La Junta acusa al Gobierno de “falta de rigor” sobre la atención a víctimas de violencia de género en Castilla y León

La consejera Isabel Blanco asegura que las declaraciones de la ministra Pilar Llop son “absolutamente tendenciosas y malintencionadas”

Isabel Blanco durante su comparecencia en las Cortes la pasada semana
Isabel Blanco durante su comparecencia en las Cortes la pasada semana FOTO: EUROPA PRESS EUROPA PRESS

Nuevo rifi y rafe de la Junta de Castilla y León con el Gobierno de España. En esta ocasión tras las declaraciones de la ministra de Justicia, Pilar Llop, al criticar “el retroceso sin parangón” que supone la negativa del nuevo Gobierno en esta Comunidad a sumarse al protocolo para atender a las víctimas de violencia machista. Llop ha indicado que esta Región ha pasado a estar en cuestionamiento la “unanimidad” entre las fuerzas políticas que sacaron adelante en 2004 la aprobación de la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género.

De inmediato, la Junta ha reaccionado mandando un comunicado y reprochando estas declaraciones vertidas por un miembro del Gobierno de Pedro Sánchez y lamentando la “falta de rigor” en este planteamiento. La propia consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, ha considerado estas palabras de Llop como “absolutamente tendenciosas, malintencionadas y con falta de rigor”, después de las explicaciones realizadas por el Ejecutivo regional ya hace unos meses.

Así, se recuerda que el pasado 16 de febrero de 2022, el Gobierno central había remitido este protocolo a la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta y con fecha 3 de marzo de ese mismo año se había dado respuesta desde la citada Consejería al Ministerio manifestando que “no se iba a suscribir el protocolo propuesto, ya que en Castilla y León ya se estaban ejecutando las medidas incluidas en el documento, en virtud de un acuerdo suscrito entre la Junta y el Tribunal Superior de Justicia el 26 de marzo de 2016″. En esas fechas aún había un Gobierno en funciones en Castilla y León, y todavía no se había pactado con Vox.

También explica la Junta a través de este comunicado que “de haberse adherido la Junta al protocolo del Ministerio, se habría incurrido en una situación de duplicidad ya que se estaba prestando dicha atención”.

“Castilla y León ha demostrado siempre su compromiso desde hace años y por delante de otras comunidades, en materia de lucha contra la violencia de género, como demuestra el acuerdo pionero entre la Junta y la Delegación del Gobierno en octubre de 2020 para potenciar la actuación e intervención de oficio ante posibles casos de violencia de género en los que no exista denuncia”, termina dicho comunicado.