Vía ferrata, una oportunidad única para llegar al cielo de Castilla y León

La Comunidad cuenta con alguno de los mejores recorridos de estas características de España

El consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, visita la Vía Ferrata en Posada de Valdeón (León)
El consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, visita la Vía Ferrata en Posada de Valdeón (León)

Cada vez son más los aventureros que eligen las vías ferratas para disfrutar de una vivencia única, llena de adrenalina en compañía de sus seres queridos. Y Castilla y León cuenta con alguno de los mejores recorridos de estas características de España.

Se trata de un itinerario tanto vertical como horizontal (franqueo) equipado con diverso material: clavos, grapas, presas, pasamanos, cadenas, puentes colgantes y tirolinas, que permiten el llegar con seguridad a zonas de difícil acceso para senderistas o no habituados a la escalada. La seguridad corre a cargo de un cable de acero instalado en toda la vía y el arnés provisto de un disipador de energía y mosquetones especiales de vía ferrata (marcados con una k) que aseguran en caso de caída.

Principales vías ferratas de Castilla y León

- Camino del Infierno: En la provincia de Burgos se encuentra este atractivo para los aventureros. La localidad burgalesa de Quintanilla de las Viñas está equipada sobre los riscos de Peñalara por los escaladores burgaleses Santiago Gallego y Marco Aurelio Miguel. La vía se inauguró en 2010 y ha sido mejorada y ampliada en diversas ocasiones.

El acceso a Peñalara de 1.296 metros, desde Quintanilla de las Viñas, está bien indicado con tablillas de madera y marcado con señales naranjas e hitos de piedra para facilitar la ascensión por la senda. El tiempo de aproximación desde el pueblo es de unos 45 minutos.

Vía Ferrata Camino del Infierno
Vía Ferrata Camino del Infierno FOTO: Jcyl

La vía, de principio a fin, está equipada tan solo con un cable de acero de 6 mm y 175 m de longitud, por lo que constantemente hay que buscar agarres para progresar.

- Vía Ferrata Pasarela Espeja: Este recorrido situado en el municipio soriano de Espeja de San Marcelino es la primera que nació en Castilla y León, en el año 2008. Desde entonces se ha ido mejorando y ampliando, y a día de hoy recorre el desfiladero de la Torca al completo, permitiendo conocerlo por dentro.

En esta garganta se refugia y anida la chova piquirroja. Esta ave, en el pueblo, es conocida como grajo, que es además el gentilicio con el que se conoce a los habitantes del pueblo. También anidan el búho real, el halcón peregrino y el buitre. La vía ferrata es gratuita, aunque es necesario que cada uno lleve su propio equipo.

- Vía Ferrata del Cares o de Valdeón: Se trata de la primera vía ferrata en un Parque Nacional, ubicada en la zona leonesa del Cordiñanes de Valdeón, entre Peña Castro y Aguja de María del Carmen, y cuenta con 800 metros de longitud (con casi 300 metros de desnivel) sobre roca vertical y un puente tibetano de 35 metros de longitud, a 30 metros de altura del río Cares.

Vía ferrata Valdeón

El acceso a la Vía Ferrata de Valdeón se realiza desde las proximidades del mirador del Tombo, en la carretera de Cordiñanes a Caín. En caso de no tener los conocimientos necesarios se hace imprescindible contratar los servicios de un guía cualificado.

La entrada a la vía en la base de la Aguja de María del Carmen se realiza por un espectacular puente tibetano, colgante y estrecho, de 35 metros de longitud situado a 30 metros de altura sobre el río Cares.

- Vía Ferrata Huerta del Rey: Vía ferrata de reciente ampliación y muy bien equipada, ubicada en la provincia de Burgos. Dispone de un primer tramo que serviría como iniciación a estos recorridos, para después pasar a los tramos más complicados con algún desplome que hace tirar bastante de brazos. Numerosas vías de escape mediante rapel perfectamente indicadas e incluso un pequeño tramo equipado con puntos de agarre para escalada. Puentes, escalera de cadenas y un pequeño péndulo completan el recorrido.

- Vía Ferrata Cuerda la Graja: Situada en el término municipal de Duruelo de la Sierra en la provincia de Soria, cuenta con dos recorridos, uno de 70 metros de iniciación para los más pequeños (K1) y otro más técnico y exigente (K3).

Desde ambos recorridos se pueden disfrutar de unas vistas espectaculares del mar de pinares y de Castroviejo, uno de los parajes más bellos e impresionantes de la Península.

Via Ferrata - CUERDA LA GRAJA - perfecta para INICIARTE

La Vía Ferrata Cuerda la Graja cuenta con una línea de más de 450 metros donde se combinan cinco puentes colgantes o tibetanos, un puente de doble cable o nepalí, un poste de equilibrio, una pasarela colgante, una impresionante tirolina de 164 metros, así como escaleras y la finalización en un espectacular mirador.

Es la primera vía ferrata de España que cuenta con un sistema de línea de vida continua, lo que la hace muy segura para principiantes y es genial para los más pequeños.