Calidad y eficacia definen a los centros de referencia nacional de FP

Más de 30.000 alumnos se forman en Castilla y León los más de 2.300 cursos impartidos en estos espacios

El secretario general de la Consejería de Industria, Comercio y Empleo, Alberto Díaz, junto a Carlos Herreros, director del Centro de referencia nacional de FP en electromecánica y carrocería de vehículos de Valladolid
El secretario general de la Consejería de Industria, Comercio y Empleo, Alberto Díaz, junto a Carlos Herreros, director del Centro de referencia nacional de FP en electromecánica y carrocería de vehículos de Valladolid FOTO: Jcyl La Razón

Más de 30.000 alumnos se han formado en los más de 2.300 cursos impartidos en los centros de referencia nacional de FP.

Así lo ha puesto de manifiesto este miércoles el secretario general de la Consejería de Industria, Comercio y Empleo, Alberto Díaz, durante la visita que hacía al Centro de referencia nacional de FP en electromecánica y carrocería de vehículos, en el barrio de Pajarillos de Valladolid, que celebraba hoy su 50 aniversario.

Allí, Díaz destacaba el papel que desempeñan centros como este que, según decía, apuestan por la calidad y eficacia de la formación que imparten. En el acto, el secretario general de la Consejería repasaba toda la trayectoria del centro y puso en valor las mejoras y el crecimiento que lo mantienen como centro de referencia a nivel estatal en la familia de Transporte y Mantenimiento de Vehículos.

Se trata de un centro que, como apuntaba su director, Carlos Herreros, apuesta por la “constante innovación y experimentación”. Actualmente ofrece 15 familias profesionales que incluyen 53 cursos para estudiantes y trabajadores ocupados y desempleados.

Al acto acudió también el presidente de PREDIF, Francisco Sardón, con quien se trabaja en un proyecto incluido en el Plan de Trabajo 2022-2023, que consiste en el desarrollo de un modelo de guía de referencia para la orientación formativa y laboral de personas con discapacidad relacionada con cada cualificación profesional.

El centro quiere extender este modelo a todas las familias profesionales y a cada una de las cualificaciones existentes y convertirse en una “herramienta de apoyo a la orientación para el empleo y de identificación de las adaptaciones que los entornos formativos y profesionales deben hacer para integrar a estas personas con capacidades específicas y concretas”.