Valladolid ya bulle con su Semana Santa

Este sábado la ciudad rinde homenaje a los profesionales de todos los sectores que estuvieron en primera línea contra la covid en una procesión extraordinaria con la Virgen de la Amargura

El Arzobispado de Valladolid presenta la Revista y el programa oficial de la próxima Semana Santa
El Arzobispado de Valladolid presenta la Revista y el programa oficial de la próxima Semana Santa FOTO: LETICIA PEREZ Agencia ICAL

Apenas quedan dos semanas para que las calles y plazas de ciudades y pueblos vuelvan a vibrar en Castilla y León con los desfiles procesionales de Semana Santa.

Valladolid, donde su Pasión está declarada de Interés Turístico Internacional, ya vive con fervor y devoción estos días de Cuaresma y de preparación a la Semana Santa con numerosas actividades religiosas y sociales por parte de las cofradías.

Y una de ellas se desarrollará este sábado. Las calles del centro de la capital vallisoletana serán testigo de una novedosa actividad, una procesión extraordinaria protagonizada por la Virgen de la Amargura y la cofradía del Santísimo Cristo Desojado, como homenaje y reconocimiento a los que plantaron cara al “bicho” en los peores momentos de la pandemia sirviendo a los demás en primera línea, como es el caso de los sanitarios, trabajadores de supermercados, militares, policías y guardias civiles, gentes del campo o transportistas y asistentes sociales. También habrá un emotivo recuerdo a los refugiados ucranianos.

A todos ellos la ciudad de Valladolid quiere rendir homenaje a través de esta procesión que comenzará tras la Misa en la Catedral oficiada por el cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, que discurrirá desde la Seo vallisoletana hasta la iglesia de San Andrés pasando por Cascajaes, Cánovas del Castillo, Castelar, Plaza del Salvador, San Felipe, Teresa Gil, Plaza España y Mantería.

Los siete dolores de la Virgen de la Amargura se rezarán y meditarán a lo largo del recorrido en otras tantas ubicaciones durante un desfile que estará acompañado por la banda de Cornetas y Tambores de la cofradía del Santísimo Cristo Despojado.

Esta procesión servirá para abrir boca de lo que está por venir en Valladolid, donde las hermandades y cofrades están como locos por salir tras dos años que no han podido hacerlo por la pandemia.

En principio, la Junta no va a tomar ninguna medida excepcional salvo las de carácter general como el uso de la mascarilla en interiores y en exteriores en eventos multitudinarios cuando no se pueda guardar la distancia social. Los cofrades, si bien, permanecen pendientes de cualquier actualización para adoptar alguna medida durante su participación en desfiles y otros actos litúrgicos, penitenciales o de devoción, tanto en exteriores como en interiores.

Asimismo, una vez transcurrida la Semana Santa, las veinte cofradías de Valladolid, que agrupan a unos 12.500 hermanos, rendirán un simbólico acto de homenaje a los miles de fallecidos por la pandemia durante estos dos años (2020-2022) con una ofrenda floral delante del monumento al cofrade, y una misa que celebrará el cardenal y arzobispo Ricardo Blázquez. ”Será un acto de acción de gracias por poder ver el final del túnel”, destacaba el presidente de la Junta de Cofradías de Semana Santa, Isaías Martínez, tras presentarse el programa.

Semana Santa de Valladolid

Como principal novedad de esta Semana Santa, cabe señalar que la tradicional Procesión Amargura del Cristo, con la participación de cinco cofradías, se separa este año en cinco desfiles para el Jueves Santo. Una modificación que se aprobó en diciembre de 2019, pero que la pandemia impidió que se materializara antes.

De esta manera, por primera vez se celebrará la Procesión de la Exaltación de la Luz de Cristo, con la Cofradía de la Exaltación de la Cruz; la Procesión de Cristo en Getsemaní, con la Cofradía de la Oración del Huerto, con un cambio de recorrido con el cambio de la sede que partirá de la Iglesia San NIcolás de Bari, que supondrá la salida desde la Plaza de la Trinidad, y la Procesión de la Orden Franciscana Seglar se denominará de Humildad y Penitencia, con la salida tradicional del Convento de Santa Isabel de Hungría con las imágenes de Santísimo Cristo Yacente, Nuestra Señora de la Soledad y la Santa Cruz.

Además, la Cofradía del Descendimiento y Santo Cristo de la Buena Muerte pasa a denominarse como Procesión La Amargura en el Monte Calvario, con salida en la Iglesia de San Miguel y San Julián, mientras que la Procesión de la Cofradía de las Lágrimas de San Pedro pasa a denominarse Estación Eucarística en la Catedral.

Otra de las novedades previstas para la tarde del Jueves Santo es la escisión de la antigua Procesión de Penitencia y Caridad, en la que participaba la Cofradía de la Preciosíma Sangre y la Cofradía de la Piedad. Por un lado, desfilará la Cofradía de la Preciosíma Sangre, que tomará parte en la procesión nueva con la imagen de la Virgen de la Caridad, con salida desde al Iglesia La Antigua, mientras que la Procesión de Penitencia y Caridad del Jueves santo solo contará con la cofradía de la Piedad que desfilará con las imágenes del Cristo de la Humildad, Cristo de la Cruz a María y la Quinta Angustia.

Esta última mantiene sus actos tradicionales como el indulto del penado solicitado en la Audiencia Provincial, además de sus paradas en el Hospital Clínico y la Residencia de Nuestra Señora del Carmen para realizar una oración a los enfermos.

También se ha decidido que la Procesión de Perdón y Esperanza de la Cofradía de la Sagrada Cena, que se celebraba la tarde noche del Miércoles Santo, pasa al Viernes de Dolores, a partir de las 21 horas, con el recorrido habitual. Es decir, salida desde Real de Burgos y Chanchillería hasta la Catedral. Una vez finalizada la procesión, habrá un acto en recuerdo de los cofrades difuntos en el monumento al cofrade, en la Plaza de Portugalete.

Otro cambio afecta a la Procesión de Amor y Misericordia del Santísimo Cristo, ya que pasará del Lunes Santo al Domingo de Ramos, a las 19 horas. La cofradía encargada de este paso estrena nombre ya que se llamará Hermandad del Santísimo Cristo de Jesús de Medinaceli, Nuestra Señora de la Divina Misericordia y Discípulo Amado. También mantiene el recorrido, con salida en la Iglesia de San Martín y llegada a la Catedral de Valladolid.

Desde la Junta de Cofradías piden responsabilidad a las personas que acudan a las procesiones para así evitar aglomeraciones a las salidas de los pasos de los templos o en determinadas calles. No en vano, las procesiones realizan recorridos suficientemente largos y las cofradías de Valladolid decidieron mantener los mismos horarios y recorridos existentes antes de la pandemia.