La Diputación de Valladolid se integra en la Red de Destinos Turísticos Inteligentes

La Secretaría de Estado de Turismo incorpora a la institución provincial en un organismo que cuenta con 528 miembros.

Castillo de Fuensaldaña, gestionado por la Diputación de Valladolid
Castillo de Fuensaldaña, gestionado por la Diputación de Valladolid FOTO: Dip. Valladolid

La Diputación de Valladolid ha ingresado en la a Red de Destinos Turísticos Inteligentes (RDTI), coordinada por la Secretaría de Estado de Turismo y Segittur para la conversión de los territorios en destinos inteligentes, basados en la innovación, la aplicación de tecnología de vanguardia y el desarrollo de un modelo turístico accesible, sostenible y respetuoso con el visitante y el residente.

La comisión ejecutiva de la Red de Destinos Turísticos Inteligentes, presidida por la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver, ha aprobado la entrada de la Diputación de Valladolid en la Asociación que ya cuenta con 528 miembros.

Un instrumento clave para que la Diputación de Valladolid siga garantizando el liderazgo de la provincia de Valladolid en el diseño y ejecución de políticas públicas de turismo a nivel local. Asimismo, la institución provincial continuará fomentando la colaboración público-público y público-privada en el desarrollo de productos, servicios y actuaciones de los Destinos Turísticos Inteligentes en Valladolid.

La incorporación a la Red de Destinos Turísticos Inteligente supone el compromiso de la Diputación con los cinco principios del Código Ético de la Red DTI son responsabilidad -apuesta por acciones que promuevan un turismo responsable y sostenible en beneficios de todos y prestando atención a la tecnología_; la transparencia -el diálogo como instrumento de cooperación-; la excelencia en la gestión de los recursos materiales y humanos;  la sostenibilidad, a través de la preservación de los recursos turísticos-; y la inclusión -apostando por una actividad turística inclusiva que tenga en cuenta la diversidad-.

La Asociación constituye un punto de encuentro y apoyo a los destinos en su proceso de transformación hacia un modelo de gestión inteligente, digital y un desarrollo turístico más sostenible. Se trata de una de las actuaciones clave para aportar valor a los destinos, además de dar seguimiento a los proyectos a partir del diagnóstico, para favorecer la cohesión, el intercambio de buenas prácticas y el aprovechamiento de sinergias entre destinos.