en la necesidad de reforzar las plantillas de profesionales. Un problema que no es de ahora, “ya que este déficit ya se denunció en 2008″, advierte, y al que “se sigue sin dar respuesta”, lamenta Almudí. En este sentido, y aprovechando que en apenas unos días se formará el nuevo Gobierno de la Comunidad, resultante del pacto entre PP y Vox, el doctor pide valentía a este nuevo Ejecutivo y que ponga en marcha medidas que ayuden a mejorar la capacidad de resolución de la Sanidad regional.

También defiende un pacto entre administraciones, partidos, sindicatos, colegios y demás implicados en todo lo que tenga que ver con la Sanidad y la salud de las personas, que tenga como reto resolver los problemas existentes en el modelo sanitario de una forma eficaz y, sobre todo, cercana. “Esto a buen seguro que mejoraría el estado de ánimo de la profesión médica”, apunta.

Finalmente, insiste en la necesidad de tomar decisiones y apuesta por un modelo que reordene los recursos pero que no cierre consultorios “porque eso sería inviable”.