¿Sabe cuál es el único municipio de España cuyo nombre empieza por la letra “W”?

Está en la provincia de Valladolid y viene dado por un rey godo

Estatua del rey Wamba
Estatua del rey Wamba FOTO: La Razón

Un total de 27 letras componen el alfabeto español, pero hay un poquito más especial, la “W”. No es muy típico que los nombres empiecen por este carácter. Tal es así que solo hay un municipio en España que ostenta ese privilegio.

La etimología letra “W” y su historia se remontan al siglo VII, cuando los anglosajones la utilizaron para representar la doble «u», de esta manera: uu. Entre sus usos, se encuentran pocas palabras, ya que se usa únicamente en palabras extranjeras, sin embargo, hay varias que son bastante comunes como: Wi-fi, whisky, Whatsapp o Windows, entre otras.

Además de ser la letra inicial de estas palabras cada vez más típicas en el vocabulario español, desde hace muchos siglos es el inicio del nombre de un único pueblo de nuestro país. A unos 17 kilómetros de Valladolid, en plena comarca de los Montes Torozos, se encuentra Wamba, una pequeña localidad de tan solo 300 habitantes que tiene el curioso honor de ser el único pueblo de España que empieza con la letra “W”.

Limita con los municipios de Peñaflor de Hornija, Villanubla, Ciguñuela, Valladolid, Castrodeza y Torrelobatón. Además forma parte del Camino de Santiago de Madrid.

Su nombre viene dado por el rey godo Wamba, que fue elegido rey en esa localidad en el año 672. En aquella época se llamaba Gérticos y el rey Recesvinto tenía allí una villa de descanso. Al morir Recesvinto en dicho pueblo, los nobles eligieron a Wamba ese mismo día.

Además del nombre, el pueblo es reconocido por albergar una de las pocas iglesias de estilo mozárabe que se conservan en España, la iglesia parroquial de Santa María. Sus orígenes se remontan al siglo VII, aunque de estilo mozárabe solo conserva la cabecera triple con tres arcos de herradura; el primer tramo de las naves; y el muro norte al completo.

Wamba

En el siglo XII, la iglesia pasó a depender de los Caballeros Hospitalarios de la Orden de San Juan de Jerusalén, y de esa época es la nave central, se trata de una reconstrucción en estilo románico tardío con techo de madera, arcos ligeramente apuntados y esbeltas columnas.

Todavía se conserva un gran patio donde hubo un antiguo claustro de un monasterio adosado a la iglesia sobre el siglo X. Entre otras peculiaridades del templo es que uno de sus elementos más antiguos es un capitel bizantino de mármol o columnas con capiteles con formas humanas y vegetales. También se puede observar en distintas estancias la presencia templaria de la Cruz de Malta, en color blanco y con ocho puntas.

Asimismo, cuenta con dos tumbas en estas estancias con decoraciones mozárabes. Una de estilo gótico del siglo XVI que encierra a don Andrés del Arroyo y a su esposa y en la Capilla de la Reina descansa Urraca de Portugal, hija del Alfonso I, primer rey de Portugal, y que llegara a ser reina consorte de León y que años más tarde entraba en la Orden templaria retirándose al monasterio de Wamba.

El osario más grande de España

Wamba también cuenta con la peculiaridad de albergar el osario más grande de España. Miles de tibias, fémures y calaveras se hacinan desde el suelo y hasta una bóveda, perfectamente ordenados en una de las dependencias de lo que fue en su día un importante monasterio cisterciense.

Cientos de huesos y calaveras en el osario de Wamba
Cientos de huesos y calaveras en el osario de Wamba FOTO: Ical

Son cientos y cientos de huesos pero en su día fueron más, ya que el doctor Gregorio Marañón se llevaba dos camiones repletos de restos óseos a Madrid a mediados del siglo XX para que los estudiantes de la Facultad de Medicina hicieran prácticas con ellos. Unos huesos, que por supuesto, no volvieron a su lugar de origen.

Otros atractivos turísticos

De menor importancia respecto a Santa María, en Wamba hay dos ermitas de gran devoción. Está la ermita de Santa María de la Encina; fuera del casco urbano. Se trata de una construcción realizada en mampostería recientemente restaurada.

La otra ermita es la ermita del Cristo del Humilladero, a las afueras de Wamba, y que es una construcción del siglo XVIII con imagen del Cristo en su interior.

Aunque hay algunas casas restauradas y con fachadas armoniosas. Hay algunos casones solariegos, pero por desgracia, hay muchas casas poco cuidadas. Las más bonitas están en el entorno de la Iglesia de Santa María.