García-Gallardo reprocha al PSOE que quiera convertir las Cortes “en un circo”

El vicepresidente defiende la fortaleza del Gobierno regional ante el malestar en algunos dirigentes del PP por su polémica intervención en la sesión de control

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García Gallardo (c), durante la sesión plenaria en el parlamento regional. EFE / Nacho Gallego
El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García Gallardo (c), durante la sesión plenaria en el parlamento regional. EFE / Nacho Gallego FOTO: NACHO GALLEGO EFE

No se puede decir que está haciendo muchos amigos el vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo, en este inicio de legislatura, aunque tampoco sea ese su cometido. Pero, en el PP, empieza a haber cierto malestar por los “charcos” en los que se está metiendo el dirigente de Vox, tanto en sede parlamentaria como en declaraciones a medios o su perfil personal de la red social Twitter, donde es muy activo y no suele morderse la lengua.

El caso es que su intervención de ayer en las Cortes durante la sesión de control al Ejecutivo contestando a una pregunta que le hizo la procuradora socialista y discapacitada que se mueve en silla de ruedas, Noelia Frutos, está dando que hablar, y la izquierda, sobre todo el PSOE, está aprovechando para atacarle a él, a su partido, Vox, pero también a Mañueco como presidente de la Junta por haber pactado con la formación conservadora. Y todo a cuento por las declaraciones que hacía el vicepresidente hace no tanto sobre igualdad en las que aseguraba que no se podía tratar a las mujeres como si fueran discapacitadas. Y que motivó que la parlamentaria socialista le preguntara ayer en el pleno que como cree el vicepresidente que hay que tratar a las mujeres con discapacidad.

Pues la primera respuesta de García-Gallardo fue que “igual de bien que a los hombres con discapacidad”

Tras esta corta respuesta, Noelia Frutos continuaba con su derecho a réplica en la que pidió respeto al vicepresidente, para después atacarle acusándole de hacer declaraciones como si estuviese en la barra de un bar así como de tener una “limitación ética y moral aberrante” y recordarle que “no le llega ni a la suela de los zapatos a las mujeres de esta tierra, y mucho menos a las mujeres con discapacidad”. La procuradora socialista le echaba también en cara su “falta de empatía” y le hacía responsable de que al 50 por ciento de la población se le esté faltando al respeto.

La dúplica de García-Gallardo es lo que ha encendido a la izquierda: “Pues mire señora Frutos, no le voy a tratar con ninguna condescendencia y le voy a responder a sus faltas de respeto como si fuera una persona como todas las demás, no como hace su grupo parlamentario, como diré a continuación”.

García-Gallardo continuaba con su respuesta diciendo que lo que piensa de Vox sobre las personas con discapacidad lo representa el director general de Deportes de la Junta, Enrique Sánchez-Guijo. “Es una persona excepcional, un deportista, un atleta paraolímpico que a pesar de todas las dificultades que ha tenido ha estudiado, se ha esforzado, ha estado en puesto directivos, ha estado en política, ha ganado medallas olímpicas y ese es para mí el ejemplo a seguir”, decía el vicepresidente, que después pasaba al ataque al acusar a la izquierda de “hipócrita” y de ser el “verdadero enemigo” de la discapacidad “porque solo le interesan los discapacitados que han nacido, pero no así los que no han nacido”, en referencia a la ley del aborto.

El vicepresidente aseguraba que la izquierda con susleyes de la muerte”, por la eutanasia y el aborto, “está invitando a los padres a abortar, a triturar en el vientre de las madres a los niños a los que se detecta tempranamente la discapacidad”.

Esta fue, grosso modo, el cara a cara que ha levantado polémica y que en algunos dirigentes del PP ha escandalizado, entre ellos el ex vicepresidente de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, quien a través de un mensaje en Twitter aseguraba que hay políticos “que no se merecen los primeros cien días de cortesía”, por García-Gallardo.

El vicepresidente, ya hoy, en los pasillos de las Cortes durante la segunda sesión plenaria, y a preguntas de los medios, ha afirmado que no conoce a De Santiago-Juárez y ha acusado al PSOE de querer convertir el Parlamento autonómico en un circo.

Además, García-Gallardo ha asegurado que está tranquilo ante las críticas de algunos dirigentes populares y ha revindicado la fortaleza del Gobierno de coalición. “Veo un Gobierno fuerte y unido”, decía, mientras ponía una vez más en valor su relación con Fernández Mañueco.

“Es de absoluta normalidad y las discrepancias que los medios ven entre nosotros están sólo en el cerebro de los periodistas”, finalizaba.

Mañueco, por su parte, preguntado también en los pasillos del Parlamento por si respalda a su vicepresidente, aseguraba que él apoya al Gobierno de Castilla y León.