Palencia, paraíso natural para el senderista

La provincia cuenta con numerosas rutas por algunos de los parajes más bellos de España

Senderistas en la Montaña Palentina. Fotografías cedidas por V. Rioja y D. Villegas
Senderistas en la Montaña Palentina. Fotografías cedidas por V. Rioja y D. Villegas FOTO: Ical

Palencia cuenta con numerosos atractivos turísticos. Pero su riqueza natural ha convertido a la provincia en un paraíso natural para el senderista, gracias a las numerosas rutas con las que cuenta por algunos de los parajes más bellos de España. La Diputación Provincial, que preside Ángeles Armisén, recoge algunos de sus recorridos en la página web, principalmente en la zona de la Montaña, en la que se encuentran diversos comarcas y valles, que limita con León al oeste, con Cantabria al norte y con Burgos al este.

Montaña Palentina

Se trata de una zona privilegiada en la que se encuentran los picos palentinos más altos como el Curavacas, el Espigüete y Las Lomas, y nace ríos como el Carrión o el Pisuerga, que dejan reposar sus aguas en los embalses de Camporredondo, Compuerto, Requejada y el de Ruesga.

Varios ciervos en la Montaña Palentina
Varios ciervos en la Montaña Palentina FOTO: Eduardo Margareto/Ical (nombre del dueño)

Por las agudas crestas de sus montañas se pueden ver el rebeco cantábrico, mientras que en los prados y pastizales es la liebre de piornal la que encuentra su hábitat más idóneo. Junto a estas especies endémicas cabe destacar la presencia de especies seriamente amenazas, caso del oso pardo, catalogado “en peligro de extinción”. El amplio catálogo faunístico se completa con especies representativas como el lobo ibérico, el gato montés o la trucha común.

Ejemplar de oso pardo en la provincia de Palencia
Ejemplar de oso pardo en la provincia de Palencia FOTO: eduardo margareto

En cuanto a la flora, la zona dispone de formaciones boscosas de gran interés, aspecto en el que sobresale la presencia de una de las tejadas más longevas de Europa, la “Tejeda de Tosande”, con ejemplares cercanos al milenio y diámetros máximos de 1,5 metros.

Rutas senderistas

1.- Senda de la Cascada de Mazobre

Para hacer esta ruta el caminante dejará el coche en el aparcamiento que hay en la carretera que une las localidades de Cardaño de Abajo con Cardaño de Arriba, en el pago de Pino Llano. El recorrido es de siete kilómetros (ida y vuelta) de dificultad media, que se realiza por un camino que discurre paralelo al arroyo de Mazobre, y que a su vez nos acercará al mirador desde el que veremos despeñarse las aguas del arroyo que a su vez conforma la conocida y visitada cascada.

Cascada de Mazobre
Cascada de Mazobre FOTO: Diputación Palencia

2.- Senda de la Laguna de las Lomas

La subida al Pozo de las Lomas se inicia en el pueblo de Cardaño de Arriba. Arranca con una subida con 620 metros de desnivel y una longitud de 12 kilómetros (ida y vuelta) en pleno Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre – Montaña Palentina, para lo cual hay que llegar a las Agujas de Cardaño a cuyos pies se localiza la laguna. La dificultad de la ruta es media-alta.

La Laguna de las Lomas,Montaña Palentina

3.- Senda del Pinar de Velilla

También es conocida como Senda del Pinar de Peña Mayor. Se trata de una ruta circular de 3,5 kilómetros de longitud (ida y vuelta), que permite al visitante conocer y recorrer un bosque centenario de pinos silvestres, supervivientes de las manchas boscosas de esta especie vegetal, que en otra época poblaron esta comarca. El camino nos permitirá disfrutar de vistas espectaculares sobre el embalse de Compuerto, en cuyas agua veremos reflejarse la pirámide caliza del Pico Espigüete. Es un camino apto para toda la familia con un desnivel de 150 metros, por lo que la dificultad de la ruta es baja.

4.- La Senda de los pescadores

Esta senda de pequeño recorrido (6 kilómetros) discurre en sentido circular por ambas márgenes del río Carrión a su paso por Velilla del Río Carrión, por lo que se inicia en el paraje de “El Soto” después de atravesar el cuérnago que abastece a la piscifactoría. Si se progresa por la margen izquierda del río, la senda lleva al visitante llevará hasta el robledal de las “Seberas” y de allí al puente de “El ahorcado”, el cual atraviesan para iniciar la segunda parte del recorrido esta vez aguas abajo del río, lo que nos acercará hasta la Ermita de Areños, ya en el camino de vuelta a Velilla del Río Carrión.

5.- Senda del Roblón

Para comenzar esta ruta hay que dirigirse al pueblo de Estalaya, localidad en la que se ha situado el nuevo aparcamiento (antiguamente estaba en Vañes). Desde este punto empieza una ruta de poco más de 4 kilómetros y 125 metros de desnivel, que a través de un camino claro y bien señalizado, y después de atravesar el puente que supera la cola del embalse de Requejada, acercará al senderista a poder contemplar este centenario ejemplar de roble albar, conocido también como “el abuelo”.

Roblon de Estalaya
Roblon de Estalaya FOTO: Diputación Palencia

6.- Senda del Oso

La senda presenta un trazado circular de 12,2 kilómetros, que une la localidad de Cervera de Pisuerga con Arbejal, y los parajes de la Peña del Oso, Peñas Negras y el Cordel Cerverano. La senda de 270 metros de desnivel, puede iniciarse en varios puntos, en los cuales existe la señalización correspondiente. Estos puntos de inicio son el parque de La Bárcena-Cervera de Pisuerga, Arbejal y el Mirador de las Matas.

Senda del Oso. Cervera de Pisuerga. Palencia

7.- Sena del Bosque Fósil

Esta cómoda y agradable senda es ideal para disfrutar con toda la familia. Un bien señalizado y fácil sendero, de poco más de tres kilómetros de recorrido y 120 metros de desnivel, permite en apenas una hora cruzar el Valle de Castillería desde Verdeña, mientras se disfruta de los prados y bosques de roble que lo rodean. En nada el senderista está en lo que fueron los taludes de una explotación minera a cielo abierto, donde hoy podemos contemplar – desde el mirador dispuesto al efecto – los restos de los tocones de los arboles petrificados de un bosque fósil de más de 300 millones de años.

8.- Senda de Fuente Cobre

El punto de partida para esta Senda de Fuente Cobre, que acercará al turista a conocer el nacimiento del río Pisuerga en la Cueva del Cobre, se sitúa en el aparcamiento del pueblo de Santa María de Redondo. Una pista principal, que sigue el curso del río hasta medio recorrido, permite luego introducirse de lleno en pleno Valle de Redondo, donde a través de un bosque de roble y hayas se llegará hasta la misma boca de la Cueva del Cobre, donde surgen las aguas del río Pisuerga. El recorrido total de senda es de 13 kilómetros y 400 metros de desnivel, con un grado de dificultad media.

Cueva Cobre. Montaña palentina.

9.-Tejeda de Tosande

En la carretera comarcal C-626, a medio camino entre las poblaciones de Cervera de Pisuerga y Cantoral, a la altura de Dehesa de Montejo se localiza el aparcamiento que facilitará el acceso para visitar la Tejeda de Tosande. Después de cruzar el paso bajo el ferrocarril de La Robla, la senda guiará a los excursionistas hasta el Valle de Tosande, para desde sus praderas ascender al bosquete de Tejos centenarios de más de 145 centímetros de diámetro. El recorrido total de la senda es de 10,5 kilómetros, salvándose un desnivel de 200 metros y una dificultad media.

10.- Bosque de la Pedrosa

La Montaña Palentina conserva excelentes manchas boscosas repartidas por todo su territorio, pero este recorrido por el singular bosque de La Pedrosa, que se localiza entre las poblaciones norteñas de Barruelo de Santullán y Brañosera, es una de las sendas más atractivas para recorrer y disfrutar, ya sea andando o con bicicleta de montaña. Se inicia la ruta en el parque homónimo de La Pedrosa de Barruelo de Santullán, para desde allí discurrir y transitar entre prados y bosques, casi pegado al cauce del río Rubagón, donde se puede disfrutar del paraje de Los Pilones. Una pista bien transitada acercará al senderista a la mítica población de Brañosera. Este recorrido corto es de tres kilómetros, pero se puede ampliar con una ruta hacia los altos de Panporquero, y ya en sentido circular, regresar por el Pozo Calero a Barruelo de Santullán.

Imagen de Brañosera y del Bosque de la Pedrosa
Imagen de Brañosera y del Bosque de la Pedrosa FOTO: Diputación Palencia

11.- Senderos del Geoparque Mundial Unesco Las Loras

La ruta de Covalagua-Valcabado-Cueva de los Franceses, parte del aparcamiento que está a la salida de la localidad de Revilla de Pomar. Desde allí el sendero se adentra por el valle del Ibia entre un bosque adehesado de quejigos hasta llegar a la cascada de Covalagua. Continúa hasta el páramo y desde aquí a la Cueva de los Franceses o al borde norte de este páramo. En este lugar la senda se adentra por el hayedo de Monteahedo hasta llegar al Pozo de los Lobos. Desde allí, ya de regreso, la senda accede al Mirador de Valcabado. El recorrido es de 10 kilómetros, con un grado de dificultad media y un desnivel de 225 metros.

Geoparque de Las Loras - Ruta circular geológica -  Senderismo en 4K

12.- Senda del Gigante del Valle Estrecho

Han sido los volúmenes y las formas de las montañas de la Sierra de la Peña, las que excitaron la imaginación para que surgiese la leyenda del Gigante del Valle Estrecho. Para recorrerla el senderista tiene que aproximarse a la población de Santibáñez de Resoba, en plena Ruta de los Pantanos, donde se encuentra un aparcamiento desde donde podemos iniciar la senda. Su recorrido (4,4 kilómetros), en condiciones normales, puede durar algo más de una hora con un desnivel acumulado de unos cien metros. El camino, bien señalizado, lleva al turista por prados de diente con abundante ganado vacuno según las épocas del año, mientras disfruta de las vistas de ambas vertientes. Llegados al mirador de Caldacio se llega a una plataforma y una mesa interpretativa para poder disfrutar de una vista panorámica de las estribaciones de la Peña Redonda que custodian el sueño del “Gigante del Valle Estrecho”. El regreso se realiza por el mismo camino que hemos recorrido.

13.- Senda del escultor Ursi

Esta senda tiene un trazado circular y cuenta con tres puntos de acceso a la misma: los pueblos de Villabellaco, Valle de Santullán y el Santuario del Carmen. Desde cada uno de estos puntos se puede comenzar a caminar. La distancia es de 11 kilómetros si se hace a la totalidad, con una duración aproximada de cuatro horas, y una dificultad media. La senda es mucho más que paisaje de montaña, pues lleva añadidas por todo su trazado la instalación de un buen número de esculturas que sorprenderán a los visitantes, y que en su día fueron aportadas por otros artistas y escultores que eran amigos de Ursicino Martínez (URSI), genial escultor nacido en Villabellaco.

La senda del escultor Ursi

14.- Monumento Natural de Las Tuerces

Cerca de Aguilar de Campoo, entre las localidades de Villaescusa de las Torres y Mave, se sitúa el Monumento Natural de Las Tuerces y Cañón de la Horada, imponente cluse geológica -corte transversal en una fila montañosa realizado por una corriente fluvial en épocas ya pasadas- organizada por el río Pisuerga, a la cual añade relieve y magia la singular meseta cárstica de las Tuerces. Hoy este paisaje forma parte del Geoparque Mundial Unesco Las Loras, por lo que varias serán las rutas y sendas que el senderista realizar por la zona, donde además se ven castillos, iglesias románicas y hasta rupestres.

Gastronomía

Pero no todo es naturaleza y ocio, la provincia palentina también destaca por su variada y rica gastronomía. Texturas, sabores, mezclas, aromas y calidades remiten en Palencia a una cocina que no renuncia a la tradición, pero que tampoco se resiste a satisfacer a los viajeros que demandan innovación.

Cocina de elaboración lenta y pausada, de sabores marcados y familiares, de toques artesanales y matices entrañables. Experiencia de una cultura que no desestima las cualidades de lo básico, porque sabe que encierra lo necesariamente esencial.

Puede presumir Palencia de la calidad de sus productos, tanto vegetales como animales. Las cebollas de Palenzuela, los guisantes palentinos, las patatas de la Ojeda y la Valdivia, los pimientos de Torquemada, las alubias de Saldaña, las lentejas y los garbanzos de Tierra de Campos evidencian aquel secular apego a las esencias básicas de la tierra, que hacen de la menestra palentina uno de sus platos más suculentos y sabrosos.

Alubias de Saldaña
Alubias de Saldaña FOTO: La Razón (Custom Credit)

El lechazo churro, tierno y jugoso, representa el producto estrella de la provincia, que cuenta con el distintivo de Indicación Geográfica Protegida (Lechazo de Castilla y León). La ternera de Cervera y de la Montaña Palentina, la caza y las aves de Tierra de Campos y los embutidos de Villarramiel se suman a truchas y cangrejos para completar una exquisita y variada oferta gastronómica, en la que no pueden faltar los vinos de las riberas del Arlanza y las tierras del Cerrato.

Pesca del cangrejo en Palencia
Pesca del cangrejo en Palencia FOTO: Bragimo Agencia ICAL